Manuel Avila     Cuentas auditables

 

Cuando salió la información de que van a auditar las cuentas bancarias de los políticos venezolanos, muchos celebramos tal gesta de la moralidad y la ética, que vendrá limpiar de corruptos a la sociedad venezolana.

Y es que el twitter que decía que la Contraloría General de la República y la Comisión de la Contraloría de la Asamblea Nacional tomarían cartas en el asunto, puso a temblar a más de un político y sus testaferros que nos pasean en nuestras propias narices bienes de fortuna, conseguidos por la vía de las comisiones y peculados.

De eso se trata… de sanear la administración pública venezolana y que ni en el bando oficialista, ni en la oposición se apañe a pilluelos que se ocupan de robarse los dineros públicos, la plata de la gente y los recursos destinados al beneficio colectivo.

En Singapur se decretó la pena de muerte para delincuentes y políticos y bajaron los índices de seguridad hasta el 2%, pues ni unos, ni otros quisieron exponerse a los rigores de la muerte, pues es evidente que cuando le enseñaron el Cristo recularon para no perecer ante el peso de la ley.

Pero, en Venezuela no se ha querido ponerle el cascabel al gato, por miedo a que caigan en la trampa tirios y troyanos. Y es que aquí nos conocemos todos y podemos señalarnos, para indicar quién salió con las arcas repletas, quiénes tienen cuantas en el exterior y bienes inmuebles de valores incalculables y… por supuesto, quienes ostentan riquezas en restaurantes, vehículos de lujos y viajes a los confines del planeta con gastos exorbitantes incluidos.

Por eso, los vinculados a los delitos de corrupción temblaron cuando se anunció que van a auditar las cuentas bancarias de quienes, han convertido la política en una bazar privado y ya tienen más de 20 años administrando las riquezas del Estado.

Por eso, que se revisen las cuentas resulta una buena jugada del oficialismo si es que llegan a ese capítulo de lavarle la cara al país, en tiempos cuando las corruptelas forman parte de la esencia de los gobiernos nacionales, regionales y municipales.

No quedan dudas de que, si Maduro se atreve a pisar la espoleta de esa granada voltearía los números de las encuestas y ocuparía los espacios de los rotativos nacionales y regionales.

¿Acaso hay quien se niegue a entregar cuentas sobre su patrimonio? No se trata de escarbar por escarbar, porque si le pegan las manos a sus testaferros reconocidos y etiquetados en una sociedad de la perversidad, y que cada uno de nosotros conoce a fondo a dónde han llegado los bandidos que usan los recursos del Estado para enriquecerse escandalosamente ante los ojos de los ciudadanos.

Qué lección se daría ante el mundo al limpiar de pillos una sociedad enferma de presunciones que ve con estupor cómo los grandes jeques de la política se muestran con sus ropajes de lujo, con sus vehículos modernos y con sus chequeras cargadas de elementos de la perdición nacional.

No creo que ese anuncio llegue muy lejos, porque temblarían los corruptos y saldrían huyendo como ratas, ante el peso de la ley. No vamos a caernos a embustes, porque las violaciones a las leyes de la República son evidentes y las cuentas bancarias de muchos venezolanos, que con los salarios percibidos en la administración pública nunca hubiesen podido llegar a los grandes consorcios bancarios del planeta, donde los jerarcas de los partidos tradicionales hoy ocupan lugares privilegiados.

No se trata de usar el dedo acusador para auditar las cuentas de los bandidos de cuello blanco, que con tantos años en el poder, incrementaron su patrimonio y nunca fueron investigados, por la plata acumulada en sus años al servicio de la administración pública venezolana.

A lo mejor, no se termina de auditar las cuentas de los aspirantes a diputados nacionales, ni a los aspirantes a alcaldes o gobernadores, pero hay iguanas con racimos de huevos en sus entrañas, que se ríen de la gente del pueblo que cree en ellos, y que por migajas se entregan a las hordas de las politiquerías burdas.

Ojala escarben los funcionarios contralores las cuentas de los bandidos sin alma, para que algún día le den un ejemplo de moralidad y ética a los ciudadanos de una nación empobrecida, porque cuatro bandidos se robaron descaradamente los dineros de las gobernaciones y municipalidades. Eso es lo que hay y algún día llegará la hora de actuar para poner tras las rejas a los bichos de uñas largas.

Manuel Avila

@encíclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Orando por todos nuestros hermanos judíos. ¡Feliz año nuevo!

Estamos a horas de iniciar el gran paso a la celebración del Rosh Hashana, año nuevo del pueblo judío, comunidad a la que me honra...