Paradigma El gran gallero

De jugadores de gallos conozco bastante en el plano de la política, porque muchos de ellos han desarrollado una habilidad por la picardía que les ha permitido hacer truculencias, para salir adelante en cuestiones electorales.

Y se atravesó este Diosdado Cabello que según el diputado por el estado Bolívar, Américo de Gracia “es un gallero que juega sumas fabulosas en Upata y en distintas partes del Oriente del país”.

Nada tengo contra los galleros, pero resulta anti ético y poco moralizante que el Presidente de la AN sea jugador y gallero, dos planteamientos a lo que le podemos enseñar con orgullo a las próximas generaciones.

PELEAS DE GALLO

En primer lugar, resulta contraproducente mostrarle al país en pleno siglo XXI a una figura pública que utilice a los animales en matanzas encarnizadas, lo que es cuestionado por organismos internacionales, nacionales y regionales que condenan tal barbarie en una Venezuela que ha dejado atrás esos juegos del primitivismo ancestral.

Unas cuantas fundaciones animales deberían estar protestando frente a la AN… si lo que dice el diputado Américo de Gracia es verdad, ya que no se concibe que quien debe servir de faro de luz en estos tiempos, esté usando a los animales como instrumentos para el lucro y la matanza de una especie tan maltratada como los gallos.

Y si es apostador, como dijo Américo de Gracia que realiza apuestas millonarias también le cae encima los principios éticos y morales a los que acuden los revolucionarios para dar clases magistrales ante el mundo de honestidad y pureza en el mando.

Es que Diosdado Cabello no es cualquier persona sino un funcionario público que ha ocupado espacios importantes en la Gobernación de Miranda, vice Presidente de la República y ahora Presidente de la AN y enlace del gobierno venezolano con el cubano a donde acaba de ir a mostrarle a Fidel y a Raúl la cosecha conseguida con la aprobación de la Ley Habilitante para que Maduro gobierne sus obstáculos.

No es justo que el pueblo venezolano tenga como su Presidente a un jugador de gallos que apuesta sumas fabulosas, como dijo Américo de Gracia para dejar un mal ejemplo ante los niños de Venezuela y ante los ciudadanos del mundo.

Esa invitación y reto que hizo Diosdado Cabello a Américo de Gracia a que probara su tal personalidad de jugador de gallos, y lo más peligroso de apostador con sumas fabulosas, debe ser investigado no solo por Américo de Gracia, sino por el señor Pedro Carreño, Presidente de la Comisión de Contraloría… no vaya a ser, que los jugadores de gallos se posesionen de los cargos públicos venezolanos en pleno Siglo XXI para convertirse en anti modelos de funcionarios públicos.

No dudamos de las palabras de Diosdado Cabello y tampoco de los que esgrimió el diputado del estado Bolívar al señalar que habían visto al Presidente de la AN apostando a los gallos con sumas fabulosas en Upata, del estado Bolívar. A lo mejor resulta una falsa campanada del diputado De Gracia, pero si alerta a la comunidad venezolana para que los galleros no se apoderen de espacios públicos con sus malos ejemplos.

De todas formas, al señor Carreño que todo lo investiga le corresponde recoger lo que se dijo ese día de la aprobación de la Ley Habilitante en el que Erick Mago de la Comisión de Contarloría acusó a otros de delitos por compra de terrenos y fue acusado por el robo de más de 220 toneladas de sal cuando fue Presidente de Ensal.

Los trapos sucios salieron al sol en la AN y pagaron algunos que tienen sus cuentas guardadas como trompo enrrollado y que pronto pueden salir al sol.

manuel avilaManuel Avila

@enciclica

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios: