Manuel Avila     Metras de anime

 

De nada vale que no peguen los cauchos de la acera, que se comporten como diplomáticos de carrera y como salvadores de la historia. Eso no vale, porque en esta nueva era de hacer política los cobardes sin alma, no valen nada porque solo son poetas de la nimiedad y enmascarados de la pérdida de tiempo.

Pero si ni siquiera pueden aportar una idea para dar la pelea en la lucha por la democracia cómo es que sueñan poderes, tienen aspiraciones de grandeza y se meten en la cueva del león en busca de protagonismos enfermizos.

Pero parece que la ideas es solo una silla en la administración pública o una cartera ministerial que le permita revivir sueños del pasado. Y es que a la gente se le mete en la cabeza que puede llegar a tocar el cielo, con cuatro palabras tejidas con el cortar y pegar, pues esa técnica ha pasado a convertirse en una táctica para engañar a la gente.

No sé si la teoría política permite que “bacalaos” sin alma pueden venir como una especie de degeneración de la política a ocupar espacios de la nada y se acurrucan de manera casi perfecta, para que los grandes jerarcas de la política les den espacios de la promiscuidad política, para quitarles los espacios de poder a los oriundos de municipios donde los equivocados personajes de la nada se ocupan de rellenar espacios con grafito.

Pero el tiempo ha venido decantando las inutilidades de cerebros sin gasolina, que solo exhibieron unos garabatos de la caligrafía pasada de moda para mostrarse como los sabios de la genialidad enmatillada. Esa es la realidad de los pájaros de vuelo rasante que tienen rato solicitando pista, para demostrar un no se qué y nunca ayudan a construir ideas originales que suelten amarras de vapores atracados en muelles derruidos por la corrosión marina.

No es mi competencia evaluar fenotipos de malformaciones políticas, que permiten entregar municipalidades a la deriva y castrar a sus propios hijos para poner en su lugar a figuras difuminadas de la nada. Pero en esos cuentos de caminos encontramos que lo real maravilloso americano nos permite ver aparecer seres sin nombre desconectados de nuestra realidad y apostados en misiones in sentido que no terminan de cuajar por falta de genio y de identidad.

Lo peor es que arrastran a personalidades fatuas que no habían tenido la oportunidad de ocupar espacios y roncaban como libertadores hasta convertirse en simples convidados de piedra de unas historia fabuladas.

Esa procesión mostrará que los fracasados talentos de la caligrafía pone a los margariteños alertas ante la aparición de magalomanos de la fantasía que vende ungüentos mágicos para curar dolores, artrosis o quejas del tiempo y no pueden aportar nada para la transformación de cualquier propuesta inocua.

Para nada se encuentran las genialidades insurgentes que prometieron tejer crinejas de datileros secos y terminaron reventando las tradiciones, la descontextualización de las costumbres y fantaseando mundos que solo existen en los desconocidos cerebros etiquetados por las ambiciones milenarias.

Y es que la gente no quiere entender que sus buenos tiempos ya pasaron en medio de tormentas de archivólogos de la bisutería historicista donde el cortar y pegar basta para estafar a ilusos de nadería tradicional.

No es tiempo de engañar a la gente con filigranas de la creación copista y de la bisutería de bazar, pues es evidente que no pegar los cauchos de la acera para ganarse sonrisas y sueños de imaginaciones perdidas.

Eso es lo que hay en un mundo donde cualquier vendedor de chupi chupis se muestra talentoso manejando algunas palabrejas sacadas del sombrero del mago y que ni siquiera recuerdan su partida de nacimiento como el origen de sus torpezas metafóricas.

En ese orden de ideas salen duendes de los caminos a lanzar vocecitas del silencio que ni siquiera se oyen porque sus sonidos sepulcrales doblan la columna de ambiciosos que sin tener ni idea de la identidad regional pelan los dientes y se congracian con todos para seguir soltando sus metras de anime que nada exhiben de guerreros sin alma, pues es que aquí cualquiera quiere aprender a tejer crinejas sin conocer la esencia de nuestros pueblos y las canciones funerales de nuestras tradiciones.

Manuel Avila

@encíclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Hernández 25 de junio 2018, lunes #PeriscopioVenezuela buen día

https://prodavinci.com/venezuela-la-lucha-que-necesita-reinventarse/  Si unas estrategias no logran el objetivo, busquemos otras. La desobediencia social, la resistencia no violenta, tiene mil formas. Sigamos explorando y convenzámonos de que...