Paradigma            Manuel Avila      Imperios derruidos

Qué no crean los Rodríguez Avila y los Avila Lárez que volverán al poder para seguir el sarao de la gobernabilidad en Nueva Esparta y en el Municipio Maneiro, pues las críticas a los mismos rostros es parte de la tragedia nacional.

Se acabó el pan de piquito y su Morel David sale electo alcalde de este municipio que se olvide de gobernar con el abuelo y el padre porque esos señores ya cumplieron su ciclo de gobernabilidad y nada tienen que buscar en la modernidad política. Nano Avila está liquidado así lo dicen todas las encuestas de opinión y no lo salvará ni siquiera ese santo que ha tenido en el cielo por largo rato, pues su gestión ha sido nefasta para los desarrollos de ese municipio.

Los imperios se cayeron hace largo rato con Calígula, y el último en Zimbabue que se desplomó a pedazos en el propio rostro de los jeques del planeta, pues el hambre se coló por la baranda para quitar del medio esas piedras del camino que no dejaban avanzar el progreso de los pueblos.

No en balde los 20 años de Morel en la Gobernación son rechazados por una sociedad que apuesta a los cambios y no quiere ni a éste personaje eterno y menos al ex Alcalde de Maneiro que con 29 en el poder ha terminado congelado en la mente de los habitantes de este municipio. La gente grita que no los quiere más en el poder, pues deben desaparecer las conchupancias partidistas y las roscas cupulares que representan los negocios políticos y las mafias políticas.

Vienen tiempos nuevos para sustituir a personajes eternos que nada han aportado al desarrollo de estos pueblos, pero si mucho al enriquecimiento patrimonial que  mantiene hoy a los políticos alejados de la verdadera esencia de la gobernabilidad. Ya basta de los rostros ajados por el paso del tiempo porque la permanencia en el poder por los siglos de los siglos mantiene a figuras como Marisel Velásquez, Olga de Salazar, Yannelis Patiño, Nano Avila y Morel Rodríguez como candidatos eternos.

La historia no permitirá que vuelvan los mismos rostros al mando y cuando aprendamos a elegir no quedarán huesos de figuras desteñidas que lejos de favorecer los cambios en democracia apuesten a la locura de consumirse en puestos repetidos que marcan la ruta de la destrucción de esos líderes con pies de barro que terminaron enlodando la alternancia en el poder.

Venezuela se respeta y es por eso que esos 18 años en el mando de la revolución ha torpedeado la evolución de unos pueblos que navegan entre la pobreza y la corrupción. Da lástima que las cúpulas de los partidos se enfrasquen en luchas intestinas por conservar el poder y en construir museos de cera que solo muestran la cara rugosa de una democracia prostituida.

Por eso la lucha interna dentro de la extinta MUD por conservar espacios de poder, por repartir espacios municipales y sobre todo por apoderarse de las costras de la política nacional. No sé a qué juegan los enemigos de la democracia cuando aplican dictaduras dentro de los partidos para imponer a candidatos que nada tienen que buscar en política, pero que juegan a su perversidad moviendo las piezas para repetir como candidatos de una falsa unidad que solo existe en la menta de idiotas sin rumbo.

En Venezuela está pasando la era de la mafias cupulares porque seguir creyendo en las locuras políticas de Henry Ramos en AD, de Borges en PJ, de Leopoldo López en VP, de las mafias del deteriorado Copei, del ilusionismo del MAS y de la cantidad de zamuros que revolotean en el pantano de la vieja política nacional.

Creo que Venezuela necesita otra ruta, otro plan de vuelo para poder salir de la crisis política que implica seguir con bacalaos montados en los hombros de malvivientes de la política, pues es evidente que para saltar la cuerda de los cambios de gobernabilidad es necesario dejar atrás las huellas del pasado.

Por eso la oposición perdió espacios en el mando y se dejó arrebatar por los zombis del chavismo gobernaciones y municipios que sin tener la fuerza política aprovecharon las brechas para colearse con victorias abrumadoras.

Los imperios se cayeron solos y no entrarán a las filas de la historia porque el mismo pueblo los sentenció a desaparecer del escenario político por repetidos y por formar parte de esas mafias cupulares que ahora maneja con tanta solvencia Diosdado Cabello en los antros del proceso.

Así como se vinieron abajo los mandatos del caudillo en AD, los gritos de Caldera en Copei, los guabineos de Mujica en el MAS, de Borges en PJ, de Leopoldo López en VP y de enmohecidas figuras que terminaron sepultados en el fango de la política nacional.

Ese capítulo de las cúpulas ya terminó con Morel Rodríguez fuera de los cercos partidistas y de Nano Avila manejando los hilos municipales del poder.

Manuel Avila

@enciclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

2001 Masacre de Barlovento: 10 claves sobre las dos fosas comunes hechas por militares

Bárbara Paola Lugo | @barbaralugo2 1. ¿QUÉ OCURRIÓ? Efectivos militares practicaron una Operación para la Liberación del Pueblo (OLP) en la que detuvieron a 11 agricultores y un...