Manuel Avila                        El fracaso de un liderazgo

 

Cuando la gente creyó que Chuo Torrealba se la iba a comer como Coordinador de la MUD se encontró que ha resultado el fiasco más grande de la historia política nacional. No pudo suplir con gallardía a Ramón Guillermo Aveledo que demostró más mano zurda que el conductor de “Radar de Los Barrios” e inclusive supo lidiar con los partidos políticos en su momento. A Chuo Torrealba lo presentaron como un gran líder social que le movería el piso a las barriadas venezolanas y no pudo penetrar esos espacios porque se engolosinó con la silla y el escritorio. Ah, eso sí para ir a Berlín y a otras partes del globo a hablar paja en nombre de la MUD si calzó a la perfección porque al Chuo más allá de buscar la fórmula para cambiar chavistas le gustó más la ruta de los viajes a congraciarse con sus amigos de las regiones y a otras ciudades de su preferencia, pues el Chuo sabe cuidar de sus intereses. Y nada que se escuchó ni la voz de ese mito de los barrios ni la de los 23 mudos que formaron parte del silencio del liderazgo naciente de la MUD a nivel nacional.

De esa forma la MUD se convirtió en un espacio para el protagonismo de los partidos y solo eso, pues las ideas propuestas por el Chuo fueron quemadas como papeles desechables para consolidar un fisco sin liderazgo y sin fuerzas. Mucha creyó que el Chuo Torrealba sería un gigante en los medios de comunicación social y solo ha sido un segundón de Henry Ramos y Julio Borges, pues en los barrios que era su fuerte no pudo entrar porque la gente le cantó las mañanitas cada vez que intentó penetrar las barriadas del país.

Por esa mudez de la MUD se hicieron desastres en la primarias para terminar eligiendo como candidatos a la más rancia representación de la podrida clase política venezolana y nada cambió porque Chuo y sus mudos terminaron convertidos en mandaderos de los cuatro partidos que secuestraron la Unidad Nacional. No escuché que Chuo Torrealba haya alzado su voz para frenar la presencia entre las candidaturas de los repetidos candidatos de la Unidad Nacional y que solo representan el 14% que suman los partidos políticos entre los venezolanos, pues es bien sabido que el 75% de los ciudadanos no están de acuerdo con ese mamotreto llamado MUD y que solo ha existido como parabán para vender un producto manido de carcamales de la vieja política venezolana. Por eso no hay comentario sanos a favor de la MUD y muchos consideran que los ataques contra esa institución vienen de hombres del régimen y no es así porque desde el lado de la oposición lanzan con artillería pesada a una institución que perdió voz, liderazgo y presencia porque terminó convertida en una especie de letrina de los partidos tradicionales. Eso se lo pueden preguntar a los mismos voceros aliados de la MUD que consideran que la gestión del Chuo Torrealaba lejos de sumar votos a la Unidad solo se ha convertido en una especie de poceta por donde se pierde la Unidad Nacional..

No quedan dudas que fue un fracaso la gestión del Chuo y su combo que ni siquiera pudieron emitir algún tipo de mensaje en Caracas y en la provincia. En Margarita no se escudchó nunca la voz de Manuel Narváez por ninguna parte y ese personaje aquilatado académicamente no pudo zafarse de las garras de los políticos ni siquiera para reclamar que solo Alfredo Díaz ha estado activo en los pueblos como Alcalde de Porlamar y el resto de la dirigencia anda extraviada contando solo con las consignas de la escasez y la inflación que forman la consigna del cambio nacional. Eso no lo reclamó Manuel Narváez como Coordinador de la MUD regional y por eso las barriadas solicitan la presencia de la dirigencia e inclusive de los mismos candidatos inasistentes que fallaron en la AN y tampoco van a las barriadas a buscar el voto de la gente. Esa es la gran crítica de los mismos ciudadanos que ven con preocupación que hasta en las declaraciones solo se nota la voz del Jefe de Campaña en Nueva Esparta y una sola golondrina no hace verano. Con esa pata coja ha luchado la oposición en los últimos meses y si en los últimos 30 días dejan accionar al oficialismo con su cargamento de entregas y beneficios ese 30% de ventaja que dan las encuestas pondrán el clima colorado y se pondrá en peligro una victoria que han cantado hace rato. Ese triunfalismo enfermizo del supuesto 5-0 solo se lo creen los que apuestan a la crisis nacional como la figura para lograr esos cambios que hasta ahora solo existen en el pensamientos de una dirigencia que solo vive de ambiciones y no trabaja para cosechar la victoria, pues “el triunfalismo es un entusiasmo desmedido que suele ser la primera ingenuidad de los vencedores y acaba siendo el último recurso de los fracasados”.

@encíclica

 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Volvió, volvió volvioooooooooo La Bicha con Napoleón

Te invito a que veas y escuches el 1er programa de este nuevo reencuentro entre Napoleón Bravo 24 horas y esta servidora, Berenice Gómez   https://m.youtube.com/watch?v=vLV2uxUJd1E