Manuel Ávila Estafa guaiquerí 

El Guaiqueríes de Margarita de esta temporada bajo la Presidencia de Alejandro Otaiza y del Vicepresidente Rinyd Marcano no se pueden decir grandes cosas, pues ya son dos años de combinar victoria y derrotas a pesar de contar con jugadores del alto novel. No es un secreto que Jezrael de Jesús y Víctor Liz en trío con DJ Jones son de los mejores basquetbolistas de la liga y que son jugadores consistentes que dejan grandes aportes a la tolda indígena.

Y es que con estos jugadores importados de alto nivel se tejen grandes esperanzas de triunfo para el futuro, pues si partimos del principio que la base criolla integrada por Richard Lugo, Michel Flores, Douglas Chiquito, César “Oso” Silva, Francisco Centeno y Palacios.

Pero donde está la pata coja de la tribu, su talón de Aquiles es en el DT que después de salir del ibérico Gustavo Arantzana que fue cesanteado por razones de tipo económico para poder abrirle espacio en el equipo a DJ Jones, el último jugador invitado que llegó a tierras margariteñas.

Todavía Arantzana no ha terminado de salir del estado de shock por su salida de Guaiqueríes y casi inmediatamente la directiva montó en el rol de DT a Manuel Berroterán, un joven prospecto de la DT que todavía está muy jojoto para estas lides, donde el prestigio de entrenadores de alto nivel hace falta para la conducción de este equipo insular.

A esas improvisaciones gerenciales de la tropa margariteña hay que agregarle que no tener jugadores que le duela la casaca insular es un hándicap demasiado grande para una tolda verde que no tiene sangre para meterse en la pelea por los lugares cimeros del torneo. Pareciera que Guaiqueríes no le duele a nadie, pero ahí están los fanáticos cada noche gritando, aplaudiendo y vistiéndose de verde para que la nave navegue puerto seguro.

Lo que no se entiende es cómo un equipo con tanta tradición no tenga los recursos para la contratación de un DT de alta vara que pueda dar la cara por la tropa insular. En medio de esta tormenta de triunfos y victorias que lleva de nuevo a la tribu a caer en una especie de modorra ante los propios fanáticos que han visto de cerca la cara amarilla de la derrota.

No es jugar al pesimismo, pero si la directiva de la tribu no tiene recursos para contratar a un DT importado, pues es necesario que abra un compás en el espectro basquetbolístico nacional para entregar la batuta a un DT con nivel que pueda realizar jugadas apegadas a un sistema táctico que permita a la tribu jugar de memoria.

No es Berroterán el hombre para llevar las riendas de un equipo con tanto historial y considero que Manuel Berroterán no está en sintonía con los entrenadores de alto nivel que conducen a la mayoría de los equipos de la liga. Por eso poner a Berroterán frente a coachs del nivel de Che García, Néstor “mamaosa” Salazar y otros DT de la liga es dar ventajas en la conformación de un equipo que no termina de adaptarse a esquemas tácticos modernos y donde la cortina, la defensa de ayudas y los sistemas ofensivos y defensivos que juegan a la par del mejor basquetbol del Continente.

Pero si la misma directiva insular no realiza los canjes que le permitan al equipo verde tener las mejores piezas para jugar al baloncesto, no quedan dudas que a nadie le duele la tribu. Eso indica que estamos ante una realidad cruda que mantiene a Guaiqueríes danzando en el tabloncillo y ganando a medias juegos que a fin de cuentas no terminan de armar ese team work para llevar a Guaiqueríes a la cima del cielo.

Ese tipo de experimento inventado por la directiva de Guaiqueríes al dar el timón de un equipo con tanto historial a un joven como Berroterán que no tiene los argumentos estratégicos para conducir una tolda como Guaiqueríes es parte del nivel de improvisaciones que ha llevado a la tribu a fracasos tras fracasos en los últimos años.

Guaiqueríes si tiene dolientes en sus fanáticos que siguen al equipo cada día, se visten de verde y gritan a placer en representación del sexto jugador para impulsar a su equipo por la senda de las victorias. Pero ningún esfuerzo hace la directiva insular por tener la pieza de la DT que convierta a Guaiqueríes en un equipo letal en el baloncesto venezolano.

No está planteado por ahora que Guaiqueríes vuelva a las manos de la empresa privada y seguirá siendo el único equipo del mundo en manos del Gobierno Nacional, planteamiento que en los últimos años lo ha convertido en un equipo de la burocracia, donde los compadres y los amigotes integran un staff del equipo más consentido de la política nacional. Si esa actitud persiste no tengo excusas en hablar de un equipo que no terminó tejiendo historias y representando la imagen Guaiquerí que fue el emblema de una sociedad que se entregó a los vaivenes de la nada.
Manuel Ávila

manuel.avilammm@gmail.com

@enciclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Anónimo Los 10 mandamientos para saber envejecer

Muy de acuerdo con los 10 mandamientos, aquí estamos "como para ir de bodas", con mi querido hermano, Ángel Alerto Bellorín....