La Nación María Esther Ortíz: “Mi hija no estaba en la revuelta”

maria esther ortizMaría Esther, junto su otra hija, Johanna, dio su testimonio sobre la muerte de Jenny Ortiz.(Foto Omar Hernández/7 junio, 2016) María Esther, junto su otra hija, Johanna, dio su testimonio sobre la muerte de Jenny Ortiz.(Foto Omar Hernández)
Jenny Ortiz, de 42 años, trabajadora de un conocido hotel de la ciudad, es la primera víctima de estos último acontecimientos, donde se registran supuestos hechos de saqueos, aunque ella, según sus familiares, no estaba en tales revueltas y que su muerte se da –según dijeron-, cuando resbala por un barranco y aparentemente en el suelo recibe el disparo de perdigones.

El barrio “Brisas del Torbes”, la mañana de este lunes estaba conmocionado. Todos con tristeza, desesperanza, dolor y rabia contenida, miraban hacia la vivienda Nº 1-24 en la calle Principal, donde vivía Jenny Ortiz.

La cara de rabia y dolor se acentuaba cuando llegó un carro fúnebre para descargar todos los utensilios usados para el velatorio de quien –dijeron- era una buena hija, vecina y apreciada en el sector por ser trabajadora y mujer de hogar.

Vecinos del sector dijeron que los policías llegaron disparando. (Foto Omar Hernández)Vecinos del sector dijeron que los policías llegaron disparando. (Foto Omar Hernández)
A un lado, de manera inconsolable estaba su madre, María Esther, quien en medio de su dolor y llanto, pedía justicia. “A mi hija me la mataron como un perro, ella no estaba en ese saqueo, cuando se fue la luz, salió a buscar al niño, quien jugaba en ese lugar, pero al llegar se presentó ese problema, salió corriendo, cayó por el barranco y allí le dispararon”.

Tres familias en la vivienda

Johana Ortiz, hermana de la occisa, relató que sobre las ocho de la noche, no había luz y se escuchó mucho ruido en la parte de los galpones, la gente salió, y mi hermana Jenny, buscaba al hijo, quien ya se había regresado, ella se cayó y -dicen quienes la vieron- que el policía la apuntó y le disparó en el suelo”.

—Mi hermana era una mujer trabajadora, dedicada a su hogar, vivía para sus hijos (17 y 23 años),

Silenciosamente, el vehículo funerario llegó a levantar el velorio. (Foto Omar Hernández) Silenciosamente, el vehículo funerario llegó a levantar el velorio. (Foto Omar Hernández)
por eso estamos pidiendo justicia, tienen que pagar por esta muerte de alguien que no estaba en el saqueo-, dijo aclarando que fueron perdigones los que le ocasionaron la muerte a su hermana Jenny.

“Vinieron a matar al pueblo”

Los vecinos del barro Brisas del Torbes no pudieron dormir la noche del domingo, pues en medio de la oscuridad y con los hechos que se estaban registrando en el galpón 59 de la empresa VIERAM, ubicado al margen de la carretera Nacional, Troncal 5 vía al Llano, sector San Francisco, todo era confusión, “se escucharon disparos, muchas detonaciones y gritos por todos lados”, dijo un vecino.

—Yo corrí porque alguien dijo que en ese galpón había comida y que la iban a vender, cuando vi

Este es el galpón que intentaron saquear el domingo en la noche (Foto Omar Hernández)Este es el galpón que intentaron saquear el domingo en la noche (Foto Omar Hernández)
que había peligro por la oscuridad, me regresé y sobre las 8:30 comencé a escuchar los disparos, y más tarde el miedo se apoderó de todo el mundo, porque decían que habían matado a alguien-, confesó otro vecino del sector, quien pidió no ser identificado.

Una señora de más de de 40 años, dijo que quienes estaban con el saqueo eran de otros barrios, “yo sentí mucho miedo porque los disparos se escuchaban cerca, las luces de las patrullas y los gritos hicieron que me encerrara con mis hijos, no salí más hasta que escuché el comentario que Jenny había muerto, eso me dolió mucho, porque la conocí y sé que era muy trabajadora, además de ser joven y madre de dos muchachos”.

Llorando encontramos a Ana Beatriz Velasco, quien aseguró que: “vinieron fue a matar al pueblo, no tenían porqué hacer eso, los policías están para darnos protección no para dispararnos, a mi

En este paraje, frente a VIERAM, cayó Jenny Ortiz, según testigos. (Foto Omar Hernández)En este paraje, frente a VIERAM, cayó Jenny Ortiz, según testigos. (Foto Omar Hernández)
casi me matan con mi hija, de dos años”.

Dijo que los policías no pueden hacer eso porque: “ellos saben que hay mucha hambre en el pueblo y por eso tenemos que pedir justicia, la policía vino y nos apuntaba, lanzaba cosas y echaba plomo como locos; cuando alguien se asomaba en las terrazas, lo apuntaban, fue algo terrible, que no tuvo que haber pasado porque no tenían que asesinar a Jenny”, reiteró Ana Beatriz, quien no paraba de llorar mientras declaraba a la prensa.

“Brisas del Torbes” llora a su hija

El barrio amaneció en la calle, nadie durmió y cada vez que veían hacIa la casa azul número 1-24, donde vivía Jenny Ortiz, junto a tres familias más, el odio se apoderaba de ellos, pidiendo justicia, “la gente está muerta de hambre, vivimos en medio de la escasez y eso es lo que deben solucionar, no llegar a tirarnos plomos para matarnos”, repuso Joanna Ortiz.

La señora María Esther, seguía llorando la muerte de su hija, asegurando que sólo le pedía a Dios por la justicia Divina, “oramos porque esto se acabe, mi hija fue a buscar a su hijo y consiguió la muerte”.

No hubo vocero en el galpón VIERAM

Sobre las 10:00 de la mañana una comisión de la brigada de Homicidios del Cicpc se presentó al galpón Vieram a realizar las correspondientes investigaciones. Ningún vocero de la empresa ofreció declaraciones a la prensa, sólo algunos trabajadores temerosos, quienes indicaban que allí se realizó sobre las 8:00 de la noche del domingo un saqueo, de donde se habían llevado unos 100 combos de comida que estaban preparando en el lugar.

Dijeron también que se llevaron equipos electrodomésticos, televisores y computadoras, dejaron varios ventanales partidos y se le escuchó decir a alguien que la fallecida había sido por una caída del barranco y que por el caso estaban ya 16 personas detenidas. (am)

Comentarios: