Néstor Sánchez Q.A PROPÓSITO DE LA XENOFOBIA HACIA LOS VENEZOLANOS EN PERÚ, Y OTRAS LATITUDES:

30 de octubre de 1825, año bisiesto, nuestro libertador, Simón Bolívar arribó triunfante al Perú, mientras tanto su polémica imagen se debatía entre el acecho de aquel carisma que emanaba este paladín a lo <Cid Campeador>, y la vil envidia que giraba tormentosamente a su alrededor.

El genio caraqueño momentos previos a recibir la emblemática espada engastada en una vaina de oro macizo 18 quilates y piedras preciosas, el laureado “héroe de héroes”, circunspecto flotaba en las mieles del ensueño y la alborada de su gloria.

Siendo una figura con el prototipo mitológico -a lo Rodrigo Díaz de Vivar-, ese estatus propio de los dioses que lo elevó a la inmortalidad. Literalmente, y sin ánimo de pecar de exagerado o machista recalcitrante, y ya que se trata de historia pura, las mujeres incaicas hacían cola a rabiar para que el súper héroe latino de todos los tiempos las preñase una por una.

Suena despectivo, y sin ánimo de pretender tal intención, entre el tropel de ignotas indias, damas respingadas de la clase media y no pocas mujeres de alta alcurnia limeña, se peleaban a trompadas por experimentar unos minutos de placer envueltas en los placenteros brazos del noble Bolívar y unos cuantos espermatozoides de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad, pareciese increíble pero así fue.

Pocos saben que Antonio José de Sucre, un muchacho de apenas 29 años junto a nuestro ejército libertador en la altiplanicie de Ayacucho al instante de firmar el famoso armisticio con los españoles y su rendido jefe el teniente general Canterac, tras la apoteósica victoria de aquel 9 de diciembre de 1824, el joven Mariscal de Ayacucho, con dicha gesta emancipadora logra desterrar la última bandera del virreinato español que ondeó en Perú y por consecuencia en toda América del Sur.

Gracias a esa mitológica hazaña, los venezolanos le regalamos a aquel humillado y devastado pueblo de incaico del antiguo reino del sagrado Manco Capac, una patria constituida y su ‘inesperada’ pero justa libertad. Caray! Que malquerido y malagradecido hay que ser ‘carajo’, a veces ciertas ‘personas’, se tildan dizque de ‘seres humanos’.

Néstor Sánchez Q.

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Hernández  11 de noviembre de 2018, lunes #PeriscopioVenezuela buen día

http://www.el-nacional.com/noticias/presos-politicos/esposa-requesens-hay-pruebas-contra-gobierno-sabe_259268  Esposa de Requesens: “No hay pruebas contra él y el gobierno lo sabe”, Orianna Granati, aseguró que aunque el parlamentario recibió atención médica en...