Paradigma       Manuel Avila       Dos Prieto

 La histórica lucha fratricida entre dos hermanos del alma Leopoldo y Ramón Sabino ha sido parte de la historia cultural de Nueva Esparta. A Leopoldo le ha sido más fácil la defensa del ideario de Don Luís Beltrán Prieto Figueroa, porque ha sido gobiernero, desde que su compadre Rafael “Fucho” Tovar le dio el rango de vice Presidente del Diario El Caribe.

Luego estuvo en el mandato del “Naviero”, cercano a Irene, Gobernadora, Secretario General de Gobierno de Alexis Navarro, Alcalde de Arismendi, Presidente de IABSTIENE con Mata Figueroa y ahora Director de Cultura del Alcalde Alí Romero.

A Ramón Sabino Salgado le ha correspondido ser solo Orientador en liceos de la isla, Presidente del MEP en sus buenos tiempos y Presidente de “La Fundación “Luís Beltrán Prieto Figueroa”, desde donde ha resultado ser un faro de luz para impulsar las ideas de Prieto Figueroa.

Le ha tocado resistir al roblero  los embates de la crisis y de muchas alcaldías ha recibido la ayuda para mantener a flote la Fundación. Han sido momentos duros, pero ahí sigue la Fundación, con sus cancilleres unos buenos malos y otros malos, pero ahí como la Lancha  Nueva Esparta, contra viento y marea.

Estas tardes en La Asunción vi un espectáculo que quizás otros no pudieron ver por no conocer los intríngulis del “Prietismo en Margarita”, donde la figura de Prieto se ha bamboleado en las manos de tirios y troyanos.

Se han librado grandes batallas en defensa del símbolo de la educación y las letras. Ahí Leopoldo ha usado su carta de la familia de Prieto en Caracas y Ramón Sabino ha sacado su casta roblera para mantener viva la imagen del Maestro de América, como bautizaron al asuntino.

Pero el David de la lucha ha sido Ramón Sabino, que salió por un lado del Centro de Artes “Omar Carreño” con su carpeta negra y sus brazos levantados, mientras que Leopoldo y “El Culí”  salieron de la Casa de la Cultura “Monseñor Eugenio Navarro, después haber pegado muchos gritos para levantar a la moribunda revolución.

Dos Prietos se vendieron esa tarde en La Asunción y me preguntaba, ¿Quién tendrá la razón en esta lucha dispareja y dónde es Prieto el beneficiario? Creo que estas luchas en el tiempo son buenas, por tratarse de elevar la cultura, pero politizar el ideario del Maestro es parte de las locuras de una sociedad, que solo busca sacar provecho hasta de los huesos de los muertos.

Pero usar la imagen de Prieto para darle carácter revolucionario es una aberración contra la imagen de un Maestro de América, que tuvo una trayectoria impecable en planos como la educación, la poesía, la literatura, la historia y la honestidad como funcionario público.

Pero a Prieto Figueroa nadie lo catalogara de “busca puestos” porque Luís Beltrán fue un Ministro de Educación, que fue un lujo para el país y cuando vez a las figuras posteriores a su mandato como Aristóbulo Istúriz, Héctor Rodríguez y Elías Jaua, no queda otra que hacerse la señal de la cruz, ante semejantes personajillos ministeriales.

Ver a Ramón Sabino y a Leopoldo disputándose la hegemonía de la Fundación Prieto Figueroa es parte de las loqueteras de los  nuevos tiempos, porque quedó bien claro ante la misma familia de Prieto, que la Fundación que preside el roblero, es la que ha mantenido la tea encendida del ideario de Prieto Figueroa en Margarita y a nivel nacional.

Eso es evidente porque solo para pantomimas politiqueras han pretendido los psuvistas usar las ideas del asuntino. Eso es parte de las locuras de un régimen que usa las ideas de Prieto Figueroa solo para sacar ventajas políticas, y eso desdice de sus loqueteras a la hora de utilizar los patrimonios nacionales, para dar piso a una revolución fracasada.

Todavía están vivos los recuerdos cuando la Fundación Prieto Figueroa que manejan los familiares del asuntino, usaron todos los medios para frenar las actividades que hace la Fundación que coordina Ramón Sabino Salgado, y no fue posible por las horas de vuelo, las múltiples actividades y la peregrinación por todo el país que le ha dado a  esta institución jerarquía nacional.

Esa tarde  asuntina con los dos actos repartiendo medallas y pergaminos a granel obliga a las dos instituciones a frenar su velocidad y a evitar rayar estas condecoraciones, al otorgar a tutiri mundi un legado que forma parte de la herencia académica y cultural del honorable asuntino.

Vimos pasar las dos caravanas de condecorados y solo me quedaron ganas de bostezar en señal de protesta por los gritos y canciones que pretendieron sacar provecho a una personalidad, que no le hubiese permitido tan afrenta a quienes solo condecoran para sacar dividendos, pero nunca para perpetuar el ideario prietista.

Cada quien que haga lo que quiera con su sayo académico-cultural, pero solo los veo pasar como aves de cetrería que exhiben leyendas y mutilaciones de pájaros, sin nido que solo muestran la zanganería como trofeo de guerra.

Lo peor es que cada cual, con su pergamino muestra ganancias que de nada le sirven, porque la gente ni caso les hace. Atrás quedaron los gritos, las consignas lanzadas al aire como flechas de la nadería y el abuso de usufructuar el espíritu del Maestro como si fuera un bazar de cachivaches.

Manuel Avila

@enciclica          

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Alfredo Infante, sj No está muerta, está dormida.(Mt 9,18-26)

El Evangelio de hoy nos coloca ante dos escenas de sanación profundamente esperanzadoras. Son dos escenas cotidianas de la vida de Jesús que nos sitúan...