Manuel Avila Hora menguada

Las voces del pueblo no fueron escuchadas por sus gobernantes y así como la revolución ascendió al poder enfocados en las pésimas gestiones de Carlos Andrés y Rafael Caldera, de la misma manera la oposición también recolecta sus frutos de la pésima gestión revolucionaria.

El país empezó a empobrecerse aceleradamente ante los ojos de los propios gobernantes que nunca escucharon los clamores del pueblo y miles de millones dólares que ingresaron a los fondos del Estado producto de la renta petrolera, terminaron en las cuentas de funcionarios públicos que se enriquecieron de los dineros públicos.

En 17 años de gobierno el desorden y la prosperidad llevaron a los jerarcas del Gobierno Nacional a realizar convenios internacionales a espaldas del pueblo y eso contribuyó a la quiebra del aparato económico nacional, pues no hubo escrúpulos a la hora de hacer regalías a otras naciones y al momento de malgastar los fondos públicos en una terreno fértil donde nunca existió el control del gasto público.

Ahora cuando los venezolanos entramos en el túnel oscuro de la crisis económica y social no queda otra alternativa que rectificar el camino torcido de un modelo socialista primitivos que solo usó la dádiva como fórmula para convencer a la gente de las bondades del proceso.

Por eso llegó la hora menguada de una nación metida en una burbuja donde los sonidos de la pobreza nacional no llegan a los oídos de la fauna gubernamental. Y es que no escuchar a la gente es un error que cometen los distintos gobiernos a la hora de manejar los dineros públicos y por esa razón se les viene encima una crisis económica y social que arropa a la sociedad hasta convertirla en nada.

En esta hora menguada de Venezuela encontramos un modelo de escasez que no es un privilegio de naciones en vías de desarrollo, sino una plantilla de fracasados que llevan al modo de miseria colectiva a todo un país. Pero pretender dar un salto épico para utilizar los resortes del Estado en procura de obtener las condiciones de vida que ameritan los ciudadanos es solo un saludo a la bandera que de seguro le sobran a las naciones en vías de desarrollo.

De eso se trata de entender de una vez por todas que la debacle nacional se originó en el infortunio de tener una clase gerencial estancada y soñando con un país en vías de desarrollo. En esa lucha de ideas se perdió el rumbo de una nación con una riqueza petrolera sin parangón en el ámbito mundial. Ahora lo que si no es posible es que se mantenga el engaño al pueblo con propuestas ideológicas sin sentido que mantienen la dádiva como soporte del desarrollo de los pueblos.

Se equivocó la revolución en 17 años de gobierno y cuando muere Chávez le deja la herencia a Maduro y sus muchachos, pero no contó el Nieto de Maisanta que en poco tiempo la nación terminaría arr0dillada a los chinos y alejada de los norteños.

En esta hora menguada de la nación se perdió la oportunidad de convertir a Venezuela en una potencia continental y no en lo que es en estos momentos, una Vergüenza del Continente. No pudieron los revolucionarios manejar los ámbitos de pobreza y por eso las colas, la escasez, el bajón del dólar, la inseguridad y la terca idea de mantenerse en el modo socialista , terminaron enterrando ese modelo socialista de la dádiva y el regalo como propuestas del atraso y la decadencia.

Así no se construye un país de futuro y solo cambiando la mentalidad de los gobernantes y de los ciudadanos empezaremos a ver una luz en el túnel que nos permitirá consolidar una gran nación. Antes no conseguiremos la ruta correcta y solo con una gerencia de altura podemos tener un gobierno de progreso.

Manuel Avila

@encíclica

 

 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Carlos Blanco  @carlosblancog  ¿De dónde viene la valentía?

María Coraje, María Valiente, así han llamado a María Corina Machado. Buena parte del país y de ciudadanos de otros lugares del planeta se refieren...