María Graciela Díaz Lonigro A pesar de la distancia se logra sentir todo lo que te han cortado.

Uno de los castigos más crueles a los cuales ha tenido que asistir el hombre, en esos festines funestos de torturas y venganzas, es sin duda el desmembramiento.
Muchos son los ejemplos que han llenado de sangre y dolor las páginas de los libros de historia, pero sobretodo del cuaderno de apuntes de la vida.
El desmembramiento es una forma de ejecución en la cual se le desprenden los miembros del cuerpo a la víctima. Ésta sufre primero esguinces; continuando con el sistema óseo y finalmente con la perdida del miembro.
La historia “honró” esta práctica desde hace muchos siglos, de hecho fue usado puntualmente por muchos pueblos de la antigüedad, egipcios, romanos, hunos, mamelucos, mongoles, asirios, entre otros. Durante la colonia en toda América Latina, esta atrocidad era pan de cada día.
La diáspora venezolana es el crudo ejemplo, de cómo la narcotiranía terrorista ejerce el desmembramiento. Cuántas familias hoy tienen su pierna derecha en Chile, su pierna izquierda en Argentina, su brazo derecho en USA, su brazo izquierdo en España, su cabeza en Noruega y el corazón latiendo fuera del tronco, solo y ensangrentado, en una acera venezolana…
A borbotones, como cortando la yugular sale nuestra gente tomando nuevos senderos, para huir de la muerte física, del hambre, de la enfermedad, de la miseria.
Como a borbotones sale la sangre y el dolor de nuestros miembros, desmembrados… Dejar los aromas, los perfumes, los cielos, tu biografía entera, alejarte de tu madre, de tu padre, de los abuelos, los hermanos, las tías, los sobrinos, los nietos, en fin de todo lo que antes de ser desmembrado era tuyo… de tu cuerpo…
Y aún desmembrado, debes hacerle frente a los comentarios mal intencionados, a la xenofobia, a algunos de los resentidos de las oficinas públicas en donde si no homologas tus estudios, antes de inscribirte para conseguir trabajo, tienen la pretención de borrarte todo cuánto eres…   
Pero también nunca faltan los nobles que emprenden la búsqueda de tus restos desmembrados contigo, te suturan las heridas, te dan aliento y fuerza, aire y oxígeno y te ayudan como pueden a pegarte las partes de tu cuerpo…
Para algunos de los que quedaron te vas convirtiendo en ese mitema de Ulises, quien ya luego nadie reconoce, pero desean lo que queda de tu reino…
Otros ya no te llaman, ni escriben, albergan rencor, síndrome de abandono, sienten que eres un cobarde porque tomaste un avión para cruzar el océano o muchos autobuses para cruzar los Andes…
Otros creen que vives un auto exilio dorado, por haber tenido las bolas de salir de la zona de confort… Unos cuántos también apostaron todas su fichas a tu fracaso y salivan con sus colmillos afilados, contando los meses y tener razones para cobrar su botín imaginario…
Pocos de nobleza incalculable son fieles al amor que siempre te profesaron y se quedan con un llanto sin pausa, orando a todos los dioses existentes, para que tengas éxito en esa travesía profunda e incierta… Lo poco que tienen lo apuestan a ti, a su ganador de siempre, al que nunca les falló, al que siempre los abrazó y tendió su mano…
Muchos deben ya tener múltiples  espejos frente a sus rostros, después de esta impecable radiografía… Es así… Sí, así eres tu, buscate en el párrafo correspondiente…  
Aún siento como las sogas apretaban mis miembros y con la fuerza con la que partieron y relincharon los caballos, cuando no tuve otra opción, sino ponerme en la cola de los que iban a desmembrar…
Espero tener tiempo para juntar las piezas de una familia cuyo destino al parecer era amputarse para salvarse.
“Este artículo es en honor a los desmembrados, a nosotros quienes nos fuimos”…
Lic. María Graciela Díaz Lonigro 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Presidente Trump destina y entrega subsidios US$12,000 a los agricultores estadounidense

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-Esta semana el presidente Trump, de gira por estados agrícolas del Medio Oeste como Misuri, Illinois y Iowa, donde probablemente se verá inundado con...