Orlando Mangiagli/Análisis personal de escenario “Trump y una acción armada en Venezuela”

Voy a tratar de lograr “sincretismo” entre hechos y expectativas e ir al punto rápidamente sin pretensiones de invadir los espacios “de expertos” que de alguna manera más que conveniente no tocan mi óptica de esta delicada situación.

¡Trump!

Trump gana obteniendo los votos de lo llamado “Inner América”, de personas que nunca habían votado sobre todo en el llamado “Rúst. Belt”. Obreros blancos y familias súper tradicionales, en zonas deprimidas con un sorprendente aumento del voto negro y latino.

Su victoria fue para muchos sorpresiva ya que muchos electores “Votaron en silencio” por el. Para mí no, esas elecciones fueron maravillosas para mi análisis y esparcimiento.

La campaña de Trump fue formidable desde la vista comunicacional. Me cautivó.

Al día de hoy, Trump a pesar de tener números en la economía más que deseables en áreas como el empleo, confianza y reactivación económica, enfrenta un ataque feroz, no sólo de los liberales demócratas y sus medios (CNN, NBC, CBS, CNBC, NYT, etcétera) sino también de su partido, donde tiene resistencia del ala más conservadora representante del Status Quo. Una resistencia contra lo que es considerado un “movimiento” que traspasa partidos, raza y creencias.

“MAKE AMERICA GREAT AGAIN”

Los ataques van desde señalarlo como un RACISTA misógino, a un traidor que gano las elecciones con “el eterno enemigo americano” Rusia.

Sus números superan la popularidad de Obama para la misma fecha en sus gestiones, de cara al proceso llamado “Mid-term elecction” de octubre para la renovación de las Cámaras del Congreso y Senado, donde hoy tiene mayoría.

ENTRAMOS EN EL TEMA VENEZUELA

Los nombramientos en posiciones clave como lo son “Home Land Security“, CIA, “Sec. De defensa y” Sec. de Estado” etcétera, de personas de línea dura y acción anuncian el regreso de políticas del “Águila Americano”, acciones como el ataque a Siria con misiles y actitudes con Irán y Corea del Norte así lo dejan ver.

La política exterior de Trump es confrontacional e intimidatoria, él sabe lo que tiene y lo que representa “su mercado” para el mundo.

Esto es esencial para nuestra lucha, pero el problema es el siguiente:

Trump debe ganar la elección en ambas Cámaras para mantener la mayoría y así poder evitar la amenaza latente del “Impeachment” (la destitución) promovido desde la izquierda y con eco en sectores republicanos.

Sin esa mayoría, Trump sería vulnerable y se vería forzado a negociar con el Congreso desde ese momento en adelante y UNA ACCIÓN ARMADA EN VENEZUELA, podría ser una excusa ideal para sus enemigos avanzar sobre él.

También estoy seguro de que no habrá una presunta coalición internacional que vaya más allá del circo humanitario como subterfugio de fondo.

EEUU conoce perfectamente la situación latinoamericana, de “nuestra falsa oposición venezolana” y las tribus que hacen lobbies para obtener la gracia del Norte con mayor desprecio que éxito.

Es lamentable, pero Miami se ha convertido en un séptico de lo peor de lo peor de la diáspora Venezolana.

Pasiones, apetencias personales, traiciones, lucro y la búsqueda de fama y fortuna, acompañado de los agentes de la tiranía en la oposición haciendo Lobbie para evitar cualquier movilización militar en nombre de la “democracia, diálogo y elecciones libres”.

No hay en Venezuela un grupo que represente al país y su lucha que sea homogéneo, coherente o reconocido con quien contar para manejar el poder en caso de una acción de este tipo.

Apenas unos nombres se barajan en altas esferas nórdicas.

Aparte de esta ausencia de liderazgo, la acción militar sería terreno movedizo que despertaría a su vez grandes “sentimientos anti imperialistas” movilizados por la izquierda latinoamericana y mundial con pronunciamientos en contra desde la ONU, OEA y cuanto bicho de uña.

Ante estos escenarios, sus hoy aliados, en el mejor de los casos harían silencio, pero en general contaría con un rechazo público a una acción de este tipo, por motivaciones políticas internas… como en el caso de #Duque que a pesar de que pueda facilitar la acción, por pertenecer a la Otan, deba asumir una posición crítica ante la reciente “victoria de la Izquierda” en Colombia. El caso se reedita en mayor o menor forma el el continente.

¿Para que invadir?

Sin duda Venezuela es peligrosa para la región, tanto o más de lo fue y es Cuba pero.. ¡Ahí está!.

Así también debemos pensar en:

“¿No es cierto que todos estos países que levantan la voz se han beneficiado de los mercados abandonados por nosotros?”

Miles de millones de dólares han ingresado en sus economías, por dineros mal habidos, y por el vacío dejado por Venezuela, en los mercados hemisferios.

¿Les conviene a nuestros vecinos una Venezuela prospera, que retome sus espacios en estos mercados?

Eso lo debe responder usted en su entender.

Si no se ve definida una línea póst elecciones en EEUU después de octubre, y no hay una contundencia en noviembre y diciembre, será muy difícil que pase algo… en los próximos dos años, dejándonos las expectativas sobre una posible re-elección de Trump, donde no tema a las consecuencias políticas, ya que iría de salida.

Venezuela esta más sola que nunca, los desplazados son un negocio redondo para los países receptores, mano de obra barata y ayudas económicas internacionales, manejadas a discreción de quienes están en el poder.

Sin embargo, también hay que tomar en cuenta que esta migración, puede desbordar toda contingencia y convertirse en la piedra en el ojo de “nuestros hermanos” latinoamericanos.

La geografía de Venezuela le da una frontera muy porosa e incontrolable, que puede generar auténticos desbalances en la tierras de recepción de la marea migratoria y si esto llegara a afectar la popularidad de los políticos de estas naciones, es este punto de inflexión donde se verían auténticamente motivados a actuar por interés propio y supervivencia, más que por auténtica preocupación por nosotros como pueblo.

En conclusión:

Las visiones de los escenarios deben ser complejas e inclusivas, de las dinámicas internas y políticas de los actores.

No puede usted basar su decisión, en las retóricas de personas y organismos que NUNCA HAN ACTUADO, más allá de una diplomacia de micrófonos, a conveniencia del discursos que buscan afinidad, no soluciones.

No crea en sanciones, vea a Cuba, pocas naciones más sancionadas y sin embargo, el régimen prevalece sin alcanzar un 1% de las riquezas del subsuelo venezolano. Estás sanciones, a su vez han sido claves en el proceso de dominación, sobre el pueblo cubano.

Si usted ve le quitan miles de millones a un jerarca de la tiranía, entienda tiene miles más. Esto lo esperaban. Desde hace mucho tiempo tienen recursos fuera del sistema bancario.

Entender más allá del espectro mediático, le puede dar a usted un chance “ganador” en su subsistencia.

Mi consejo, ¡piense!

Vea a su alrededor e interiorice la información sin pasión y menos odio.

Es usted responsable único de su bienestar y seguridad.

Espero este análisis llegue a destino y contribuya a que usted pueda determinar, lo mejor que pueda hacer por los suyos.

No se deje engañar, la mentira es el arma más poderosa del régimen y sus operadores.

No soy fatalista, doy una verdad oculta a simple vista y este análisis no pretende ofrecer conclusiones.

La esperanza es un espejismo, busque la verdad.

Orlando Mangiagli
Twitter @Mangiagli

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

M/Actualidad Internacional/El secretario general de la OEA «no descarta» una intervención militar contra Maduro

Europa Press | Cúcuta, Norte de santander, Colombia | 15/09/2018 Fotografía cedida por la cancillería de Colombia del secretario general de OEA, Luis Almagro (i) y el ministro de...