Paradigma Tres toletes

 La era de los toletes no se quedó en la caza de conejos de los robleros que cazaban estos animales a palos sino que se vino al Partido Social Cristiano Copei que se partió en tres partes iguales en momentos cuando Roberto Enríquez dirige la tolda verde a nivel nacional.

No sé si las manos de Luís Ignacio Planas y de mi amigo el brillante Nelson Oxford están por el medio de esta división inminente de la tolda verdolaga, pero en Nueva Esparta con el nombramiento de las nuevas autoridades después que sacaron a Daniel Rodríguez Rodríguez se han producido movimiento telúricos que parten la bandera verde en tres partes iguales.

Eso ha sido producto de las relaciones tumultuosas de las trapisondas y de las trampas montadas para cazar a quienes han apostado a la muerte del partido verde. Todas esas jugadas judiciales montaron primero a Luís Ignacio Planas como jefe máximo de la tolda verde y posteriormente hubo una vuelta de campana usando los mismos mecanismos de cuadres tras bastidores con el gobierno para posesionarse de las roídas banderolas dejadas atrás por Caldera y Calvani.

De esa forma, Luís Ignacio Planas por haberse cuadrado con Daniel Rodríguez Rodríguez recibió su dosis de curare para salir del juego por inoculación numérica que lo mandó directo al museo de los verdes y, que por influencia del gobernador anterior en busca de tener una organización para pelear con los adecos en Nueva Esparta ordenó a sus acólitos buscar elementos para por todas la vías quitarle la tolda de sus amores a Ñelo Rodríguez.

Esa decisión del TSJ buscada a toda costa por Roberto Enríquez, quien le vendió el alma al diablo en negocios tejidos bajo las sombras y con dinero procedente de Margarita para amansar las aguas en el máximo tribunal de la República.

Así jodieron a Luís Ignacio Planas con las mismas armas que se habían usado en data reciente y que embadurnó las manos de más de un magistrado que intervino en la decisión a favor de un sector copeyano.

De dimes y diretes se volvió nada la elección del Partido Copei, porque de un solo salto la tolda de Rafael Caldera terminó durmiendo el sueño eterno por largos meses con sus años. Nada más se supo del Copei de Ñelo y así fue el profesor matemático a parar al lado de Mata Figueroa y su invento “el tiburón es infalible”, que produjo dividendos importantes que le permitieron ganarse el respeto del General.

De esa forma, se soltó Daniel Rodríguez de Copei y puso a tono su inteligencia práctica para vengarse con honores la trastada de haberle quitado de sus manos una tolda que puso al servicio del gobernador anterior por siete años. Por eso, decía Ñelo en su reservorio de la Vivaldi, “la venganza es dulce cuando sumaba los números hípicos que le daban resultados adelantados sobre la derrota aplastante que visualizaba con claridad de clarividente.

Pero después de las elecciones internas que con una pértiga judicial montaron al hijo del ex gobernador vinieron las elecciones municipales donde Copei hizo algunos cuadres contra la Unidad Regional, más no en la nacional y salieron con las tablas en la cabeza, pese a los triunfos de Pablo Reyes, Daniel Lorenzo, Nelson Acevedo, Tato Fernández y Adelfonzo en Marcano, pues es evidente que los triunfos de Darvelis y Alfredito dejaron heridas muy profundas en la sangre verde.

De esa descomposición salieron disparados Luís Villarroel, los Yánez, Noriega y los notables, Pablo Reyes y esos tres toletes hoy son una realidad en el Copei Nueva Esparta. De esa forma “Tres toletes” son una realidad en el Copei Nueva Esparta donde están por un lado Johán y Gonzalo Yánez con los notables, Pablo Reyes, por el otro y el hijo del ex gobernador por el otro. Al parecer son irreconciliables los tres lados del triángulo y a esos hay que sumarle la gente que todavía tiene Ñelo bajo sus manos y que dice que “Copei era partido cuando yo lo manejaba, pues ahora es solo una caja de sorpresas”.

manuelavilaManuel Avila

@enciclica

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios: