Paradigma      Manuel Avila Raros resultados

 La victoria en las primarias de la oposición arrojaron resultados que obligan a los partidos políticos a un alto en el camino y a reflexionar sobre lo que han venido haciendo en estos últimos 18 años de gobierno chavista.

Si bien es cierto que la revolución camina huérfana de liderazgo, no es menos cierto que la oposición apenas despuntó algunos liderazgos individuales en momentos de la lucha política que se libraron en las calles de Venezuela.

Qué tristeza que, cuando la gente creía que venían con todas sus fuerzas PJ y VP salió de la oscuridad de las catacumbas políticas AD, el partido del pueblo, con no menos de 12 candidatos unitarios en todo el país. No se notó el liderazgo de Capriles en este proceso de primarias y menos el de Leopoldo López, que se perdió entre los barrotes y la prisión domiciliaria.

Pero en nada influyeron estas corrientes del pensamiento político a cambiar la ruta de la democracia porque los liderazgos locales tejieron sus propias crinejas a punta de estrategias tropicales.

Nadie vino de Caracas a las regiones a forzar la barra de las preferencias regionales y miren que el liderazgo de Guillermo Call en Monagas podía compararse en el modo cacicazgo con el de Morel Rodríguez en Nueva Esparta, pero al final fue solo una similitud que se difuminó en el aire.

A Call  no lo apoyó AD en Monagas, sino que tuvo el apoyo de un  desvencijado partido Copei que todavía da tumbos para bien morir y un VP que solo quedó para carear gallos y solo como propuesta de apoyo técnico para los candidatos de distintas regiones.

Esos resultados hablan muy bien del trabajo que realizó  Call en  Monagas para salir con la bandera de triunfador aún con la marea en contra por la edad de 77 años y la razón de no tener a AD con su candidatura por primera vez en la historia, pues los blancos prefirieron al prófugo Luís “Burro” Martínez que al ex Gobernador  monaguense.

De todas maneras, las organizaciones políticas no ven como una resultante negativa que Guilermo Call y Bernabé Gutiérrez, dos colibríes del pasado que cantan canciones de victoria por encima de los más resaltantes líderes de la oposición venezolana.

Esas victorias hay que revisarlas con sumo cuidado porque representan el brote de ideas políticas obsoletas a las cuales acude el pueblo por haber presenciado el fracaso más grande de la historia política nacional.

A eso hay que agregarle que Ismael García, otro colibrí con muchas plumas blancas en sus alas, también logró dar una estocada al candidato del imbatible Richard Mardo que juego a imponer a su pana Arias y no llegó a la meta a tiempo.

Eso obliga a las organizaciones cupulares a soltarse las amarras y dejar de una sola vez de estar montando para cargos de elección popular a sus familiares y amigos, pues ese tipo de política es rechazado por los críticos de  la democracia venezolana.

A pesar de que los líderes de los partidos  descansan el sueño eterno en sus sofás de cuero y gamuza, surge una nueva concepción del hecho político para evitar que sigan repitiéndose  cofradías familiares y gerencias que  no calan en la Venezuela de la degradación política.

No quedan dudas de que las organizaciones como PJ, VP y UNT deben realizar consideraciones y análisis que terminen de destejer ese salto atrás que dio la política venezolana en estos años de fragor partidista.

Podría decirse que uno de los grandes ganadores en la estrategia fue Henry Ramos con jugadas estudiadas que le dieron resultados favorables en, por lo menos 12 estados. A PJ, UNT y VP le sale renovación de sus cuadros políticos, pues hicieron casi el mismo papel de la orfandad de un Copei que sin gente, con problemas internos gravísimos y vendido al mejor postor se anotó al juego de guatanero  para ganar algunos espacios que le permitan redimirse ante su militancia por las pésimas políticas de su táctica deformada.

La Unidad en Margarita está garantizada y aun cuando la mano que mece la cuna juega hilos invisibles para que no se produzca el cambio de gobierno, el resto de los partidos se unió en torno a Alfredo Díaz, para garantizar la victoria el 15 de octubre.

Pero en Vargas y  Carabobo se pujó un poco para lograr la unidad y al fin se planteó ir juntos para barrer al chavismo. En el resto de los estados siguen los gritos, los insultos y las trampas para dejar una estela de odios que la gente ve con ojeriza.

Si la mano que mece la cuna se retiró antes de tiempo aludiendo trampas electorales, inhabilitación de candidatos y un clima electoral enfermo, no quedan dudas que vamos con buen rumbo en busca de la estrella del Oriente y la consolidación de un liderazgo.

Por ahora, hay que estudiar los resultados y pone a pensar a los partidos de la nueva era en quitar del medio a candidatos sin la casta, sin la categoría y sin la fortaleza política para triunfar en esta sociedad. No basta con el rechazo que le tiene la gente al chavismo, sino que hay que considerar que los candidatos malos no ganan con cara y sello.

Manuel Avila

@encíclica 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Pablo Aure @pabloaure Revoquemos la farsa ¡Hasta cuándo! Revoquemos la farsa

(lunes, 21 de marzo de 2016) Definitivamente los dirigentes políticos tradicionales están divorciados de la realidad. Se engañan entre sí, pretendiendo que engañan a los ciudadanos....