Paradigma       Manuel Avila     El ocaso de la salud     

El presidente del gremio médico regional, José Antonio Narváez, dijo “Queremos llamar la atención de quienes tienen función en la defensa de los Derechos de nuestros pacientes y para nosotros como servidores públicos, a quienes se nos ha limitado el derecho a dar la mejor atención a cada paciente que acuda al HCLO. Es necesario que quede constancia de nuestra posición y al mismo tiempo se exija al gobierno nacional y regional cumpla con las funciones establecidas en la Constitución y Leyes que definen los Derechos a la salud de todos los grupos ciudadanos de la República Bolivariana de Venezuela”.

Cuando vemos que casi todos los equipos de las distintas unidades del Hospital “Luís Ortega” de Porlamar están dañados, y que el resto se los llevaron para repararlos y desde hace 4 años y no los han regresado a su lugar, estamos ante una emergencia de grandes dimensiones.

Si a eso le agregamos que no hay ni curitas, ni gasa, ni siquiera los componentes para realizar cualquier serología, entendemos porque el cierre técnico del principal centro de salud de Nueva Esparta.

Pero la cuestión es más complicada cuando en visita a Margarita unas dos semanas antes de carnaval se presenta un vice Ministro de Hospitales a restregarle a los neoespartanos que los hospitales están super dotados y va más lejos, al señalar que no hay casos de paludismo cuando entran mínimo 25 casos diarios solo al hospital “Luís Ortega” cada día.

Ese cierre técnico fue avalado por todos los médicos del nosocomio porlamarense, porque además no hay médicos especialistas para distintas áreas y eso lo sabe el nivel central y las autoridades hospitalarias que en manos de una “sabia” de la gerencia hospitalaria vino a engañar a los insulares.

Pero como la idea parece ser vivir de la mentira para justificar el régimen, no quedan dudas que la idea de los pseudogerentes es mentir, hasta convertir en verdad las fallas del sistema hospitalario.

Fijense que los dos “caballitos de batalla” de la salud en la región, los mismos que estuvieron de voceros del régimen  no han dicho ni pio, ante la quiebra de la salud insular. Esas son las razones por la cual miles de margariteños se han ido quedando en las instalaciones hospitalarias por falta de insumos médicos, equipos técnicos y médicos especialistas.

Por ninguna parte aparecen Pérez Salazar y Wicho Gamero para justificar al régimen, porque saben estos dos hombres de la medicina insular que es una batalla perdida, pretender salir con argumentos baladíes a defender lo indefendible.

El hospital “Luís Ortega” está en pleno cierre técnico y nadie puede enfrentar a los galenos que de manera responsable han levantado su voz para detener el proceso de ruinas de este centro de salud insular.

No sé trata de criticar por criticar, sino que tomamos el lápiz para defender nuestro derecho constitucional a la salud y el derecho de los médicos venezolanos que dedican parte de su vida a la atención de los venezolanos, pero en esas condiciones hasta el juramento hipocrático se esconde, porque más allá de los salarios míseros de los médicos, corresponde a las autoridades pagar sueldos acordes con la investidura de los especialistas, que dan sus mejores esfuerzos para atender a un pueblo, que necesita de salud.

¿De qué nos vale afirmar en cadenas interminables que la salud del país es una maravilla como si estuviéramos en el mundo de Alicia?, pues todo el mundo sabe de las limitaciones en los hospitales y ambulatorios venezolanos donde… ni curitas hay.

Esa realidad convertida en verdad, por el uso abusivo del aparato comunicacional revolucionario, busca solo la mentira como soporte de un principio constitucional destrozado por las ideas tumultuarias de una secta de chavistas, que solo han logrado la ruina de la salud nacional.

Los salarios de los médicos las enfermeras y el personal técnico calificado de los hospitales venezolanos dan vergüenza,  porque no entienden los hombres del gobierno que los funcionarios deben ganar bien para poder vivir con dignidad.

De nada valen los esfuerzos comunicacionales del régimen, por salvar su presencia en el poder cuando en la práctica no hay posibilidades de salvar muchas  vidas, que se quedan en el camino por carecer de hospitales adaptados a la evolución de los tiempos.

Por eso da nauseas escuchar al Presidente Maduro y a sus ministros de Salud, que ya van por 18 aproximadamente, justificando procesos de salud que solo se han encargado de realizar shows políticos con graduaciones masivas de médicos, que sin cumplir con el tiempo de permanencia en los hospitales salen como “judíos errantes” a maltratar la calidad de la salud venezolana.

Esa mala copia ha llevado a médicos egresados de la Universidad del régimen a ganar en dólares sueldos astronómicos, solo por tener entre sus credenciales la consigna de Hugo Chávez y por aplaudir al mandatario de turno, en una realidad política que solo trabaja para mantenerse en el poder y solo eso.

En Venezuela la salud es una leyenda de falsas consignas y promesas utópicas, que no llegan a nada. En Nueva Esparta estamos en el peor episodio de la salud en la región, y mientras el poder central le quita sus funciones al Gobernador de la región, para maniatar su accionar en pro de la salud de los margariteños, los directores del hospital central, sacados de la manga del mago y traídos enguacalados de tierra firme, con credenciales super galácticas y que al final se convierten en pequeños dictadores, que no tienen la capacidad para solventar la crisis de la salud en las regiones.

Da lástima ver nuestro principal hospital quebrado y una ruina total, para perjuicio de nuestro pueblo, pues es evidente que con tantos casos de paludismo, que en número superior a 25 ingresan a nuestros centros de salud cada y día y lo que es peor, no existen los medicamentos para su tratamiento.

Con el paludismo ya instalado en casa, como huésped de honor en tierras insulares no han podido las autoridades de salud emitir un simple comunicado, que justifique su inoperancia para tratar esta enfermedad, pues no tener los medicamentos es parte de la tragedia de un país petrolero, sumergido en un caos sanitario de grandes proporciones.

Venezuela sufre y se resiente en medio del fracaso de un modelo que solo gradúa médicos, sin calificación y estafados por el mismo proceso. Esa es nuestra realidad y seguiremos viendo escenas televisivas cargadas de emotividad con otro puntapíe a la salud de los venezolanos.

¡Pobre país que sueña con constitucionalidad y con un sistema de salud que tenga en nuestros hospitales un modelo internacional de exportación, que sea copiado el resto de las naciones del planeta!. Eso es solo un sueño de los ciudadanos que aspiramos tener algún día un mejor país.

Manuel Avila

@enciclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

“Tú periódico impreso en la red” NOTICIAS JR PRESENTA TITULARES DE HOY Viernes 13 04 2018

  http://www.noticiasjr.com/noticias-jr-presenta-titulares-mas-resaltantes-de-hoy-viernes-13-de-abril-2018/ ➡  AMNISTÍA INTERNACIONAL: “Los problemas más graves de América los sufre Venezuela.” El sistema judicial venezolano ha sido utilizado por el gobierno de Nicolás Maduro...