Paradigma         Manuel Avila             ¡Así no!

 

Ese eslogan que fabriqué hace unos años cuando el referéndum contra Chávez y que del cual se hizo eco Primero Justicia, a nivel nacional, en aquel momento vuelve a tener vigencia en estos momentos aciagos que vive la República.

No es posible ir a elecciones presidenciales en las condiciones electorales que pretende el régimen, con una data contaminada de vicios y trampas por doquier, y con un CNE plagado de directores rojos que solo ven en la trampa el caldo de cultivo para salir de triunfadores.

Por eso el “Así no” cobra fuerzas y obliga a los partidos políticos que se alejen de ese caramelito envenenado y salgan a las calles a reclamar un proceso transparente y democrático. De esa forma la presión internacional, de todas las naciones acompañarían a Venezuela en su lucha por ir a elecciones, con un CNE equilibrado y sin esos pícaros que forman parte de su esencia roja.

Venezuela se respeta y por eso, cuando veo a cuatro o 10 políticos alborotados gritando “Unidad”, con franelas y consignas, entiendo porque ha estado equivocada la clase política venezolana.

No se trata de ir a un proceso confiando en lo que dicen las encuestas de que 70% de los venezolanos no quieren a Maduro, sino de preservar la decisión de un pueblo, que ha visto vulnerado su derecho al voto, por la mano manipuladora de unas señoras disfrazadas de samaritanas.

“¡Así no!” deben gritar los venezolanos en las calles, para no avalar un régimen de delincuentes electorales que ven en la trampa, en la presión económica y en la locura por el poder, sus instrumentos para perpetuarse para toda la vida en el país que arruinaron ante los ojos del mundo.

Qué ninguno de esos políticos obtusos, de esos que creen que lanzándole piedras a la luna podrán sacar a Maduro de Miraflores, y que ven en esa decisión su oportunidad de escalar espacios de poder, puedan aparecer en escena a tratar de convencer a la gente, para que vayan con esas condiciones electorales, al mismo pelotón de fusilamiento, que cosió con balas a los gobernadores y alcaldes.

Acaso no tienen memoria “estos politiqueros de oficio” para olvidar tan pronto que hace escasos tres meses y un mes, le dieron una felpa a los candidatos a gobernadores y alcaldes que según las encuestas arrasarían en esos procesos comiciales.

Por eso, es que los venezolanos han dejado de creer en los partidos políticos, porque se han convertido en una jauría de ambiciosos, que no calcula sus saltos y analizan la política solo para armar festivales de publicidad y festines de la pérdida de tiempo.

“¡Así no!” grita de nuevo el pueblo de Venezuela, porque estamos en mano de una guarida de pillastres que solo creen en esa trampa caza bobos, que solo arroja derrotas y más derrotas.

Si los venezolanos no logramos cambiar las reglas del juego electoral no quedan dudas de que no tenemos gane ante un CNE tramposo y manipulador, pues es evidente que se manejarán los votos a su antojo.

Eso está claro y no es posible que los políticos muerdan el peine de nuevo, para complacer a los rojos de la cúpula chavista que juega a perpetuar al rechazado Maduro en el poder. En cualquier país del planeta, un gobierno con un rechazo del 90% por haber arruinado a Venezuela, por una hiper inflación del 3 mil %, por falta de medicinas y por una escasez bestial, que condenó a los ciudadanos a la peor hambruna de su historia.

Sin dudas, que es imposible caer de nuevo en esa trampa electoral montada por los revolucionarios y rechazada, no solo por los venezolanos, sino por toda la comunidad internacional, que considera a un gobierno tramposo como el motor de la estafa electoral más grande de la historia mundial.

“¡Así no!” cobra vida de nuevo y condena a los políticos que andan alborotados por realizar elecciones contra la pared, porque quedarán como traidores, ante una sociedad que no está ganada para seguir el juego a unos chavistas, empeñados en seguir el festín electoral a cuenta de la burla a una nación.

Venezuela se respeta y conminamos a los políticos a no participar ni en actos de validación, ni en elecciones simuladas, ni en ningún sarao revolucionario que solo  busca salvar a una nación que está viendo de cerca el acto de corruptelas más grande de la historia.

Con esa trama montada sobre los hombros de Rafael Ramírez y Diego Salazar, se cocina el guiso especial perfecto para sacar al gobierno de la quiebra del país, y de esa manera sacar de los visos de corrupción a todos los integrantes de un gobierno marcado por la huella negra de la corrupción.

Con esta olla podrida, más nunca este gobierno corrupto podría ganar alguna otra elección en esta nación, pero que el gobierno busca un chivo expiatorio para justificar la ruina nacional.

“¡Así no!” vamos al juego electoral de alguna manera y que aprendan los políticos venezolanos que este pueblo no se chupa el dedo y no seguirá a ninguno de estos ambiciosos personajes a un acto tramposo que solo busca perpetuar a Maduro en el poder y solo eso.

Manuel Avila

@enciclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Titulares de La Bicha viernes 20 de abril de 2018 Las delaciones que desbarataron la Resistencia … II

Con los buenos días, Napoleón para ti, para los compañeros de AEV Stereo y para todos los esbirros que nos espían y escuchan en las...