Palestra Insular   Manuel Avila Sorpresa verde

Cuando los twiters del ex diputado verde empezaron a rodar por las mensajerías regionales causaron una crisis de risa que todavía se escucha en la región. Esa tesis de pretender reconstruir a Copei después de haber convertido ese partido en una casa vieja sin militantes, sin diputados y sin banderas, es parte de las ambiciones de quien no conoce la ideología del partido socialcristiano y mucho menos a su militancia.

Por eso hablar de la sorpresa verde para el día 13 de enero es un intento por pegar la mano a una organización que se le murió en sus manos por su terca idea de querer manejar la tolda verde a distancia para cosechar solo sus beneficios personales.

Sin militancia, sin partidarios y solo con unas banderas verdes que tienen otro dueño en la Secretaría General que maneja un copeyano auténtico como Luís Villarroel que desde ya se anuncia como candidato a Alcalde del Municipio Díaz y está empeñado en meter de nuevo al partido de la lanza, pero sin malandros en el riel político regional.

Y en estos días me decía Luisito Villarroel es que la única sorpresa del “viajero inasistente” es anunciar la candidatura del muñeco a quien Marisel le dio las dos felpas más grande de sus días con ventajas escandalosas que le deben producir pesadillas por largos años, pero aun insiste en ladrar por los lados de Díaz.

No se sabe con qué copeyano intentará el desarraigado ex Presidente de Copei iniciar una tarea que le queda grande porque solo dejó en su libre tránsito por las filas verdes un montón de escombros que lo sentencian como un muerto de la política neoespartana.

De realizar romerías verdes ya hay historias repetidas que solo dejan tres páginas pagadas en los rotativos regionales y un saco de esperanzas que solo tienen asidero en el plano de la fantasía.

Vamos a ver quiénes son las sorpresotas y si no va la militancia verde que anda despavorida por los pueblos de Margarita y Coche, solo se volverá a las dos páginas pagadas en los rotativos regionales cuando la rana eche pelos como dice el refrán, pues intentar reflotar a Copei sin ideología, sin siglas, sin partido y sin militantes es una tarea harto compleja

Copei ya pasó con sus malas influencias y el uso de los símbolos de un partido con historia y condenado a perderse entre la historia y la fantasía. Por eso me dijo Luís Villarroel “ese patán recibió a Copei y el mismo día ya no existía partido porque solo se ocupó de conducir la barca verde al fondo del precipicio”.

Esa es una verdad del tamaño del cielo y ahí está la creación de Roberto Enríquez convertido en un mutante de la destrucción porque se acabó el imperio del Maestro de la Mentira y entró Copei en su fase terminal para quedar dividido en mil pedazos y sin militancia que siga a un irresponsable que no sabe hacer política.

Ahora cuando ondean la banderas de la Unidad Nacional como una fuerza superior que le pasó a los partidos políticos y sus dirigentes por encima, no quedan dudas que estamos ante una organización con mucha historia que fue manejada por jugadores de baratija que pretendieron usar la lanza del partido verde para llenar sus arcas y seguir engañando a los margariteños con espejitos de colores y afán de servidores públicos que solo les ha permitido llenar sacos y ser ricos sin importarle que la organización que fundó Rafael Caldera no puede ser un escondrijo de fablistanes y piratas que sueñan solo con botines dorados sin importarle el futuro de nuestros pueblos.

Ahí quedó encallado el buque de Roberto Enríquez por osar expulsar a Eduardo Fernández de la organización que lo vio soñar con ser Presidente, pero tantos unos como otros se entregaron a las busacas de los magos de la mentira que pretendieron hacer de Copei un bazar que le diera ganancias para toda su vida.

Esa historia quedó enterrada y ya no más para quienes no volverán a la política insular porque perdieron la química con la militancia copeyana y solo se ocuparon de sus negocios particulares.

Ahora cuando Copei cumple 70 años de historia corresponde a la misma militancia sacar de sus redes a maromeros y payasos que ningún favor le hacen a la democracia porque su único norte es el enriquecimiento y la acumulación de riqueza y solo buscan salvación a su muerte política prematura, pues actúan contrario a lo que dijo el líder fundador de la tolda verde, Don Rafael Caldera “Así como la guerra, en cualquier parte, es una amenaza para la paz de todo el mundo, así mismo la miseria en cualquier país de la tierra es una amenaza ineludible para la prosperidad y el bienestar en todos los países”. Esos no son los hombres para refundar a un partido Copei que no necesita de maulas y jureles de la política.

Manuel Avila

@encíclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Miguel Méndez Fabbiani: Régimen Socialista  hundió al pueblo de Venezuela en la pobreza energética.

-"Denuncio a los medios de comunicación nacionales e internacionales la incapacidad manifiesta, ineficiencia agravada y corruptela desbocada de la alta cúpula del régimen venezolano en...