Néstor Sánchez Quintero 2018 – La primera cena de los mejores años de nuestra vida

Hermanos nuestros, tanto se ha escrito, duras verdades, ya todo está dicho,

Nada de lo que pase en adelante nos puede sorprender,

Venimos de imponentes pruebas,

Sometidos a enormes miserias, persecuciones, muertes e injusticias,

Aun asi, jamás perdamos nuestro objetivo primordial, Justicia y Libertad.

Siempre se ha dicho que los pueblos tienen los gobernantes que merecen,

Relativo es, porque si la tiranía se disfraza de democracia,

Son como lobos que visten de corderos,

Descubiertas las sombras de lado y lado, no hay nada nuevo bajo el sol.

¿Y que nos sucedió, porque perdimos nuestro camino y nuestra consciencia como pueblo?

“Nos perdimos sin mayor reacción en el confuso desamor del misérrimo mar rojo. En algún lugar del tiempo botamos nuestras alforjas repletas de riquezas éticas y morales, eso tesoros abandonados que nos supimos valorar, hoy nos causan tanto lamento e infausto dolor. Como muchos astrónomos y religiosos olvidamos los efectos que unen a la fe y la ciencia, olvidamos las artes cuánticas y las sapiencias del verdadero dodecaedro del zodiaco, son las 12 puertas de La Nueva Jerusalem, La Flor De Lis Del Universo. Subestimamos y nos olvidamos de las leyes fundamentales de Dios Todopoderoso, tal como cita el antiquísimo frontispicio griego y el oráculo de Delfos en el Templo de Apolo hace mas de 2.000 años: Conócete A Ti Mismo y Conocerás A Los Dioses y Al Universo”, son ellos los profetas que cual ángeles de luz son sus auténticos mensajeros celestes, es decir, el mismo Dios a través de ellos hablando sobre nosotros los simples mortales.

“Maravillado el patriarca, el guía israelita descalzo sus sandalias, se hincó atónito y beso tierra santa, en gesto de humildad se encogió ante la presencia de La Zarza de Horeb, allí Moisés recibió -La Verdad De Verdades-. Ante su encuentro con el rostro del creador, sus manos se plegaron como hiedra a la piedra, ínclito ante el justo nombre de Jehová, la roca ígnea fulguraba ante sus ojos; eran, son y serán -Las Tablas de La Ley, Los 12 Mandamientos-. Pasaron los años y muchos ciegos adoraron al becerro de oro de la infamia, la mentira y la corrupción política y social de estas y otras épocas que absurdamente hemos olvidado, somos el país de la amnesia feliz. El tiempo se nos fue entre culpas y sin responsables, olvidando la verdad divina de la filosofía de nuestro Dios Yahvé, tan parecidos somos al pueblo de Israel por injustos estamos en esta apocalipsis, un holocausto a la venezolana.

Hermanos de la tierra de Bolívar, no nos queda otro camino que abrirnos paso valeroso y decidido entre las oprobiosas aguas rojizas e ir hacia nuestra verdadera Tierra Prometida, Venezuela, La Nueva Sión de América”, un nuevo rostro, mostrando con honra e hidalguía el defender y reconocer quienes somos ante nosotros y ante el mundo”

Nuestra máxima reflexión:

¿Que hemos aprendido de todo lo anterior?

La Libertad consciente no se ruega, ni se espera sumisamente de brazos cruzados, ni miradas abatidas,

La Libertad ha de ser nuestra imperiosa, obligada y victoriosa conquista,

Esa inmensa luz, esa energía celeste llamada Independencia que hoy nos aguarda por los caídos y los que vendrán,

Nada ni nadie no las podrá arrebatar.

Nuestro pueblo impertérrito padece cada día mayores calamidades,

Unidos y en Resiliencia las superaremos indoblegablemente como potros cimarrones.

En Nombre de Dios Todopoderoso declaremos a Venezuela Libre,

Honesta y Democrática.

Emergerán nuevos líderes, nuevos superhombres y supermujeres.

Comenzando por ti, por ustedes, por nosotros,

Nos esperan los mejores años, las mejores horas por vivir,

<La primera cena de los mejores años de nuestras vidas>,

Y surgen de aquí desde las mejores agriculturas de nuestros corazones,

El Ávila, Caracas, El Centro, Los Andes, Los Llanos,

Oriente, El Sur, Occidente, imbricados como gigantes, aquí y ahora,

Por Las Trompetas De Jericó venceremos las murallas acorazadas de las horas menguadas.

Tendremos verdaderos gerentes,

Arribamos a la época de los más competentes y los grandes desafíos,

Era de los profesionales, los artesanos, los grandes creadores,

Rebaños de servidores ante el prójimo, personas serias y comprometidas,

Gente noble y extranjeros que apostaron elevarse aquí,

Seres a quienes realmente les duela nuestra sublime nación del Señor de Señores,

Tallemos junto a ellos, desde ya, a esa Venezuela posible, alegre y entusiasta,

Somos Tierra Bendita: Anhelada, Justa, Soberana y Abundante.

Porque el mejor de los sueños ha de venir, levantando hogares con buen ejemplo.

Construirlos con valores, nutrición espiritual, educación,

Una alborada de armonía, una buena mesa con respeto y faena,

Hechos con amor y la mejor comunicación inteligente,

Una raigambre con <don de gentes de pura cepa>.

Pensemos por un instante que dejamos de hacer,

Actuemos en tiempo presente en función

de todo lo que podemos modificar positivamente,

Nada ni nadie puede detener a un pueblo de millones, hambrientos y en deslave.

Llegó la hora señalada.

Porque renaceremos desde los míseros escombros hacia el sabor de la plenitud,

Pidamos a lo alto, al Dios Creador,

Él es nuestra fiel atalaya, nuestro único bastión,

Dios y su hijo amado Jesucristo son nuestra magnífica redención,

Santísima María, Espíritu Santo, Arcángeles de Luz, Amén.

No dejemos que sea el odio y la furia nuestro incierto timón,

Que sean las velas de la esperanza la incontestable fe de nuestro colosal destino.

A todos nuestros hermanos en diáspora,

A quienes luchan en otras fronteras, vencerán,

Regresarán con buenas fortunas labradas por el recio trabajo,

Bendiciones a nuestro pueblo valiente fuera y dentro de esta Tierra de Gracia,

Creceremos aún más, como tepúyes y glorias patrias.

Despuntaremos en esta nueva alba planetaria,

Ha llegado un distinto amanecer hacia la cima de los cielos eternos,

Un oasis que vislumbramos desde del Roraima y la cresta del Churún Merú,

Jamás dudemos de la majestad y la misericordia del Todopoderoso,

Dios es el capitán de nuestra nave venezolana,

Dios es nuestra Rosa de Los Vientos,

Oh! Santísimo, quien guiará a nuestras almas urgidas entre oxidas borrascas,

Dios es Fuego de San Telmo de nuestras carrozas iluminadas.

Nacimos como brillantes, a poco seremos esplendorosos diamantes,

Por algo fuimos forjados con sangre, deseo, pasión y honor,

Dignos y en devoción imploremos al Santísimo Sacramento,

Zarpemos sin miedo a mares intensos, quien dijo, no será fácil,

juntos alcanzaremos la gloria de vivir en La Venezuela Libre.

Jinetearemos neblinas y vastas tormentas,

Sin recelo, despertaremos porque somos domadores entre aguas turbulentas,

Somos los héroes, somos campeones,

Argonautas somos junto al bravío Jasón, conquistaremos el aspirado Vellocino de Oro.

Heredaremos el máximo expendedor en esta -La Nueva Belén-,

Somos -Los Niños de La Nueva Israel Espiritual-,

Transmutaremos como el oro, el incienso y la mirra de los reyes magos,

Somos la vid sagrada de las Mansiones Verdes de Hudson,

Las Regiones Equinocciales del sabio Humboldt,

Romeo y Julieta venciendo la hoz de la muerte,

Somos -El Paraíso Perdido del poeta John Milton-,

-La Jerusalem de William Blake- y Los Himnos de Hubert Parry,

Miranda nos percibió y nos refundó como el Nuevo Edén desde Inglaterra,

Bolívar, Sucre y los grandes nos constituyeron un 18 de Agosto de 1811,

Somos Los Genuinos Libertadores de La Santa Cadena de América,

Que orgullo Santo Dios!, qué distinción, un inequívoco honor ancestral desde las nieves andinas.

Somos el nuevo mundo en plena gestación,

Somos dulces sabias de las mejores cosechas que se haya conocido,

Somos decoro y preclaridad, hombres y mujeres, niños y ancianos,

Tirados por Musas y Carros de Fuego, Subimos A La Misma Cumbre del Centro del Universo,

Somos Jóvenes Eternos, Hijos de Dios, Miles de Antorchas Como Nuevos Prometeos,

Hijos de Carabobo, Pichincha, Bomboná y Ayacucho,

El Cóndor y el Águila Unidas,

Somos El Imperio del Sol que Manco Cápac siglos atrás en el incanato atisbo,

Somos La América Unida Por Lazos Que El Cielo Formó,

Somos Venezuela, La Nueva Jerusalem.

Feliz 2018, seamos felices porque agraciados somos, disfrutad pues de La Primera Cena De Los Mejores Años De Nuestras Vidas. Amén, Elah.

Néstor Sánchez Quintero – 1 de Enero de 2018

Para consultas psicológicas y astrológicas empresariales, familiares y personales a nivel internacional mi contacto es, email: nestorsanchezastro@gmail.com; Facebook: nestorsanchezastro y Twitter: @nestorsanchezas, mi celular +584147936191

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Abogados de Venezuela a la AN: “Los venezolanos, tenemos derecho a que ese juicio se lleve a cabo y se conozca la verdad.”

EL BLOQUE CONSTITUCIONAL DE VENEZUELA EN LA LUCHA POR LA REINSTITUCIONALIZACIÓN DE LA JUSTICIA Y DEL ORDEN DEMOCRÁTICO En virtud de que el presidente de...