Paradigma                                                            Manuel Avila                        Una Unidad Superior

 

Ha muerto la MUD. Se acabó la Unidad por los errores de los protagonistas de las cúpulas partidistas que movieron muy mal las piezas del ajedrez estratégico. Por eso se perdió la ruta de los triunfos y condenaron a la oposición a una cadena de derrotas que forman parte de la historia negra de la política nacional.

Ahora, cuando se perdieron las elecciones de gobernadores y las de alcaldes están en el filo de la navaja solo entregarse a las manos de Dios, para salir con  bien de un escenario de la desesperanza, la decepción y la abstención.

Pero quedó claro que la MUD murió y se partió en tres mitades integradas por el grupo élite que integran Capriles, María Corina y Leopoldo, los social demócratas integrados por Ramos Allup, Henry Falcón, Manuel Rosales y un tercer grupo formado por Baduel, Ledezma, Leocenis García y el otro grupo está formado por quienes no creen en nadie y apuestan al nacimiento de una Venezuela diferente alejada de los que perdieron su tiempo debatiendo con el chavismo sobre un diálogo imaginario que no existe.

Esa Unidad Superior requiere de acuerdos porque ningún grupo sobrevive sin el otro y tendrán que desaparecer de la escena los mismos tipos que toda la vida han estado en el juego político ocupando los espacios como privilegiados del poder.

En Caracas las cúpulas fracasaron al permanecer toda la vida tomando las decisiones por la gente de las regiones y con sus lugartenientes en la provincia llevándose todos los trofeos electorales. Ese ejercicio lo podemos realizar viendo con un prisma los protagonistas de la vida política nacional y de las provincias y los resultados son los mismos rostros con las mismas máscaras y los mismos maquillajes.

Pareciera que Ciudad Gótica se vino a Caracas a ocupar los espacios de los venezolanos sin tomar en cuenta el derecho de los venezolanos a elegir porque hace buen rato le quitaron a los venezolanos la posibilidad de elegir.

Los partidos se tomaron el juego para si hace muchos años y no quieren entregar las máscaras de los mismos bichos que son parte de la mitología política nacional y regional. De esa forma los diputados son los mismos, los gobernadores y alcaldes los mismos, los presidentes los mismos y los concejales las mismas caras.

Más nadie existe en este país para ocupar cargos públicos porque la gente buena se alejó de un escenario que consideran asqueante por las jugadas sucias el manejo de los hilos    de la partidocracia y la picardía como elemento fundamental para ganar las candidaturas a reina de carnaval inclusive.

Por esas razones el país debe cambiar su forma de elegir porque no basta con votar, ya que eso no es suficiente para formar la Unidad Superior que aglutine al país, pues el PSUV el partido de gobierno son los mismos personajes los que ocupan los puestos de comando en una especie de enroque que partidizó la organización roja hasta convertirla en una cúpula que pone en los espacios de elección popular lo que decidan los otros protagonistas con batolas rojas.

Esa sociedad de independientes que han visto de cerca la actuación de los dos bandos polarizados ve con estupor las negociaciones, los diálogos y revisa las opiniones de los llamados candidatos de la renovación política que solo buscan el poder para desarrollar proyectos individuales, donde Venezuela no ocupa los espacios que quiere el pueblo.

Pretender usando el sustantivo “Pueblo” como instrumento de la mentira es solo una especie de pantalla de la farsa que solo termina enterrando a una sociedad  agobiada por los engaños de los actores políticos.

Venezuela reclama una Unidad Superior que esté integrada por ciudadanos alejados de esa partidocracia enfermiza donde las traiciones, los golpes en la oscuridad y los negocios donde entregan a cualquier dirigente político o líder de comunidades por un espacio para los compañeritos de partido.

Pero he visto  con estos ojos cómo se traicionan como se dan portazos en las narices y como entierran la lealtad por cuatro bolívares en un país donde lo que menos vale es la patria.

Manuel Avila

@enciclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Antonio Sánchez García @Sangarccs Ante las elecciones: ni abstención ni participación. ¡Boicot!

(La opinión de Antonio Sánchez García/2 11 2017) “No hay otra alternativa grande y digna que el boicot electoral, la paralización del país en protesta pública...