Manuel Avila               ¿Pequeña victoria?

 

No sé qué pensaba el patriota cooperante que le dijo a Diosdado que la victoria de la oposición el 6D fue “Una victoria pequeña”, pues haber sacado la bicoca de7.707.422 votos fue una muestra contundente de debajo de las piedras no quedó un solo voto y que casi 3 millones de votantes del oficialismo marcaron su voto por la oposición.

Pero una victoria grande no puede ser pequeña cuando Pérez Pirela, Juan Barreto, Guiordani y Héctor Navarro fueron capaces de reconocer la paliza descomunal en ese proceso parlamentario.

La idea de degradar el triunfo opositor deja muy mal a quienes no terminan de entender que la gente salió na votar para cambiar el país, a emitir su voto para decir que el modelo económico socialista es demasiado malo y que salga Vielma Mora en Táchira diciendo “que el gobierno tiene cero en materia económica” es para reflexionar sobre los resultados del 6D.

Ahora lo que si no es lógico es que el binomio Maduro-Cabello salga a enfrentarse con Ramos Allup para comerse ese trapo blanco que los descuadró por estar picados. No se ha visto elegante que el gobierno en pleno haya salido al paso a las declaraciones del Cacique Blanco porque dijo que había que revisar al Canal ANT que solo trasmitía las actuaciones de los líderes del PSUV.

Querer convertir esa fiesta electoral del 6D en nada es parte del extravío del liderazgo pusevista que no termina de pasar la página de ese día nefasto para la revolución y que condenó al proceso a la rectificación sobre un modelo económico socialista que no pudo con la escasez, con la inflación y con una crisis económica que puso a temblar la economía nacional. Eso es lo que hay en tiempos cuando la voz de Chávez se perdió en el horizonte por primera vez en 17 años. No pudieron ganar la batalla los revolucionarios que pagaron en las urnas la torpe manera de manejar la economía nacional, pues tener hoy día una economía dolarizada con precios exorbitantes que son inalcanzables para el promedio de los venezolanos, deja una estela de incertidumbre en la sociedad venezolana.

Esa tesis de la lucha por las reivindicaciones sociales deben partir del principio que tenemos una sociedad quebrada en lo económico porque mantener esa tesis alocada que Chávez está vivo es parte de la fantasía que sostiene que la revolución vive en ellos.

No basta con estar pegando gritos en las calles del país cuando todavía los 112 diputados de la AN aún no han comenzado sus actividades en el Palacio Legislativo. Aquí no se trata de defender la revolución, ni los postulados de AD, de Copei, de PJ o de VP, aquí la idea es rescatar una economía colapsada que no consigue salida a la crisis económica nacional.

Llegó la hora de estar en sintonía con el país y no con ideología alguna porque los que votaron contra los candidatos oficialistas son tan chavistas como ellos y no aceptaron que ese modelo económico destruyera los cimientos de la sociedad venezolana.

No es volverse locos con consignas y panfletos sino de solicitar la transformación del país porque la calidad de vida es para oficialistas y opositores. Ahora es fácil seguir vociferando consignas atarantadas que nada le dicen a un país mayoritario que habló el 6D para vaciar en las urnas su decisión definitiva de transformar el país.

El oficialismo perdió en buena lid con 5.599.025 votos que no pudieron ganarle a la opción de la oposición y que deben aceptar ante el país que Venezuela habló de manera contundente y hay que escuchar el mandato del pueblo.

Esa tesis de enfrentar a pueblo contra pueblo es solo una polvareda motivada por los derrotados Maduro-Cabello que deben rendir cuentas ante los militantes del PSUV por esa derrota contundente que hizo morder el polvo por primera vez a una revolución que tenía 17 años sin perder el cinturón de campeón electoral.

Todavía los anuncios de la oposición y el oficialismo son simples especulaciones que nada tienen que ver con esa realidad política nacional que nos muestra un país vuelto papillas y encerrado en sus propias improvisaciones.

El pueblo habló y hay que leer ese decreto, pues quien no lo sepa leer que se atenga a las consecuencias porque ese tsunami electoral abrió surcos de esperanzas en una sociedad enferma de politiquería, donde ahora lo que viene es rectificación y conciliación.

Manuel Avila

@encíclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Jose Rafael Ramirez “LA BICHA” SIN TWITTER ¿Castigada una vez más, por ejercer el periodismo independiente y veraz?

Jose Rafael Ramirez - 06/05/2018 0 163 Share on Facebook Tweet on Twitter  Por solicitar ayuda para su progenitora, Twitter le suspendió la cuenta @BereniceGomez52,...