Manuel Avila         Choque de trenes

Ganó la oposición las elecciones del 6D y casi de inmediata hubo algunas declaraciones que los rojos consideraron destempladas porque ofendieron a los trabajadores de ANTV. Mo es mentira que ese ese un canal talibán que juega solo para la revolución y perdió la perspectiva de la libertad de expresión.

Y razón tienen los diputados de la oposición si asumen el poder legislativo y meten en cintura a unos alabarderos del gobierno que tendrán que guardar el equilibrio si los opositores deciden dejarlos al frente del canal del parlamento.

Con esa excusa salieron al ruedo Maduro y Diosdado para intentar quitarse de encima la responsabilidad de una derrota aplastantes que debes ser cargada a su cuenta personal de binomio fracasado. Ahora entiendo la estrategia como excusa para iniciar una ofensiva que le permita recuperar los casi 3 millones de votos perdidos que votaron unos y otros decidieron votar nulo o abstenerse de sufragar por las fuerzas revolucionarias.

No se justifica que se anuncie un choque de trenes solo porque le tocaron un pelo a ANT que no ha sido el mejor ejemplo de equilibrio comunicacional porque es un canal parcializado y alejado del equilibrio comunicacional.

Por eso se justifica que los nuevos legisladores que son los nuevos jefes de ANTV le exijan cambios radicales en la forma de llevar la programación legislativa. ¿O es que el gobierno se ha calado algún canal que lo acorrale como Globovisión y RCTV?

Ese es el tema que hay que discutir y no victimizar a un canal ANTV que es de corte talibanesco y que en los momentos de paliza que recibió la oposición en el hemiciclo, nunca le dio oportunidad a los opositores de emitir alguna declaración por esta vía.

Por ese motivo no es la excusa correcta del oficialismo para intentar desconocer un resultado electoral donde el pueblo venezolano le propinó la peor paliza de su historia a la revolución. Creo que el chavismo aguas adentro debería estar estudiando la posibilidad de dar respuestas económicas a un pueblo que se le volteó con miles de votos en contra en respuesta a la escasez, la inflación y las colas.

Ahora si la revolución y su binomio de la derrota no entiende que hay que conciliar, cohabitar y llegar a acuerdos con una oposición que también tiene la necesidad de ceder en su actitud de aspirar resolver los problemas del país. Eso indica que de ambos bandos hay gente equivocada, pero el mandato del pueblo obliga a la concertación o nada.

Quedan las puertas abiertas para que ambos bandos se sienten a dialogar en función de la gente y no de ideologías caducas que nada le dicen a la gente, pues continuar con consignas desfasadas y pasadas de moda es caer en la inoperancia de no querer resolver los problemas a la gente.

Esa falsa teoría oficialista de querer lanzar el hueso a la oposición para que resuelvan el problema económico nacional es parte del espejismo de la guerra económica que resultó un fiasco no entendido por los seguidores de la revolución.

El pueblo decidió con la fuerza de un tsunami que se llevó por el medio a gobernantes e instituciones y que no valió la entrega de bienes, de beneficios y de posiciones, pues la gente salió con la daga en la mano a cobrarse las colas, la escasez y la inflación. Eso fue lo que ocurrió y ese anuncio de choque de trenes solo perturba al pueblo y lo hace entender mejor ese voto castigo que se guardó bajo la manga por 17 años.

No quedan dudas que un sector de la población que no cree ni en el oficialismo, ni en la oposición votó completo a favor de la propuesta de cambios, para sustituir ese modelo económico socialista fracasado y para que el gobierno rectifique su rumbo, está pendiente y viendo de cerca unas discusiones intrascendentes que solo deja en el escenario de la batalla una cantidad de palabras maltratadas y una realidad social que hace a esta sociedad cada día más pobre.

Manuel Avila

@encíclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Orlando Goncalves @Orlandogoncal Cambio y esperanza, a ritmo de samba.

Foto: http://caracol.com.co El país más grande y poblado de Latino América, Brasil, se expresó en las urnas y quizás una lectura de lo que allí...