Othrolo Khomas ¡Nicolás, los venezolanos no somos masoquistas!

El deterioro social, económico, político,  espiritual y moral que atraviesa nuestro país, finalmente, fue reconocido por Nicolás Maduro mediante una grotesca palabra, no obstante, muy elocuente, cuando dijo: “Venezuela, es Venezuela; jodidos, pero felices”. Lo triste de este reconocimiento histórico, es que está asociado a la condición más vil de un ser humano, como lo es el masoquismo.

El diccionario de Real Academia Espoñola define a la palabra masoquismo de la siguiente manera: Complacencia en sentirse humillado o maltratado.

Cuando Maduro afirma que los venezolanos somos felices, a pesar de la calamidad humillante que vivimos, maltrata sin parangón en nuestra historia la dignidad de cada venezolano.

Me pregunto, Maduro:

1. ¿Quién puede ser feliz en un país con la inseguridad personal que vivimos los venezolanos, ante la cual estamos expuestos cada día a ser víctimas de la violenta delincuencia en todas sus formas de expresión que azota al país?

2.¿Quién puede ser feliz en un país con una inflación acumulada del 2.200%,  cuya moneda está  tan devaluada, y esto a diario, que los precios de los  bienes y servicios suben día tras día  posicionándose en niveles estratosféricos insufribles?

3. ¿Quién puede ser feliz en un país donde no se consiguen los medicamentos para pacientes con patologías crónicas, carcinomas, HIV Sida, cuyas vidas están al filo de la muerte, y si se llegaran a encontrar tales medicamentos sus costos están tan inaccesibles que de igual forma los pacientes no los pueden adquirir?

4. ¿Quién puede ser feliz en un país donde el dinero efectivo, cada vez se consigue menos, y ni siquiera en los bancos donde tenemos guardado nuestro poco o mucho capital nos los dispensan, facilitando esto el enquistamiento de mafias, que ahora venden el efectivo a un costo entre el  30 al 50%?

5. ¿Quién puede ser feliz en un país donde la familia presidencial y cercanos a esta, está tan desprestigiada por la sombra del narcotráfico en su seno íntimo que, incluso, ya están unos de ellos detenidos y condenados en los Estados Unidos y a otros la DEA les están haciendo seguimiento?

6. ¿Quién puede ser feliz en un país donde los líderes gubernamentales tienen sanciones por parte del gobierno de los Estados Unidos de Norte América, de Canadá y de Europa que limitan las negociaciones internacionales, trayendo esto más asfixia a la ya maltrecha economía?

7. ¿Quién puede ser feliz en un país donde no hay independencia de los Poderes Públicos y lo que prevalece es un monopolio del Poder Rojo, al punto que quienes piensan diferente son perseguidos, sin ningún tipo de garantías, ya que no existe “Estado de Derecho”?

8. ¿Quién puede ser feliz en un país donde nuestros hijos están emigrando a otros países en la búsqueda de mejoras en la calidad de vida, desmembrándose así el núcleo familiar?

9. ¿Quién puede ser feliz en un país con un sistema eléctrico colapsado y que, adicionalmente, siendo el  país con la mayor reserva de crudos pesados en el mundo, la escasez de las gasolinas, gasoil, gas licuado, y otros derivados campea de forma inclemente?

10. ¿Quién puede ser feliz en un país donde los repuestos para vehículos, aceite de motor, cauchos, partes eléctricas, entre otros, no se encuentran en el mercado automotor, y si se  encuentran las mafias que controlan este sector que los venden a precios exorbitantes?

11. ¿Quién puede ser feliz en un país donde el transporte público cada vez es peor, menos unidades disponibles al servicio de la comunidad, al punto que vemos camiones montando gente como animales (Perdonen el símil, por favor. Es solo con fines ilustrativos), y todo esto por lo irreparable que resultan las unidades de transporte?

12. ¿Quién puede ser feliz en un país donde los líderes invitan a hacerse adeptos de figuras del mundo espiritual esotérico como María Lionza y muchos otros, dándole la espalda al Dios Único y Verdadero, Jehová de los Ejércitos?

13. ¿Quién puede ser feliz en un país donde sus conciencias pretenden ser compradas exigiéndoles sacar el Carnet de la Patria, para poder disfrutar de los beneficios y derechos que nos consagra la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, mediante nuestra cédula de identidad?

13. ¿Quién puede ser feliz en un país cuya historia ha sido estigmatizada por la corrupción administrativa, siendo ésta última etapa de la República la de mayor envergadura en esta materia, con la mayor impunidad trayendo ruina en extremo a la nación?

Me pregunto, Nicolás Maduro: ¿Quién puede ser feliz con estas condiciones de país? ¡Por favor, deje el cinismo a un lado! Solo los masoquistas lo pueden ser, y los venezolanos que tenemos dignidad, no somos masoquistas.

Así que, ante su desfachatez, Maduro, los venezolanos le exigimos respeto a nuestra dignidad. Aún más, le exigimos se centre en la cordura, y permita junto con su séquito, que nuestro país reciba la Ayuda Humanitaria de rigor ante la crisis que, por políticas económicas anacrónicas de un modelo socioeconómico trasnochado, usted y su antecesor han generado en nuestra nación. ¿Qué hay guerra económica? Es indiscutible. Pero, asuma su responsabilidad y enfréntela con gallardía.

Los venezolanos somos felices por otras razones, que se resumen diciendo que Venezuela es un país extraordinario, dotado por Dios con una riqueza natural sui generis, con mucha gente fuera de serie y muy brillante; pero no por estar “jodidos” por sus pésimas políticas económicas y la corrupción administrativa.

Por una Venezuela cuya dignidad se respete.

Othrolo Khomas

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

ROGELIO BOLÍVAR: Noticias 19 06 2018

#MirandaInsegura/ Hombres matan y descuartizan a una mujer y a un...