Pregoneros del libro

Tremendo encuentro de intelectuales, poetas, escritores y hombres de la sociedad venezolana en general, se dio en el Centro de Convenciones del Sambil en una alianza estratégica entre Filcar y Unimar. Si, casualmente fue en Margarita donde coincidieron el doctor Antonio López Ortega, padre de esta criatura cultural, quien junto a al ex rector, Pedro Augusto Beauperthuy unieron esfuerzos para traer a Margarita las principales casas editoras del país para mostrarle a esta sociedad la magia del libro y sus innovaciones.

Ese esfuerzo incluye la presencia de connotados escritores venezolanos que liderados por “El Pregonero”, Francisco Suniaga, el hijo de Francisco “Chiquito” Suniaga, el sastre de La Asunción, que se vino con su “Otra Isla”, “El Pasajero de Truman” y “Margarita Infanta” a salpicar de sabiduría los escenarios regionales.

Y es que Francisco Suniaga, con su cargamento de imágenes, verbos, sustantivos y adjetivos asumió el reto de engrandecer con su elegante discurso la batuta de una actividad en la cual, como “home club” le correspondió iniciar los conversatorios y participar en varios para darle prestigio a tan encumbrados diálogos.

Por eso fue Francisco, el capitán del juego de los verbos que iluminó a la isla durante 6 días y donde se presentaron brillantes pensadores como Leonardo Padón, Milagros Socorro, Luís Pedro España, Elías Pino Iturrieta, Fernando Cervigón, Inés Quintero, Luís Chataing, Roland Carreño, Rubén Osorio Canales, Rubén Santiago, Sumito Estévez, Rafael Cadenas, Ángel Hurtado, Rosalexia Guerra, Sergio Dahbar y tantos otros protagonistas de las letras venezolanas.

En esos conversatorios se habló de lo sagrado y lo profano, de lo trascendente y lo fatuo, de la cordura y de la locura, de lo complejo y de lo sencillo y de grandes acontecimiento del conocimiento que eclipsaron en la Margarita de las perlas. Y para sorpresa de las autoridades de Unimar, que hicieron ese convenio para dar un salto cuántico hacia la grandeza.

Ni se imaginaban Pedro Augusto y Pedro Cabello que con la presencia de su vice Rectora de Cultura, la abejita inquieta Graciela Rodríguez de Tineo, y el resto de las autoridades de la Universidad de Margarita, que tendrían tanto éxito en una actividad que desde ya promete una reedición por el éxito alcanzado.

Miles de almas llegaron hasta el Centro de Convenciones del Sambil a buscar el conocimiento, que se vino en todas las casa editoras y en las voces críticas de los protagonistas del hecho cultural. De esa forma, escuchar a esa constelación de genios de la literatura se cruzaron con casas editoriales para traerse a Margarita ese néctar de lecturas que irradian hoy día nuestro pensamiento.

Con esta Primera Feria Internacional del Libro del Caribe marca la pauta y por el alcance de sus objetivos tiene garantizada una segunda oportunidad en el estado Nueva Esparta. Aquí yació el conocimiento y lo mejor del país se vino a nuestro lar en busca de un espacio de la luz que nos permita ver el mundo desde otro ángulo en una sociedad de ciudadanos de primera. Esos son los pregoneros del libro que necesitamos para poder transformar un país que necesita de mucha cultura para ayudar a salir de la crisis de valores de los últimos tiempos.

manuel avilaManuel Avila

@enciclica

Comentarios: