Paradigma Es el líder

 La revolución metió preso a Leopoldo porque le respiraba en las orejas y sentía el aliento de su jadeo en la espalda de Maduro. Y es que el líder de VP se movió como un peso pluma para poder despertar a un país dormido después que Capriles entregó el triunfo electoral sin lanzar ni un traqui traqui.

Todavía la gente estaría manifestando en las calles si el líder de ese momento hubiese inclinado su balanza hacia el reclamo de un triunfo que se dio en las urnas electorales y que legítimamente los venezolanos votaron masivamente por él para cambiarle el rostro al país.

Pero más pudo la red electoral manejada por Tibisay Lucena, Jorge Rodríguez y Ramiro Valdez. No pasó nada y el país siguió en el sopor de su modorra hasta que apareció Leopoldo López a reclamar los derechos de los venezolanos con su coraje y su valentía por delante.

Ese guáramo de éste líder de las redes sociales le dio el impulso a los venezolanos para que salieran a las calles a reclamar las condiciones de vida del venezolano y por supuesto de un modelo de país que ha sucumbido en medio de tantas promesas electorales fallidas.

No podía fallarle Leopoldo López a los venezolanos porque nació para triunfar y aunque el régimen conociendo de su potencial presidencial lo ha intentado sacar de la línea de carrera en par de oportunidades, no desestima el sentimiento de la gente por una figura que ha mostrado su coraje como carta de presentación.

Esa es la realidad de una figura pública con la química con el pueblo al formar las redes sociales de la gran Caracas que suenan duro cada vez que hay un proceso electoral. Ahora creer que, con tener a Leopoldo preso alargan la vida del régimen en el poder, es una simple ilusión óptica que más temprano que tarde terminará sacando a flote la fuerza ciclónica de una nación tan llena de imponderables y frustraciones.

 El uso y abuso del poder para imputar al líder de la oposición de los últimos tiempos es simplemente una fanfarronada que terminará sepultando las ambiciones eternas de quienes en 15 años solo terminaron estafando al pueblo con ofertas electorales que nunca cumplieron y que vemos como una pesadilla al recrudecerse los problemas supremos del país.

Por eso el haber utilizado la figura comprometida ideológicamente como el Fiscal Nacional 41, abogado Franklin Nieves Cepace para imputar a Leopoldo por causas infundadas tales como: homicidio intencional calificado, terrorismo, lesiones graves, incendio de edificio público, daños a propiedad pública, delitos de intimidación pública e instigación a delinquir son razones suficientes para ver de cerca la cara de la manipulación política.

Es por eso que los abogados de Leopoldo López los profesionales del derecho Bernardo Pulido, Enrique Guedez Falcón y Juan Carlos Gutiérrez tiene esperanzas de sacar al líder por cualquier vía de las mazmorras de Ramo Verde. Aquí hay que analizar que es una lucha contra el poder del Estado y en esa audiencia solo se realizarán trámites que solo terminarán de justificar las razones del gobierno de mantener en prisión a un ciudadano al que se le han violado sus derechos humanos fundamentales.

 Por ahora. el capítulo del encarcelamiento de Leopoldo se convierte en una novela de terror en la que el protagonista líder sigue privado de libertad y el pueblo en la calle seguirá presionando y confiando en que pronto vendrá la justicia a poner orden en una anarquía brutal manejada desde Cuba por los esbirros del país. Todo eso pasará en cualquier momento en medio de una crisis que nos dejó un país deshumanizado, sin Estado de Derecho y por supuesto sin esperanzas de salir de esta selva de la impunidad.

manuelavilaManuel Avila

@enciclica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios: