Paradigma No volverán

 Este concepto de “no volverán” tiene larga data y alude a muchos que sueñas con el poder para volver a seguir saqueando las arcas del Estado. Es que si recorremos la historia nacional encontramos a muchos millonarios que tienen grandes cuentas bancarias en el exterior, propiedades colosales y un sin número de bienes que no son producto de sus sueldos en la administración pública. Esos dineros son procedentes de negocios oscuros, cobro de comisiones y negocios realizados tras bastidores para beneficiarse de los dineros del Estado. Y es que la gente se va enterando de las riquezas acumuladas y cómo la fueron adquiriendo en medio del bacanal de negocios oscuros que forman parte de la habilidad de “los bichos” para acumular riqueza, pero que en ningún momento hay algún sesgo de amor por el pueblo, sino de la excusa del poder para abultar sus cuentas bancarias.

 Por ahí anda el comprador de cinco lanchas de alta calada paseándose muy orondo con su perfil bajo como consigna y del resto de pillastres que se engulleron el erario público en un santiamén para vomitar excrementos de sus tratadas al frente del mando. Por eso el “no volverán” cuadra en cualquier rincón de Venezuela donde se esconden los pillos disfrazados de ciudadanos de primera y que buscan consolidar sus espacios políticos a punta de desfalcos contra la cosa pública. Por eso no podrán más nunca los pillastres de cara sucia mostrarse ante el mundo con sus huellas pegadas de la sucieza de sus actuaciones, pues es evidente que no ha asumido el Estado el reto de poner las cuentas en regla porque llegaron al poder con las consignas del combate a la corrupción y se enlodaron hasta el cuello con delitos protegidos y amparados por los mismos funcionarios públicos.

 Pero la cruda realidad es que los delincuentes de cuello blanco ostentan riquezas con chequeras fabulosas que les permiten mostrar con orgullo los dineros públicos que ahora forman parte de sus riquezas. No hay nada oculto entre cielo y tierra y en cualquier momento llegara a este país un gobierno que ponga en el paredón a los pillastres que todavía se exhiben por las calles del país como si no hubiesen roto un plato. El “no volverán” se repite como una letanía para quienes han ocupado cargos públicos por centurias y como ya en este país los gobiernos son eternos la tesis de la reelección se convierte en simple letra muerta, pues es evidente que la permanencia en el poder solo se presta para la conchupancia y los delitos contra la cosa pública.

Ahora en un país donde todo el mundo conoce a los ladrones aunque usen relojes de marca, trajes comprados en las grandes capitales del mundo y propiedades que nunca hubiesen soñado tener con el simple sueldo de funcionarios públicos. Por eso se repite como una letanía las compra de bienes inmuebles, la adquisición de cinco lanchas de pesca de altura, las empresas de seguros y salud, la adquisición de flotas de vehículos para alquiler y tantas cuentas fantasmas escondidas en los bancos del mundo. De eso se trata de continuar pegados a la ubre del Estado y por eso el “no volverán· se repite como una letanía para dejar bien claro que aquí el juego está descubierto ante los ojos del mundo.

manuelavilaManuel Avila

@enciclica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios:

One thought on “Paradigma No volverán

  1. Esa letanía se la vamos a aplicar a sus autores, porque esos si que nunca jamas podrán volver. El odio feroz y salvaje del Pueblo hacia esa gentuza y sus políticas, abusos y arbitrariedades se cocina en una enorme olla que no va a dejar ni el rastro de esos bichos cuando estalle y eso es casi yaaa. La gente está de "a toque" por lo que está ocurriendo, sobre todo los que tienen niños llorando de hambre porque no hay leche a ningún precio y el resto de lo poco que se consigue para comer tiene precios prohibitivos, hacer mercado es como ir de compras a una joyería. Algunas personas se molestan cuando se habla de odio, no entiendo por qué. El odio es una emoción humana como cualquier otra y manifestarla es de lo mas saludable. Además, ¿cómo le vas a pedir a nuestra pobre gente que ame a sus verdugos?, si l así lo hicieran estarían enfermos, se llama síndrome de Estocolmo. Yo si siento un profundo y desaforado odio hacia toda esa gentuza, ojalá les caiga pronto porque se lo ganaron. Dios perdona, yo no creo que pueda

Comments are closed.