Paradigma   Manuel Avila    Cuál protector

La barbaridad constitucional de nombrar la figura del “protector” en las entidades regionales es parte de las bravuconadas de un régimen atarantado que supone abusar del poder para destruir una nación. De eso se trata esta locura del poder, que destroza las alambradas constitucionales y somete al pueblo a los caprichos de un sistema opresor.

Por eso, cuando habíamos visto las experiencias de Funda Lara y de Funda Miranda para someter al Gobernador Henry Falcón y al Gobernador de Miranda Henrique Capriles, no quedaban dudas que en Nueva Esparta los chavistas, que vieron morder el polvo a Mata Figueroa, no podía desperdiciar la oportunidad para poner un cepo al mandatario regional.

Con esa aberración jurídica mostró el gobierno sus cartas de la trampa y la marrullería tropical, pues es evidente que si Dante Rivas no sacó votos en la región, es imposible que ahora, por mandato ejecutivo se atreva a tomar el poder en sus manos para tomar decisiones de Estado.

De nada vale que los ciudadanos voten en elecciones “libres” porque no hay posibilidad alguna de evadir el cerco jurídico que el régimen de Maduro usa como gríngolas, para condenar a la oposición a esa cárcel imaginaria que significa mandar en tiempos de revolución.

Pero como las cosas se vienen haciendo al capricho presidencial, no quedan dudas que la ANC creada a imagen y semejanza del proceso, para tomar decisiones supra constitucionales que en nada caminan por los rieles de la Constitución Nacional.

No aparece esa figura del “Protector” por ninguna parte y eso es un indicativo que las autoridades rojas rompen los cercos constitucionales a punta de bombas y granadas que explotan en las propias narices de los ciudadanos de un país destrozado en sus cimientos fundamentales.

Pero vergüenza debería tener Dante Rivas de tomar decisiones por encima del Gobernador Alfredo Díaz, que fue el mismo que le propinó la pela histórica por la Alcaldía de Mariño y donde ni las camionetotas negras salvaron al ex gerente del Saime de la peor paliza de sus días.

No pudo Dante elevarse en aquel momento y quedó derrotado ante los ojos de sus jefes del Psuv, pues quedó molido electoralmente y no pensó nunca que volvería a Nueva Esparta a disfrazarse de “Protector” para simular un poder que no se lo dio el pueblo.

Querer mostrarse como el dueño del juego político en la región, no solo deja al descubierto la cara sifrinesca de Dante, sino que lo pone al escarnio público al violar los principios constitucionales sin respetar la Constitución Nacional.

Cómo aquí no hay Constitución posible que sea respetada por los propulsores del abigeato electoral, no quedan dudas que los rojos saben lo que están haciendo y siguen empujando la barca nacional hasta colisionar en medio del mar picado.

Creer que los ciudadanos no se percatan de las irregularidades que cometen los actores políticos del régimen es parte de la locura de un cenáculo del poder que abusa de su poder y humilla a sus contrincantes.

En ninguna parte del planeta existe un gobierno maltratador, abusivo y violento que usa la Constitución solo para mofarse de su existencia y que lejos de mantener el respeto por los triunfadores, mantiene esa conducta paladinesca que muele pasiones y cose ruedos de lo anormal.

¿Cuál Protector? Dice la gente en las calles al leer que el Gobierno Nacional nombró una figura desteñida con huellas de la derrota en la Ciudad Marinera y donde cada personaje tropezó con sus propios pies para mostrar la realidad nacional bien de cerca.

Ese acto de idiotez de Dante Rivas tomando las riendas del Poder Nacional solo porque Maduro se lo entregó en “Bandeja de Plata” es parte de un político sin dignidad que luego de perder en la Ciudad de Los Amores y quedar relegado a nada, sale de las catacumbas  mordido de culebra y hediondo a orín de rata en medio de una obra teatral bufa.

Fíjense que los mismos chavistas no encuentran cuál fórmula esgrimir para salir del atolladero en que lo metieron, pues es evidente que el hambre no tiene color político y la salud tampoco existe, en manos de un gobierno maula que se retuerce cada minuto y se da golpes de pecho, para sembrar de discordias la ruta de la salvación nacional.

Aferrarse al poder que no es suyo es un préstamo ilegal que se recostó de una Constitución putificada que terminó vuelta trizas en  medio de este vendaval de mentiras revolucionarias.

No es cuestión de traer un impostor a impedir que el Gobernador electo por el voto popular, realice sus funciones desde la gerencia gubernamental, sino de respetar al rival que consiguió solo 4 gobernaciones y navega contra la corriente para llevar a cabo su propuesta de gobierno.

Por ninguna parte el régimen afloja responsabilidades y en las regiones usurpa las funciones policiales, las responsabilidades en salud, ambientales, educativas, transporte, aseo urbano y otra cantidad de responsabilidades que corresponden al Gobernador por su alta investidura de mando.

Así no es como se dirimen las responsabilidades democráticas y es elegante que el Gobierno Nacional respete las decisiones del soberano, pues en su momento al régimen se le dejó gobernar en las distintas entidades y nunca se le violaron sus derechos ciudadanos.

Gobernar con un atajo de malandros montados en los hombros es cosa de guerreros porque  no es nada fácil aceptar que las derrotas son parte de la vida de los políticos. Esa es la razón por la cual se usurpa el poder regional y creer que la gente no se da cuenta es parte de las locuras de un modelo atrapado en sus estertores de la nada.Pero ahí está “el Protector” y nada hace por Nueva Esparta.

Manuel Avila

@enciclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar
Acabo de recibir las comunicaciones que oficialmente remitió Gonzalo Oliveros a su colega, magistrado,  Presidente del TSJ Miguel Angel Martin T. que habían sido enviadas y...