Orlando Magiagli ¡¡Ahora, a orar a Dios de rodillas!!

Opposition activists stand along the fence of the Francisco de Miranda air force base during a demonstration against the government of Venezuelan President Nicolas Maduro in Caracas on June 24, 2017, near the place where a young man was shot dead by police during an anti-government rally two days ago.
A political and economic crisis in the oil-producing country has spawned often violent demonstrations by protesters demanding Maduro’s resignation and new elections. The unrest has left 75 people dead since April 1. / AFP PHOTO / Juan BARRETO

Venezuela ha sido desahuciada. Reportes económicos recorren las redes con escenarios dantescos y nunca antes vistos en América. Lo peor, que la dirección del país, precisamente, ha buscado esos números para dominar cualquier rebelión, ¿Quién  puede hacer algo con hambre?

En un cauce que ha tomado 18 años, al fin hemos llegado al primer default, uno pequeño y quizás, hasta insignificante, comparado con lo que viene bajando por la ladera. Se oye el ruido ya de rocas enormes, acabando con cuanto árbol esté a su paso y los venezolanos, como venados “fareados” previo al gran y definitivo ¡boom! Estáticos, inertes y sin reacción posible ante la intensidad de la luz.

La usurpación de la oposición política, por agentes castristas ya es obvia, un grupo que representa escasamente a menos un tercio de una población que los sigue, más por fe y ausencia de alternativas que por auténtico liderazgo, se reúne con los dueños del lumpen, lo más arrabalizado de la sociedad, para decidir qué les conviene a los amos del fundo, mientras la gente languidece en una búsqueda eterna de lo que ya pronto no conseguirán en alguna parte.

Venezuela ha sido doblemente traicionada, no solo al ser entregada al único imperio americano, que es Cuba, sino que su suerte ha caído en manos de otros extranjeros, quizás con mejor fe, pero extranjeros al fin, La Comunidad Internacional.

Años de destrucción de unas Fuerzas Armadas siempre en entredicho y las permanente delaciones, traiciones y entrega de los pocos dignos militares que han osado alzarse, por parte de oscuros personajes, como julio Borges en diversas oportunidades y, el caso reciente del digno capitán GN Juan Carlos Caguaripano Scott, por Freddy Guevara y Carlos Ocariz, (hablo con conocimiento, no especulación) se han sumado a los gritos del eterno aspirante y socio de la destrucción el país Ramos Allup, de “CUIDADO CON UNA VAINA”, al referirse a los cuarteles; nos han dejado en manos de la disposición internacional de hacer algo por el país. Nos entregaron.

Lo más grave no es eso, es ¿Quién representa al país ante esta comunidad internacional?
Grupetes y grupitos, individuos en periplos dolorosos, han transitado como almas en pena los fríos pasillos de mármol en Washington y de los principales palacios de gobierno de Europa, en actitud valiente pero quijotesca, tratando de la mejor forma posible, pero sin suerte o representatividad, de aupar la bendita intervención pero ¿A cambio de qué y cómo?

La inocente creencia de los venezolanos de intervención, y en 6 meses elecciones aún denota la falta de madurez de aquellos que apoyan esta ruta internacional y manifiestan una falta de espinazo a la hora de hablar con claridad. Venezuela necesita no menos de 10 años de transición dura y pura.

Si, hablo posiblemente de una dictadura o “dictablanda” pero “dicta” al fin ya que el problema de Venezuela más allá de la urgencia humanitaria no es ya político, ni enteramente económico, es moral, es generacional, es ético.

Los venezolanos ya no están en capacidad de decidir qué desean, que quieren, van tras cualquier hoja al viento distraído en el marasmo de lo que ha ocurrido. Anteayer Coordinadora, ayer MUD hoy, “Soy Venezuela”.

La falta de valores o los antivalores han tomado por asalto a país, donde apenas una juventud digna “por los momentos”, ha dado la cara, sin ningún tipo de dirección, más que odio por todo lo que hay.

¿Quién, en su sano juicio entregará al país a estos que hoy negocian con narco asesinos, en un proceso electoral? ¿Quién puede permitir que estos gatos gordos de sangre de niños, organicen un proceso, para que ellos sean la sucesión que corrija el mal que han hecho?

¿Quién puede pensar que los co-creadores de esta cruz del calvario venezolano, puedan generar un auténtico cambio más, cuando comparten filosofía con este nefasto régimen del mal? Solo los ilusos que siguen espejismos de “autodeterminación de los pueblos”.

Elecciones producen un sentido de logro, pero la realidad es que solo producen un ganador y múltiples “deseantes” de fracaso en los perdedores en forma inmediata ante la urgencia de una verdadera Unidad Nacional en un país que; tres malas ideas se unen para vencer a una buena.

Nada ocurrirá aun… así que preparados para ver lo que nunca antes se había visto en estas latitudes, Biafra o Etiopía pueden ser espejos de lo que pudiera ocurrir en una vez, el país más próspero de américa. La Mesa de la Unida ha servido la mesa para una nueva invasión, esta vez no ideológica y lenta, violenta sino una rápida, armada, necesaria, definitiva y deseable.

Dios bendiga a Venezuela, quod futurum est!
Orlando @mangiagli
Por el @FrenteAmplio_Ve

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Canalizado por Lourdes Loreto Ravelo. 13-10-2017 “Están muy cerca de saborear la libertad y lo sabrán llegado el momento de máxima persecución y opresión. Lo que contribuirá a que sus corazones digan basta, y como una chispa traerá consigo los días y noches de mayor horror por ustedes vividos”.

Bendiciones en luz, os saludo. Una vez más las calles se tiñen de sangre. Del hombre con el hombre y de uniformados, que deshonran mi...