Paradigma       Manuel Avila          ¡Qué locura!…

Los seguidores de Henry Falcón podrán decir lo que les venga en gana. Llamar abstencionistas a los que reclamamos un acto electoral transparente y una data sin errores de ninguna naturaleza.

Pero ese show montado por los ideólogos del proceso para entrampar a la oposición es una locura asumida por un grupo de suicidas que viendo espejismos cayeron en la trampa caza bobos armada por el G2 cubano.

De eso se trata de pescar incautos y el régimen montado en la ola de perpetuarse en el poder montó esas elecciones presidenciales del 20 de mayo, para fusilar frente al pelotón de fusilamiento nacional a los soladores que ven dorados por todos lados.

Las encuestas dan cifras que confunden a la gente al anunciar que Falcón le lleva un 7% de votos por encima a Maduro, pues esos analistas preparados para confundir a los electores es parte de esa jugada alocada que entierra definitivamente a la clase política venezolana.

No en balde Henry Falcón se lanzó al ruedo en busca de la Presidencia de la República, porque supone que puede ganarle a Maduro en el tú a tú. Eso piensa el equipo de Henry Falcón, que acompañado de Eduardo Fernández, Claudio Fermín,  Eduardo  Semtei y tantos bacalaos de la política que se montan en las ancas del falconismo para empujar la candidatura opositora.

En ese show están presentes por ahora Bertuchi y Falcón que asumen el riesgo de quedar como los abstencionistas del proceso y etiquetados por los distintos países del planeta como vendedores de patria.

Traicionan al país con sus poses de nuevos protagonistas de la transparencia nacional. De todas maneras anunciaron los ciudadanos que ir a elecciones es una trampa jaula que mantiene en jaque a los electores de una patria que busca salvación. Es un tipo de elecciones fraguadas con data corrompida y con un organismo electoral manipulado por el Ejecutivo Nacional y sus asesores.

Si Henry Falcón y Bertuchi se prestaron para ese fraude a la Constitución que asuman sus consecuencias porque quedarán ridiculizados y caricaturizados ante el mundo, pues es evidente que ninguna posibilidad de triunfo tienen en momentos cuando la comunidad internacional ha repetido hasta la sociedad que no hay garantías electorales para el cambio.

Saben Maduro y su combo que no hay posibilidades de salir derrotados porque tienen todas las armas a su favor con una data comprometida con el proceso y un sistema informático manipulado por los talibanes del proceso.

Ahora si Falcón  y Bertuchi se prestaron para semejante merequetén electoral eso es cosa de las ambiciones de dos venezolanos con agallas que sueñan con ser Presidentes de la República con un CNE viciado e integrado por jíbaros de la revolución.

Pero como cada ciudadano hace lo que le parece en esta sociedad enferma de trampas electorales. Por eso pretender utilizar el subterfugio constitucional de llamar abstencionistas a los que pujamos para que haya condiciones electorales transparentes, no quedan dudas que estamos ante un grupo de fanáticos con sueños de grandeza.

Esa tesis de nadar contra la corriente es parte de un aventura electoral que conducirá a la peor derrota de los fanáticos de una causa perdida.

Cuando ocurran los acontecimientos electorales del 20 de mayo que de seguro dejarán malparado a Falcón y Bertuchi ante Venezuela y el mundo habremos dado unos cuantos pasos atrás para ganarnos el repudio internacional.

Esas cosas del Falcón que fue apaleado en Lara por una novata candidata del gobierno y que en menos de un año aceptó ser candidato de nuevo para quedar caricaturizado ante los ciudadanos es parte de la tragedia de un país que no termina de entender que no estamos combatiendo en una arena electoral neutral, sino en territorio de la mafia electoral que maneja Jorge Rodríguez en Venezuela.

Falta muy poco para que termine el mes de abril y ya nos adentramos en el mayo de la consagración de la dictadura madurista porque por ningún lado se ven huellas de la transparencia electoral y de mostrar al mundo un proceso limpio, sino una realidad de ilegalidades y arbitrariedades que violan la Constitución al abrir las elecciones sin el tiempo estipulado por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Podrán montar sus tinglados electorales en el país, pero no podrán convencer al mundo que en Venezuela existe una democracia participativa porque solo son elecciones simuladas que muestran la cara grotesca de un régimen militarista y ramplón.

Allá a los que usando la palabra como elemento de la mentira le mienten a ,los venezolanos hablándole de alguna posibilidad de cambios cuando en el plano de la realidad solo son imágenes difuminadas de una trampa electoral sin parangón en la historia nacional.

Sin argumentos ha ido Henry Falcón caminando por los pueblos venezolanos con Eduardo Fernández y Claudio Fermín como colaboradores inmediatos y con Morel Rodríguez como su perifoneador insular, pero estos seres sin credibilidad política no terminan de entender que sus buenos tiempos ya pasaron.

Pero será la historia la que juzgará a los equivocados personajes que apuestan a una democracia de plastilina que solo sirve por ahora para legitimar a un régimen que no consigue soportes democráticos en un ciudadano que no está dispuesto a hacer el ridículo en esta farsa electoral de grandes connotaciones.

Venezuela se respeta y si Henry Falcón decidió enmendar su error de haber sido uno de los hombres de confianza de Chávez en el 98 cuando vendieron la revolución como la panacea del mundo, no creo que tenga fuerzas para venderse ante los venezolanos como  la salvación del mundo. Ahí le dejo esa y si Falcón tiene algo que aportar a los venezolanos es una renuncia que lo saque de esa locura en que se metió sin razón.

Manuel Avila

@enciclica 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

“Tú periódico impreso en las redes” NOTICIAS JR presenta: Titulares más resaltantes de hoy jueves 08 de noviembre de 2018

➡   38% de los venezolanos desean irse del país por la crisis Consultores 21, empresa de estudios de mercado y opinión pública, publicó un nuevo informe...