Miguel Angel Leon R. Muy importante: Los 4 niveles de la Ley de Atracción

NIVEL 1: EL PENSAMIENTO
“Lo que piensas atraes”.

El pensamiento es el primer nivel por el cual se ejerce el poder de atracción. Este poder se origina debido al campo eléctrico del cerebro. Un pensamiento prolongado durante un lapso determinado, tiende a convertirse en realidad, por ejemplo las personas que normalmente piensan en cosas negativas, atraen a su vida situaciones negativas.

También aplica para el polo positivo siempre y cuando no haya otro nivel de atracción que este contra este mismo, por ejemplo hay personas que piensas en dinero todo el día y aun así no lo atraen. No lo atraen porque piensan en dinero y sienten escasez por no tenerlo y ahí vemos claramente una lucha entre la mente y el corazón, donde obviamente tiene más poder de atracción el corazón. El campo magnético de corazón es mucho más grande que el campo eléctrico del cerebro, por lo tanto la realidad que hay en el corazón tiende a ser la que se manifiesta físicamente.

Para poder atraer algo desde el nivel del pensamiento utilizando la imaginación o visualización se requiere un tiempo considerablemente largo.

NIVEL 2: EL DECRETO
“Lo que hablas atraes”.

El decreto es el segundo nivel de atracción y tiene un poder mucho mayor al pensamiento. Resulta que el campo eléctrico del cerebro solo llega unos centímetros alrededor del cráneo, siendo solo las neuronas y algunas otras células las que son influenciadas por la energía del pensamiento. En cambio con el decreto, la energía sonora emitida es escuchada por todas la células del cuerpo, lo que hace que un porcentaje mucho más grande de ti ahora este trabajando a tu favor.

Si visualizas abundancia para tu vida pero siempre hablas de crisis, de carencia, de escasez la realidad es que atraerás a tu vida aquello que hablas, aunque sea una queja. Un experimento científico ha demostrado que las personas que siempre hablan de robos, violencia, secuestros, quejas y demás situaciones negativas son altamente propensas según un alto porcentaje de probabilidad a que les ocurra o que le siga ocurriendo eso de lo que hablan, es decir crean esa frecuencia y se mantienen atrapados ahí.

Esta es la razón por la que en los libros sagrados se considera a la lengua como una espada de doble filo, misma que te puede llevar a la victoria o a la derrota, por eso usa correctamente el poder de cada palabra que emites.

NIVEL 3: LA EMOCIÓN
“Lo que sientes atraes”

El nivel tres de atracción es el de la emoción. Cada vez que sientes una emoción estás enviando un señal magnética al universo. Por ejemplo sientes amor y el universo recibe un destello de amor para volverlo nuevamente hacia ti. Las personas que normalmente tienden a sentirse tristes siguen atrayendo situaciones que les confirmarán su tristeza. La emoción es mucho más fuerte que el pensamiento y que el decreto ya que esta tiende a contagiarse, por ejemplo cuando escuchamos la risa de un niño todos los que estamos presenciando ese evento tendemos a reírnos ya que su energía emocional es contagiosa y esto hace que se incremente aún más su poder personal (energía) y la de todos los que estamos ahí.

La emoción sumada al decreto o al pensamiento tiene una mayor efectividad para crear tu realidad en un menor tiempo.

NIVEL 4: LA VIBRACIÓN
“Lo que vibras atraes”

El nivel cuatro de atracción lo es la vibración. Muchas veces pensamos que emoción y vibración es lo mismo pero no es así. La emoción nace en el corazón, la vibración se irradia desde el plexo solar (boca del estómago). Cuando en tu realidad tiendes a ver un acto de amor, nuestra naturaleza es reaccionar al mismo y hacernos sentir esa misma emoción, entonces colocamos nuestras manos en el pecho (corazón energético) con la expresión de “awww”, en cambio cuando esa misma emoción de amor se ha experimentado durante un lapso determinado, se convierte en una vibración y pasa al siguiente nivel de atracción llegando a estar y es ahí cuando se siente la vibración del amor en el plexo solar, mejor conocido como enamorado“maripositas en el estómago”. Cuando llegas al punto de la vibración atraes a tu vida más de esa misma frecuencia. Vibras en amor y atraes más amor manifestando mejores relaciones. Sin embargo puedes vibrar muchas más emociones en el plexo solar que solo el amor. Cuando has llegado al punto de la vibración has manifestado lo que se denomina como un estado de Ser, el nivel de atracción en su máxima expresión.

Ahora que llegaste a este punto ya no eres el mismo, hubo en tu interior una transformación en ti, y por eso la realidad se alínea a tu frecuencia con mucha más facilidad.

Conclusión:

Esto define de manera muy efectiva lo que Jesús llamo Fe. “Conforme a tu Fe será hecho”.

La Fe es la congruencia de lo que pensamos, hablamos, sentimos y vibramos de forma sostenida, es un error pensar que la Fe es el postulado de una ideologia o religion, no es una simple creencia, es el estado en el cual lo que creemos se convierte en lo que pensamos, hablamos, sentimos y vibramos de forma consistente. Eso es lo que atrae la manifestación de un cambio en la realidad de nuestra vida.

Así lo hacía Jesucristo, de allí su éxito permanente en todo terreno, lo importante es asegurarnos que la materia prima con la que construimos nuestra Fe o principio de atracción sea la correcta, porque la habilidad de atraer es natural a todos, ya sea de manera consciente o inconsciente, ya sea para atraer lo bueno o lo malo.

Dios solo tiene un compromiso con lo que Él dice, todo lo demás es tu responsabilidad, si no te gusta lo que atraes a tu vida, cambia la materia prima de tus pensamientos, lenguaje y emociones con la que vibras a diario.

Si sigues pensando, hablando y sintiendo igual seguirás atrayendo a tu vida las mismas cosas todo el tiempo.

Cambia tu manera de pensar, hablar y sentir y cambiara toda tu vida.

 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Carlos Blanco Cuando las palabras ya no dicen

Hay acuerdo según el cual el chavismo, con su fase degenerada y envilecida del madurismo, impuso su control con el manejo del lenguaje como pieza...