Paradigma         Manuel Avila               Otras luchas

 

 Cuando los analistas intentan lanzar la basura a la derrota de la oposición en Nueva Esparta deben partir de la pérdida de las alcaldías en todo el país y no solo en esta región. No es fácil analizar la política con subjetividad y viendo el análisis como una fórmula para ver el mundo a través de un  prisma de colores

. Lo que si es cierto es que a dos personajes de la política no ha podido derrotar el chavismo a Antonio Ledezma en el Área Metropolitana de Caracas y a Alfredo Díaz en Porlamar y después en Nueva Esparta. No ha podido el chavismo derrotar a estos personajes de la política venezolana y por eso el mismo Nicolás Maduro respeta a los dos personajes.

Por eso metieron preso a Ledezma al levantarle un expediente por conspirador y a Alfredo Díaz le levantaron otros expedientes, que incluyen dos intentos por juicios de corrupción nunca probados con la AN en pleno en aquellos tiempos del mando chavista en el cuerpo legislativo y luego con los mensajes de terror enviados por Maduro, Diosdado, Tareck El Aissami y tantos otros que empujaron para sacar del juego al Alcalde Porlamarense. Al final lo dejaron ir al ruedo con Mata Figueroa y le ganó por 11 mil votos para sobrevivir de nuevo en medio de esa tormenta de acusaciones por conspirador y enemigo del proceso. Por esa razón Maduro cuando saludo al de Conejeros en el juramento ante la ANC le dijo “Al fin te conozco Alfredo Díaz porque mucho me han hablado de tu liderazgo popular”.

A Antonio Ledezma con su discurso coherente, sus saltos épicos y su forma de relacionarse con los caraqueños nunca pudo el chavismo ganarle una elección porque el líder de ABP aprovechó su paso por AD para formarse en cuestiones de tácticas políticas y en manejo de las masas para enfrentar los retos que le puso el gobierno en la ruta revolucionaria. No se equivocó Antonio Ledezma cuando sostuvo que a la revolución se le gana con votos y eso probó cuando batalló con ellos en la arena política. Esa misma posición la sostiene Alfredo Díaz cuando mantiene la tesis que con votos se le gana al proceso y eso hizo al pasar por encima de Mata Figueroa que no era una papita para perder la Gobernación de Nueva Esparta. Eso se prueba con los votos que sacó la revolución el 10D con los alcaldes bolivarianos que con el bono navideño superaron los votos que sacó Mata Figueroa en su aspiración a la Gobernación.

Pero los opositores hemos desviado los ataques y las críticas contra los hombres del proceso para apuntar contra las piezas que nos quedan vivos en el ámbito insular. No quedan dudas que Alfredo Díaz es el Gobernador y si nos quedan tres piezas en el Gobernador, Morel David Rodríguez Salcedo y Francisco “Chivo” Narváez, no es posible que los cohetes sean lanzados sin escrúpulos contra las tres teas que quedan encendidas en el ámbito regional.

Jugar a la perversidad de atacar sin cesar a nuestras figuras políticas es parte de las locuras de una oposición que en vez de apoyar a  nuestros gobernantes se dedica a apalear sin  razón a los valores que  nos quedan en nuestra sociedad. Entiendo que se critique a los tres bastiones que nos quedan en la gobernabilidad, pero nadie le hace un disparo comunicacional a los 10 alcaldes revolucionarios, a los 5 diputados chavistas regionales, a los integrantes de la ANC que no hacen nada por  Nueva Esparta, al Protector, a los directores de los organismos nacionales en la región y si le damos con todo a los que representan a la oposición insular.

Volvemos al principio del artículo porque si criticamos a la oposición por la permanencia en el poder por muchos años, también le sale crítica a Marisel Velásquez con  15 años en el poder, a Olga Pérez y a Yannelis Patiño por la misma cantidad de años y por tener sus municipios abandonados a su suerte.  Pero miren que los electores están ciegos porque Marisel sacó 17.743 votos, Olga 8324  y Yannelis 11.066 y Cruz Lairet 14.753, esos votos hablan mal de los ciudadanos de unos municipios destruidos y donde a los ciudadanos no les importa un pepino que no se haga nada. Eso se visualiza en los números que sacaron los candidatos opositores en esos municipios con Luís Villarroel 4389, Oscar Pino con 4844, Angelo Camino con 5908 y Pedro Cardona con 4212. Eso refleja que el bono navideño le serruchó el cerebro a los ciudadanos de esos municipios y les importó más matar el hambre que saber elegir, pues saben votar y nada más.

Ahora cuando la oposición apunta sus cañones contra las gestiones solo de oposición,  no queda otra cosa que ver el mundo al revés y lejos de la visión clara que necesita el país. No podemos andar equivocados porque la carrera es larga y necesitamos a los nuestros para dar la lucha por la democracia.

Manuel Avila

@enciclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Gonzalo Oliveros Barra Plural 441   Efectos

Una de las consecuencias de la diáspora venezolana es el envejecimiento del país.  La tercera edad se queda cuidando recuerdos y los que tienen, las propiedades....