Paradigma    Manuel Avila Momentos de cambios

Aquí se acabó el tiempo de estar buscando por los rincones el perfeccionismo de los candidatos, de buscarle las 5 patas a la mesa y de encontrarse en la tesis alocada de no votar porque no le gustan los candidatos.

La pura verdad es que la Venezuela democrática necesita del voto democrático para devolver la libertad a una nación atropellada por las fuerzas revolucionarias por 18 años. No  basta con inventar excusas para desde los rincones de la ignorancia apoyar a quienes con el legado de Chávez como excusa volvieron trizas el futuro nacional.

No quiero pensar que los abstencionistas son chavorros, pero si no son se parecen porque estar de espaldas a la realidad de una sociedad que necesita el voto para dar la lección de sus días a quienes destruyeron la nación en tan poco tiempo.

Acabaron con la Venezuela de la prosperidad, de la bonanza y del futuro para generar la estampida de cerebros gigantes que se fueron a otras naciones en busca de la esperanza.

Con ese disfraz de abstencionista se produce  en cada proceso electoral la tragedia más grande de la democracia cuando venezolanos sin alma apuestan a la locura revolucionaria y le entregan el báculo de mando a los revolucionarios que tanto daño le han generado a la patria de nuestros sueños.

Tengo fe que esos venezolanos que por una u otra decepción política se han convertido en odiosos personajes del abstencionismo ramplón, saldrán a votar para quitarle  al proceso por lo menos 18 gobernaciones que permitan dejar al desnudo a un  gobierno que perdió la conexión con la gente.

Eso son los venezolanos los ciudadanos que saben usar el voto como el instrumento para mostrar al mundo el espíritu democrático de los ciudadanos que apostamos a la libertad y la dignidad de los pueblos.

Llegó la hora de la verdad cuando este domingo 15-O se abran las compuertas de los centros electorales y aparezcan los ciudadanos con su voto en las manos para dar la lección de sus días a una clase política revolucionaria que nunca entendió de que se trata el acto de gobernar.

No pudieron los rojos mostrar algún talento para gobernar y quedaron ridiculizados ante una sociedad que clama por la democracia como fórmula para vivir en un clima de felicidad.

De todas maneras a los hermanos venezolanos le podemos decir que la democracia es la mejor forma de gobierno y cuando al gobierno autoritario se le ocurrió abrir las puertas de los centros electorales se empezó a gestar una lucha interna por dejar de lado un modelo político que nada aporta a la salvación nacional.

No hay dudas que la abstención será mínima porque de todos lados del país saldrán miles de ciudadanos con sus votos como arma de combate para liberar a Venezuela de las garras del autoritarismo enfermizo.

Querer ser abstencionista es similar a disfrazarse de revolucionario para sepultar a la Venezuela del pro progreso porque hace rato vamos en la ruta pérdida que nos lleva al precipicio del infierno.

Dejar de votar es unirse a la revolución en la idea perversa de destruir una nación con todos los potenciales para triunfar y le hemos entregado a Cuba, China y otras naciones las riquezas de una nación que cada día tiene más pobres.

Vamos todos a votar para consolidar la democracia, vamos a lograr la libertad de nuestros pueblos con el voto como estandarte de una sociedad atrapada en medio de tanta violencia y condenados a vivir bajo un régimen autoritario que solo ha traído pobreza a nuestra vida.

Es el momento de frenar ese paso alocado de los hombres del régimen que no entendieron nunca su responsabilidad para construir un mejor país.

En Nueva Esparta las cartas están echadas y la sociedad margariteña decidió hace buen rato que con Alfredo Díaz comienzan los cambios importantes para un ciudadano que reclamaba la presencia de un gobernante comprometido con su pueblo.

Eso lo reflejan todas las encuestas y la gente en la calle que hace buen señalan que Nueva Esparta necesita de un gobernante con nuestras raíces para iniciar las transformaciones que le hagan falta a una sociedad deseosa de un Gobernador que gobierne para la gente.

Por eso este 15-O la Nueva Esparta de la nueva era votará masivamente por los cambios en tiempos cuando la tragedia de la crisis arropa a ciudadanos que no tienen alimentos, medicinas y la calidad de vida de perdió entre las mentiras de una revolución, que perdió su capital político con la gente en medio de tantas francachelas y saraos sin sentido.

Es el momento de los cambios y solo los ciudadanos pueden decidir la suerte de sus pueblos.

Manuel Avila

@encíclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Moreno Para que te defiendas ante la peor crisis de inseguridad de toda la historia policial de Venezuela

(José Moreno/Investigador criminal-consultor de seguridad/@asesoriaarmor) Conclusiones luego de la conferencia del especialista Fermín Mármol García Importantes Tips y consejos de Seguridad de uso diario. Debemos...