Paradigma        Manuel Avila @enciclica     Las locuras del poder

El tejer y destejer del Gobierno Estadounidense buscándole las cinco patas al gato le salpica a los chavistas y solo a ellos, porque Andrade y Gorrín fueron hombres del régimen que se movieron por los caminos verdes con credenciales del oficialismo.

Ellos se robaron los dineros de la República con la venia del régimen y no con los pases de la oposición, por tanto los opositores que cayeron en sus redes, serán erradicados de la palestra política, por cómplices y vendedores de baratijas.

Lo cierto del caso es que esta bola pica y se extiende, y aún cuando los asambleístas de la oposición se han negado a tocar el tema Gorrín-Andrade y los desfalcos a la nación, eso es parte de la complicidad de los que se dieron sus “colitas”, -viajes gratis- viajaron a Dominicana y trataron de cohabitar con los delincuentes, que saquearon a la República con ilícitos cambiarios, que le hicieron ganar miles de millones de dólares, por su habilidad para penetrar los cerrojos financieros de la República.

Con ese affaire de corruptelas a la vista de todos los venezolanos, todavía los chavistas y anti chavistas que buscan el poder a toda costa, se mueven por las lianas de la selva amazónica, tratando de ocultar sus uñas mugrosas y sus dientes cariados.

Cada quien sabe lo que hace en la sociedad política venezolana, pero lo increíble es cómo todavía hay gente que “cree en pajaritos preñados”, que vio Maduro en sus sueños y que los ignorantes de la sociedad venezolana llegaron a pensar, que en esa visión onírica de la realidad nacional el realismo mágico hizo sus efectos en la permanencia en el poder del Presidente Maduro.

En realidad, las costras de las corruptelas que dejaron tras las huellas del tiempo los que estuvieron conectados al poder, se exhiben ante los venezolanos como cortinas de humo, que creen los protagonistas forman parte de la nada política nacional.  Pensar que Luisa Ortega Díaz, la ex Fiscal General de la República, Elías Jaua, ex Ministro de Educación, Rafael Ramírez, ex Presidente de Pdvsa, Héctor Navarro, ex Ministro de Educación, y tantos otros que ahora son oposición, pero que creen que con lanzar denuncias al aire, es suficiente para expiar sus culpas y lavar sus huellas con agua bendita.

Nada de permitir que los que se lucraron con las corruptelas chavistas -ahora son santos que se limpiaron sus manos- como Poncio Pilatos para mostrarse ante el pueblo como “los nuevos salvadores de la patria”.

Ese Nuevo Ciudadano del cual hablan ahora chavistas y anti chavistas no puede confundirse con ese concepto manido, que dejó al pueblo “con los crespos hechos”, mientras que la clase política en estos 20 años, se regodeó con banquetes, conchupancias y convites de lujo, en las grandes capitales del mundo.

Es que la revolución que se escudó en el concepto sociológico “pueblo” terminó sepultando a los venezolanos en la peor crisis de su historia, pues es evidente que condenar a los venezolanos a morir por inanición en las calles de Venezuela donde los ciudadanos mueren de pie por no tener un hospital, ambulatorio o CDI donde acudir.

No es mentira que a la dirigencia chavista la atienden en las grandes clínicas y hospitales de Venezuela y el mundo, y a los políticos de oposición también los reciben con honores, en grandes clínicas del país.

Por ahí corren cuentos de la cantidad de operaciones realizadas a la dirigencia de partidos vendidos al régimen que, con la venia de Miraflores le colocan bay pass a su dirigencia, marcapasos bicamerales y cualquier pago por gastos de toda índole. En ese mundo de la conchupancia revolucionaria han caído los grandes potentados de los partidos políticos, que han caminado de la mano con los destructores del país. No se trata de lanzarle basura a la oposición venezolana, porque los casos Gorrín y Andrade es una herencia chavista que deben los rojos cargar en sus hombros por largo rato, porque esos tipejos engañaron a la República,amparados bajo el poder rojo.

La revolución de las corruptelas se cobija bajo las sombras de una oposición que cayó en la trampa del régimen, que cautivó con negocios y conchupancias a un sector de la oposición que llegó a creer en Rodríguez Zapatero, en Gorrín y en Andrade, pues caer en las redes de estos hombres buscados por la justicia, es parte de las locuras de un gobierno sin arrestos para sanar sus heridas de muerte.

Pero casos como Odebrech que terminaron hundiendo a varios presidentes del Continente, en Venezuela fue considerado como una mentira más, o como “un saludo a la bandera”. Esos juicios están latentes ante una sociedad que ha visto morir a sus ciudadanos por 20 años, por falta de insumos médicos o por medicamentos, como consecuencia de una red hospitalaria colapsada y arruinada por las malas políticas de un gobierno irresponsable.

En esas cosas del gobierno se demuestra de nuevo que el concepto “pueblo” es el mismo que usaron en la IV República como turrón azucarado para mantener a la gente amordazada,  por las dádivas manejadas con la idea de mantener atados de pies y manos a los ciudadanos.

Si Venezuela como país se respeta, tendrá que buscar caminos de la esperanza en sus políticos libres de contaminación y en una sociedad civil, que alguna vez tendrá que dar un paso adelante, para “tomar el toro por los cachos”, en una sociedad destrozada por los malos gobiernos.

Da dolor que una sociedad en ruinas, ni asome por ninguna parte su coraje libertador para salvar los cimientos de una democracia, que llegó a ser la más sólida del Continente, pero que de la noche a la mañana vimos caer de rodillas a ese monstruo de Rodas, que vio la quiebra de Pdvsa, los robos a la cosa pública y las licencias a Gorrín y Andrade para saltear las arcas del Estado.

Pero que quede claro que fue el Estado el que permitió que le robaran los dólares a la Venezuela petrolera, pues “Don Regalón” facilitó a sus amigotes la entrada al poder y lo más triste es que los ignorantes de cuello rojo, todavía vean con buenos ojos a un régimen que solo mantiene el poder por el amparo militarista, por la dádiva populista y por unas bolsas y bonos que solo mantienen vivos los sueños del hambre nacional.

La táctica chavista manejada con propiedad por los estrategas del régimen calcula los tiempos con propiedad y hacen diana en el hambre nacional al entregar las cajas Clap y los bonos en los momentos exactos, para cautivar a los ciudadanos que andan por las calles como almas en pena en busca de salvación para aferrarse a la vida.

Esa es nuestra realidad social, cuando la nueva clase social escarba en los depósitos de basura exhibir la cara rugosa de una sociedad atrapada en sus propias miserias.

Todavía estamos impactados por la muestra de las corruptelas de Gorrín y Andrade, por el tratamiento a Henry Ramos en un ambulatorio de barrio capitalino donde le hicieron una operación local, para extraerle un coágulo de sangre producto de la intensa correría por los pueblos de Venezuela en busca de la opción presidencial.

Con esas cosas locas nos tropezamos en una sociedad que se bambolea en medio de tanta mediocridad, que sacude al gobierno y que pretende llevarse a la oposición en las redes, la deformación de las informaciones y de la locura del teclado.

De eso no hay dudas que el país perdió el rumbo y el Frente Amplio da saltos de rana en busca de salvación para los males de una sociedad enferma de  mentiras y corruptelas inimaginables.

Manuel Avila

@enciclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

“Tú periódico impreso en las redes” NOTICIAS JR presenta: Titulares más resaltantes de hoy jueves 29 de noviembre de 2018

➡ EL PAÍS SIN GAS: La falta de inversión impide producir 30.000 bombonas  El problema del suministro de gas licuado de petróleo a las comunidades empeora cada...