Médico psiquiatra J. J. Villamizar Molina MADURO SI ES EL VERDADERO LOCO

maduro se rieComo Médico Psiquiatra que soy, he quedado horrorizado al leer en la prensa de hoy el exacto diagnóstico de un loco. El Presidente Maduro comunica que el que se oponga a su Constitución Comunal y a su proyecto electoral será metido en la cárcel.

Esta es la observación que hace el Psiquiatra del Presidente, la cual es un gravísimo signo de locura que es el DELIRIO y que se puede presentar en muy severos casos psicopatológicos, como el gran delirio histérico, el delirio esquizofrénico, el delirio en las Psicosis Maníacas y el delirio de la Psicosis Sintomáticas, en este caso un delirio adjunto a su Personalidad Sociopática.

Por ello yo insisto que Maduro debe ser sometido a una cuidadosa experticia de Psiquiatría Forense. Recuerdo aquí, como consta a mis lectores, que yo fui el primero en Venezuela, de hablar de experticias psiquiátricas a los grades políticos. Lo hice cuando adelanté que Maduro requería serio examen psiquiátrico, y probable reclusión y aislamiento en un Sanatorio Mental, por padecer de una Sociopatía, que es el trastorno mental más peligroso que atenta contra la seguridad de la ciudadanía.

Pues bien, Maduro está presentando un ostensible Delirio de Grandeza. Defino el Delirio en esta forma: Es un gravísimo trastorno mental en el cual el paciente afirma y sostiene a pie juntillas una cosa que es: primero absolutamente falsa.

Segundo que la dice con un convencimiento que se opone a toda explicación racional, y Tercero, que le produce un convencimiento absoluto que está diciendo la verdad. Maduro, al presentarse, ver y comprobar el resultado de las elecciones últimas de la Asamblea Nacional Legislativa en diciembre de 2.015 cuando dijo:

-“Que no volvería a efectuarse elecciones en Venezuela en las cuáles él fuera a perder”, reveló un grave delirio. Era falso, porque la Constitución Venezolana tiene estrictitamente reglamentados los procesos eleccionarios que son obligatorios. Él estaba convencido a pie juntillas que tamaña barbaridad la podría llevar a efecto.

Y tercero: no existía poder humano que lo convenciera enfrentándole los planteamientos razonables, que eso no se podía hacer. Era delirio de grandeza, porque sólo un rey, o un emperador como Nerón o Calígula, podrían hacer semejante desmán.

Ahora cuando dice hoy que llevará a la Cárcel a los que se opongan al proceso electoral de su Constitución Comunal, primero, está diciendo una cosa falsa, porque eso jamás podría ocurrir, puesto que los artículos 333 y 350 de nuestra Carta Magna, ordenan muy elocuente y solemnemente que cada vez que las altas autoridades procedan u obliguen a realizar algo que va contra la Constitución, toda la ciudadanía puede rebelarse y comportare con una actitud de absoluta desobediencia.

Segundo, Maduro está ampliamente convencido que él puede hacer eso. Tercero: No vale el racionamiento de todos los Venezolanos, de la Comunidad internacional, de organismos como la O:E:A., ni lo que han manifestado enfáticamente el papa en el Vaticano, para hacerle cambiar de opinión. Y es un delirio de grandeza, porque ello conlleva la manifestación de un poder prepotente, contra el cual nadie puede oponerse. Luego Maduro acaba de ratificar, una vez más, que está loco

Comentarios: