Paradigma      Manuel Avila      Cosas raras

A PJ la dejaron sin reparar en el proceso de validación porque al régimen no le conviene que el partido amarrillo participe en el proceso electoral presidencial. No dejaron vivo a los justicieros y le dieron oxígeno a los blancos de AD, cosa que solo deja a los herederos de Rómulo Betancourt como la única tarjeta para unas posibles elecciones presidenciales. Qué cosas raras viene ocurriendo en la política venezolana que pone a la gente a pensar en chanchullos cuadrados con la idea de maniatar a la oposición venezolana.

La gente se pregunta por qué invalidaron a VP, a PJ y a la MUD y solo dejaron vivita y coleando a la tarjeta blanca de Henry Ramos Allup. Eso no es producto de la casualidad y los hombres del régimen no son tontos en el proceso de selección de sus competidores. A VP la dejan fuera del contexto electoral porque es el partido del rival más compacto que puede tener el régimen que es Leopoldo López.

A PJ la sacan del juego para que no sea referencia en la sociedad civil venezolana donde tienen sus seguidores y no se conformaron con inhabilitar a Capriles sino que le quitaron la tarjeta amarilla y negra a los justicieros y a su vez le dan un toque a Julio Borges por estar de asomado en la mesa de negociación de Dominicana y cuando todo el mundo creía que al justiciero lo iban a premiar por el beso que le dio a Delcy. No fue así, sino que lo sacaron del juego para mostrar a los venezolanos la cabeza de la Medusa y señalarle que aquí manda el régimen y punto.

Cuando ocurren esas cosas raras no quedan dudas que estamos ante un rival de gran poder que hará lo que sea para aferrarse al mando, pues este gobierno solo tiene esa caparazón de poder para seguir escondiéndose de las investigaciones y persecuciones internacionales por múltiples delitos que presuntamente han cometido según las investigaciones de la policía del planeta.

Van a seguir ocurriendo cosas raras y los analistas continuarán lanzando sus aproximaciones a un show electoral que pone como carnada los comicios presidenciales con una mayoría roja en el CNE, una data manida y unas condiciones electorales que hacen ilegal un proceso comicial ilegal, arbitrario e inconstitucional. Eso es lo que hay y lo toman o lo dejan deja ver el régimen.

Lo cierto es que el gobierno insiste en realizar las elecciones en abril por encima de todas las cosas porque su objetivo es poner de nuevo a Maduro en el poder antes que la inflación llegue al 10 mil por ciento porque eso sería la catástrofe para el régimen, ya que es evidente el deterioro de la calidad de vida de los venezolanos.

Saben los rojos que esta vaina no la aguanta nadie porque la escasez de alimentos, la falta de medicamentos y una inflación que quiebra la economía nacional es parte de una pesadilla que había anunciado “el galáctico” y que terminaría arruinando la economía nacional. De eso se trata de adelantarse a la tragedia de grandes dimensiones que arruina cada día al país hasta convertirlo en tierra de nadie.

Pero como a nuestra gente la tienen bozaleada con las cajas Clap, con becas y bonos que son parte de ese populismo ramplón que solo es hambre para mañana, no quedan dudas que estamos atrapados por momentos en la trampa jaula de los mesías del poder.

Eso parece que lo entendieron los chavistas hace buen rato porque con esas migajas del erario público convertidas en becas y bonos atraparon a miles de almas sumidas en la ignorancia y el hambre colectiva hasta hacerlos morder el polvo de la miseria diseñada por los estrategas del régimen.

Da lástima que haya sido el mismo diseño cubano que criticábamos ayer cuando estábamos en la bonanza económica y que no fuimos capaces de visualizar en una nación con tantas frustraciones.

No se  sabe en qué momento pisamos el peine de la trampa, pero caímos en las redes de la muerte revolucionaria con la dádiva como carnada para someter a un pueblo de ignorantes que venían comiendo en las manos de los nuevos salvadores como mansos pelícanos de la mar nacional.

Llegó el momento de que los venezolanos entendieran las dimensiones de la crisis porque la ruina nacional está matando a medio país, el éxodo de las nuevas generaciones nos está dejando sin futuro y la camarilla gubernamental se está llevando nuestras riquezas a lugares recónditos del planeta.

Nos están dejando sin nada ante nuestros propios ojos y solo atinamos a lanzar latinazgos al aire que terminan convirtiendo a Venezuela en una tierra arrasada por la corrupción y el odio.

Qué lástima que perdamos la oportunidad de salir adelante en medio de esta tormenta, pues estuvimos en la cima del cielo internacional cuando entraron divisas de todos los calibres en momentos cuando al “Galáctico” roncaba como un  león en las montañas del mundo y nunca se percató que arruinaba al país.

Por eso cuando Maduro arribó al gobierno con sus sueños de grandeza siguió jugando con candela hasta llevar al país a la peor crisis económica de su historia. Pero pareciera que no ha pasado nada en estos 18 años donde solo de corrupción se ha bañado un gobierno maula y sin fronteras para frenar la corrupción más brutal de todo el planeta.

De cosas raras está embadurnado el régimen que juega al control de los tiempos y a maniatar a los venezolanos con consignas y miserias embadurnadas de pobreza, pues es evidente que están obviando las ruinas de un país sobre el cual caminan hombres y mujeres que cumplen la misión de convertir a esta tierra en ruinas y solo eso.

Seguirán ocurriendo cosas raras que atormentan la economía nacional porque un país hipotecado a los préstamos internacionales y condenado a entregar la renta petrolera a los países aliados que le dan los dólares para mantener el populismo de un gobierno marruñeco y sordo.

Manuel Avila

@enciclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Paradigma       Manuel Avila        ¿Será que cree?

Será que el Presidente Maduro vive en Marte o en otro planeta, porque cree que lo que da como limosna del petróleo venezolano es suficiente...