Paradigma   Manuel Avila Consulta Popular

 Los chavistas alegaron que la figura del Plebiscito era inconstitucional y se encontraron con la sorpresa que la AN usó la Consulta Popular como la jugada maestra que puede ser convocada por el organismo legislativo para consultar al pueblo sobre temas fundamentales para la República.

Pero calaron los dos conceptos constitucionales y aunque se apartó el término “Plebiscito” para dar paso a Consulta Popular, esa jugada hizo perder la cabeza a Maduro y sus muchachos. Tanto fue la locura revolucionaria que al idiotizado Director de Conatel se le ocurrió la flamante idea de ir a todas las emisoras del país a prohibir que se use el término Consulta Popular porque le hace daño a la revolución.

Pero qué idiotez de un Director de Conatel, que obedece las líneas maestras de Miraflores para cuidar su silla en la oficina del control de emisoras del país. Pero se jodieron los enviados de Maduro porque nadie le está parando a esas órdenes desteñidas, que no llegan a ninguna parte, pues eso mismo pasó con los trabajadores públicos el 6D y la gente le jugó al gárgaro retándolos a que los botaras de sus trabajos. Eso no ocurrió ni va a ocurrir porque le faltan brazos al gobierno para controlar a una sociedad que le perdió el respeto al Mandatario y a su corte.

Esa Consulta Popular convertida en Parrilla Popular por el periodista Nelson Bocaranda es parte de la torpeza de un régimen que usa a sus esbirros para tratar de intimidar a un ciudadano que hace rato se rompió las amarras para declararse libre ante el mundo.

Ahora pueden estar seguros los revolucionarios que el 16J será la fecha histórica donde se romperán las cadenas de un régimen opresor que no encuentra la fórmula para frenar a una sociedad cansada de tanta represión y dispuesta a poner fin a esta pesadilla autoritaria que está terminando sus últimos días en el poder.

Con esa Consulta Popular que vuelve loco a los chavistas quedará probado que el 87% de los venezolanos no quieren a Maduro y por eso firmarán para que el mundo vea de cerca que el régimen perdió su popularidad y no tiene fuerzas para mantenerse en el poder.

Esa avalancha de ciudadanos sufragando hará perder la cabeza a un oficialismo que perdió la dirección y no encuentra la fórmula para rescatar el capital político que le dejó Chávez a su delfín Nicolás Maduro.

Pero el culillo es grande y solo le queda a los revolucionarios usar los cliches de la guerra económica y la página digital de Dólar Today para terminar engañando a su gente con fantasías sacadas de la manga del mago.

Esa es la realidad en esta batalla de las ideas que mantiene a la oposición batallando con un rival que tiene mucho poder y apela a la represión, a la coacción, a la intimidación y a la presión política para tratar de mantener los votos de la administración pública que nunca ha tenido amo.

De seguro se le reventarán las costuras a la revolución que se niega a entregar el mando, aun cuando saben que el pueblo no los quiere porque le robaron sus sueños y su futuro.

Así estamos en un país que marcha sin capitán de la embarcación y con la brújula descontrolada y con miles de millones de almas que apuestan a los cambios en medio de una tormenta que se llevará por el medio a esos disfrazados de revolucionarios que solo han logrado condenar a los venezolanos a la ruina y a la pobreza extrema.

Venezuela se respeta y en la Consulta Popular el único ganador será ese pueblo venezolano atrapado en sus propias locuras de elegir sin conciencia a un loco que solo trajo al gobierno un modelo populista que nada aportó a la salvación de la democracia.

¡Vamos Venezuela puja, que está naciendo el nuevo país con banderas y estrellas que muestran la cara limpia de la patria nueva!

Manuel Avila

@encíclica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Anónimo Henry Falcón, el de la boina roja y la corrupción

Ojo sépanlo todos:  ¡Henry Falcón ganó ampliamente! pero como camaleón que es, había pactado con los rojos una simulación de pérdida, a cambio le ofrecieron...