Presidente Trump destina y entrega subsidios US$12,000 a los agricultores estadounidense

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-Esta semana el presidente Trump, de gira por estados agrícolas del Medio Oeste como Misuri, Illinois y Iowa, donde probablemente se verá inundado con preguntas sobre su agenda comercial.

Trump se dispone a traspasar miles de millones de dólares en ayuda a los agricultores estadounidenses, que han estado sufriendo financieramente, después de que otras naciones rivales tomaran represalias contra sus agresivos aranceles, según un informe del martes de POLÍTICO.

China y varias naciones europeas han respondido a los aranceles de importación de Trump, gravando de manera similar las exportaciones agrícolas estadounidenses, como la carne de cerdo y de res y el sorgo, lo cual agobia significativamente a los agricultores de EE. UU., quienes constituyen una parte importante de la base política del Presidente.

Los aranceles y los subsiguientes excedentes de varios productos agrícolas, han causado estragos en las economías agrícolas. El plan de ayuda comercial de la administración también es una apuesta para apuntalar el apoyo, entre una parte del electorado rural antes de las elecciones de mitad de período.

En una serie de comentarios, la publicación agrega que el plan dependerá de dos programas en la ley agrícola, así como de la “amplia autoridad” del Departamento de Agricultura, para mantener la economía agrícola “en tiempos de confusión”. El costo exacto y la estructura del programa de ayuda siguen sin estar claros.

El plan de “ayuda”

El secretario de Agricultura, Sonny Perdue, reveló el martes un plan tripartito de US$12,000 millones para aliviar el golpe de los aranceles de represalia a los agricultores de Estados Unidos mediante una combinación de pagos, compras y esfuerzos de promoción comercial.

El plan busca garantizar que los agricultores y ganaderos de Estados Unidos, clave para el presidente Donald Trump y los republicanos, no carguen solos el peso de una creciente lucha comercial en la medida en que la administración emprende un curso agresivo para “reequilibrar” las relaciones comerciales de Estados Unidos.

“Obviamente, esta es una solución a corto plazo, que le dará tiempo al presidente Trump para trabajar en una política comercial a largo plazo, y en beneficio de la agricultura y de todos los sectores de la economía estadounidense”, dijo Perdue durante una conferencia con periodistas.

Perdue dijo que la cantidad está en línea con los aproximadamente US$11,000 millones en efectos negativos que el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) ha calculado que los productores agrícolas han sufrido como resultado de tarifas “ilegales” impuestas por China, Canadá, México, la Unión Europea y otras economías importantes.

“Los programas que estamos anunciando hoy son una declaración firme de que otras naciones no pueden intimidar a nuestros productores agrícolas, para obligar a los Estados Unidos a derrumbarse”, dijo Perdue.

Sin embargo, no está claro si la ayuda cubrirá muchas de las pérdidas de precios que están experimentando varios sectores agrícolas.

Por ejemplo, la Federación de Exportación de Carne de EE. UU. dice que los aranceles de México ̶ sólo una de las naciones que participan en la guerra comercial ̶ generarán más de US$835 millones, en pérdidas anualizadas para la industria porcina.

En la primera parte del plan de ayuda, el gobierno proporcionará pagos directos a los productores y productores de soja, sorgo, maíz, trigo, algodón, carne de cerdo y productos lácteos.

La segunda parte, un “programa de compra y distribución de alimentos”, usaría la autoridad del Servicio de Comercialización Agrícola del Usda para comprar fruta, nueces, arroz, carne de res, cerdo y productos lácteos de productores estadounidenses, para su redistribución a los programas federales de asistencia nutricional.

Un tercer elemento del plan pondría recursos para encontrar nuevos mercados, para que los agricultores de EE. UU. vendan sus productos en el extranjero.

Todos los programas están autorizados en virtud de la Ley de constitución de la Corporación de Crédito de Productos Básicos, dijo Perdue, un programa de financiación de la era de la Depresión que no requiere la aprobación del Congreso.

¿Solo la agricultura?

Trump ha hablado de “hacer la economía de EE.UU. grande otra vez”, una aplicación de su lema “Make America Great Again”.

Pero la ayuda no se dirige a otros sectores de la economía que también se han visto perjudicados por los aranceles de represalia de los principales socios comerciales de EE. UU., como fabricantes, consumidores y otras industrias.

No todos coinciden con los criterios del mandatario incluso y algunos han asemejado el plan a “una economía de tipo soviético”.

“No se trata solo de agricultura”, dijo el martes el senador Thom Tillis (Rep., Carolina del Norte), y agregó que está esperando que la administración brinde más información sobre cómo su plan afecta a otras industrias que dependen del comercio.

El senador Ben Sasse (R-Neb.), un crítico abierto de Trump sobre el comercio, criticó la ayuda arancelaria como una forma de dar a los agricultores “muletas de oro” y advirtió que la dirección actual de la política comercial de los Estados Unidos podría conducir a circunstancias económicas similares a los aranceles Smoot-Hawley a los que se han culpado en parte por agotar la economía durante la Gran Depresión.

“Los agricultores de Estados Unidos no quieren que se les pague por perder; quieren ganar alimentando al mundo”, dijo Sasse en un comunicado. “Los aranceles y rescates de esta administración no van a hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande, lo que solo harán es `1929 de nuevo´”, agregó.

Otros miembros del partido Republicano, de los estados agrícolas también se pronunciaron enérgicamente en contra de las tarifas.

“Esto se está volviendo cada vez más como una economía de tipo soviético: los comisarios deciden a quién se les otorgarán exenciones, los comisarios de la administración averiguan cómo van a rociar los beneficios”, dijo el senador Ron Johnson (R- Wis.). “Estoy muy angustiado. Esto es serio.”

En general, muchos agricultores y la mayoría de los legisladores de los estados agrícolas, se mostraron tibios ante la idea de que el gobierno distribuya ayuda, para compensar las pérdidas debidas a los aranceles y las caídas en el mercado.

Muchos de ellos dijeron a POLÍTICO que preferirían que la administración Trump ampliara el acceso a los mercados extranjeros, en lugar de iniciar disputas con socios comerciales que los conduzcan a erigir barreras a las exportaciones de EE. UU., restringir el acceso y buscar otras fuentes de suministro.

https://acento.com.do/2018/economia/859 … economica/

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

“Tú periódico impreso en la red” NOTICIAS JR presenta: Titulares más resaltantes de hoy domingo 30 de septiembre de 2018

➡   ENCENDIDAS LAS ALARMAS: La difteria está activa en 22 entidades de Venezuela con 1.217 casos confirmados Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el...