Manuel Avila           Presión social

No hay nada que pueda aflojar a un gobierno sino la presión de calle. Ese es el único antídoto contra la tozudez del gobierno a entender que ya fracasó, que no aguanta más y que no tiene la más mínima idea de lo que es la gobernabilidad.

A esos gobiernos tercos que no terminan de entender que llegaron al poder por la vía electoral solo me queda decirle que la mejor vía para su salida honorable es la realización de un referendo revocatorio que permita al pueblo señalar en las urnas que quiere salir del Presidente.

Esa es la verdad recogida en los estudios de opinión donde el Presidente Maduro apenas llega al 7,7%. Eso son los números que arrojan las encuestadoras chavistas y las no chavistas, pero que los enchufados considerados magnates no se atreven a ceder porque el poder es muy dulce y les permite jugar al alargue.

No hay ninguna posibilidad de enmienda para un gobierno que perdió el amor del pueblo por no haber sabido manejar la seguridad, los servicios públicos y el control de la escasez y a eso le agregamos que la hiperinflación se comió la economía nacional hasta el punto de elevar la inflación hasta los 350%. Con una crisis económica y social a la que se une la crisis política desproporcionada que convierte al país en una selva donde solo sobreviven los animales con mayor fuerza.

Por eso ante el forcejeo del gobierno por invadir los espacios de la democracia al realizar presiones a los funcionarios públicos y a los ciudadanos en general, no queda otra salida que calle y más calle. Es la única solución al problema crítico que vive un país vuelto añicos en medio de esta catástrofe de grandes dimensiones.

No caben más discursos llamando a la paz, sino que los líderes deben probar su categoría de dirigentes en las barriadas llamando a los ciudadanos a dar el paso olímpico que permita que el CNE afloje las amarras del referéndum revocatorio.

Esa olla de presión que cocina la sociedad venezolana está lista porque cuando vas a las calles te encuentras con una Venezuela empobrecida, acorralada y sometida a los dictámenes de un Poder Ejecutivo omnipotente y poderoso. Nadie le arrienda las ganancias a un Gobierno Nacional que trata de mantenerse en el poder a toda costa, pero que tendrá que enfrentar a un pueblo venezolano que se enrolla como una culebra y se muerde la cola.

No quedan dudas que ya el esfuerzo de la MUD por buscar caminos de la paz y la concordia se agotaron y es la hora de usar la gente en la calle sin violencia y en paz reclamando sus derechos para que los mecanismos constitucionales se activen en procura de devolver a los venezolanos su democracia.

Al Chuo Torrealba que no pierda más tiempo en alocuciones que no conducen a nada y que vea el ejemplo de Maduro que habla y habla para hundirse más en el fango de la nada. Por eso cuando ya la sociedad tiene una salida a la crisis con un referéndum revocatorio irreversible y definitivo, no creo que la autoridad del CNE se atreva a retar la fuerza de ese río crecido que llaman pueblo.

Y es que el gobierno sabe que pierde todas las elecciones que venga de ahora en adelante y por eso se pone correlón para evitar cualquier medición electoral. No es culpa del imperio que la gente se haya desencantado del proceso revolucionario porque amor con hambre no dura. Ya pasó aquella etapa del amor por la revolución bolivariana cuando Lucas Estrella vendía su libro El Oráculo del Guerrero como pan caliente en las calles del país.

De nuevo las batallas se realizarán en las calles donde cada sector pondrá sus mejores esfuerzos para garantizar el dominio de su propuesta política, pues es evidente que todavía quedan algunos radicales románticos aferrados a las la posturas filosóficas de Chávez, todavía no se percatan que Venezuela se perdió en la improvisación de los cancerberos del proceso.

Solo la calle hará mella en Diosdado y sus locos que están empeñados en llegar al 2019 con una inflación del 350% y donde los ciudadanos ya no pueden vivir. Esa es una verdad universal que se cuelga de las ramas como un mono macho que apuesta a su propia furia.

De todas maneras la sociedad esta hastiada de tanta pérdida de tiempo y ya dijo basta de improvisaciones y locuras en el poder.ç

Manuel Avila

@encíclica

 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Hernández 21 de junio 2018, miércoles #PeriscopioVenezuela buen día

https://twitter.com/i/status/1065201931499577352 https://twitter.com/JuanRequesens/status/1064995870339416065   #20Nov El diputado, Juan Requesens, cumple 105 días injustamente tras las rejas. El país y el mundo saben que es INOCENTE porque luchar...