Manuel Avila             El reto de Macanao

Salvarse de esa guillotina que llaman el Circuito 1 en Nueva Esparta o como lo he llamado “El Infierno Rojo” es una prueba de fuego para Luís Emilio Rondón y Nano Avila, fichas de la destartalada organización política Un Poco Tiempo como lo llamó Tobías Bolívar “el guamo” tiempo atrás.

No es una empresa fácil para el importado Rondón y para “el repetido” Orlando Avila, pues enfrentarse a los cañones de Olga de Salazar, Yannelis Patiño, Marisel Velásquez, Ventura Salazar de Rodríguez, Miguel Ángel Vásquez y Freddy Serrano, no es una guerra fácil.

No creo que el socio de Segecom sepa a qué se enfrenta por estos predios porque está acostumbrado a la vida refinada de Caracas y no ha llegado sino hasta Puerto La Cruz que es su tierra de origen.

En el caso de Orlando Avila sabe de antemano que la suerte no lo acompañará toda la vida y aun cuando hizo las jugadas políticas para ser candidato del Circuito que ganó con 3500 piches votos, no le será fácil repetir la hazaña de hace cuatro años.

Es que ahora no está en el gobierno “el Maestro más rico de América” que lo empujó con todas sus fuerzas para que se coronara en aquel momento.

Y como me decía ayer un ex trabajador de la Alcaldía de Maneiro si Nano Avila logra pasar esta prueba del “Infierno Rojo” al sortario ex alcalde que le den de una vez la candidatura a gobernador que es lo que sueña, pues ahora solo con los votos de Marisel que le ganó por más de 9 mil votos a “Frijol de verano” como llaman en San Juan al difunto Mauricio Acevedo, acaba la chavista con los aguajes de los dos socios de Segecom. Y los pusieron junticos como para darle el tiro de gracia a Un Poco Tiempo que se salvó en la Alcaldía de Maneiro solo por los votos de la Unidad.

No porque el partido azul tenga el torrente de votos que se necesita para elegir un alcalde o un diputado y si acaso para un concejal porque los votos de Freddy Rojas son de un trabajo de 30 años cuando todavía Un Poco Tiempo no existía ni en el pensamiento del adeco Manuel Rosales.

En el Infierno Rojo harán tarcarí de chivo con los azules y mostrarán la cara de un partido devaluado que nada busca en estos tiempos donde los mangos no están baijitos.

En realidad el reto en el Infierno Rojo es una prueba de fuego para la dupla Rondón-Avila porque no llevan nada en las manos salvo saliva y palabras huecas, pues no creo que lleven neveras, lavadoras, mercados, material de construcción y menos ideas porque son parte de la mediocridad de una MUD de conchupancias y conciliábulos.

De esa forma no podrán competir con un PSUV que descubrió hace buen rato que en este país se gana las elecciones jugando con la miseria de los pueblos y hoy cuando la escasez, la miseria y la degradación humana campea en los pueblos de Venezuela, todavía los partidos políticos apuestan a candidatos con más de 30 años en la política venezolana.

Es que si AD postuló al “guamo” Tobías Bolívar como primero en la lista y al ex juez Oscar Ronderos como sus candidatos a UNT le correspondió imponer a Luís Emilio Rondón y Nano Avila para sumar más de 60 años de historia política. Por esas razones es por la que los chavistas ponen en primera fila a figuras nuevas, mujeres y profesionales de alta vara para ganar unas elecciones que significan la muerte de la MUD, el dominio de la revolución y la anarquía del poder.

Con una oposición jugando tan mal y sin nada que dar la pelea es fácil para un chavismo que tiene mucho rechazo y muchos argumentos para terminar de destruir a la MUD. Eso es lo que hay en una sociedad polarizada y donde el MAS intenta dar saltos de rana en un estanque vacío, pues la pelea es a dos y no cabe otro.

Manuel Avila

@encíclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Carlos Blanco @carlosblancog ¡A correr, que llego la autoridad!

En el siglo XIX y durante buena parte del siglo XX, EEUU solía resolver a garrote sus conflictos de política exterior y las que consideraba...