¿Qué les pasa?

Juan LiscanoBasta que alguien haga algo para que se produzca una hecatombe, una tormenta o un terremoto. Eso siempre ha sido así, en una sociedad inerte que se enreda con su cola y se muerde sola.

Y el roce comenzó cuando se hicieron las elecciones del Colegio de Ingenieros de Nueva Esparta, donde la plancha de la supuesta Unidad empezó a rezongar, porque le apareció en escena una plancha con Walter Hernández a la cabeza y con personalidades como David Moreno, Gastón Nuñez, Ismar Silva y hasta Fachi Araujo simpatizó con esta plancha.

Pero, en vez de dedicarse a la creatividad tan necesarias en estos tiempos de crisis económica, para facilitar las construcciones emprendieron la lucha contra Juan Liscano, porque según ellos no tenía título, y no estaba agremiado.

Pero realmente lo que le pesaba era que el nativo de San Antonio de Los Altos con poco tiempo en Margarita, había tomado mucha altura y se atrevía a realizar “Talleres de la Vivienda”, que le rompían las hostias a los sempiternos dueños de la rosca gremial.

No bastó con el triunfo, porque las cosas se quedaron congeladas, y la petrificación de la institución le permitió a Juan Liscano pasar por encima de los promedios, con una invitación al I Congreso Latinoamericano de la Construcción, que organizó la Cámara de la Construcción de Carabobo, con la asistencia de 380 empresarios de Carabobo y todo el país.

Pero lo cumbre del asunto, es que el Comité organizador del I Congreso Latinoamericano de la Construcción invitó a la Fundación Gerencia Venezuela, cuyo director es el arquitecto Juan Liscano, quien dejó atrás los cuestionamientos de quienes pretendieron dejarlo en el camino, en sus aspiraciones de proyectarse con un grupo de arquitectos nuevos, que buscan nuevos horizontes, y afán de trascendencia, por encima de todas las cosas.

Ahora, lo cumbre es que le correspondió a Juan Liscano exponer entre 50 empresas venezolanas, que fueron a un proceso de selección, para que solo 8 conferencistas dictaran cátedra ante tan prestigioso auditorio.

Eso fue lo que perturbó, a quienes solo hacen cursitos Excel y juegos deportivos, pero no se atreven a romper los linderos del nivel nacional para llevar las propuestas de Nueva Esparta.

Si no son capaces de hacer nada los hombres de la institucionalidad, pues entonces que vegeten y dejen a los demás traer el progreso a Nueva Esparta.

Eso ocurrió en Valencia, donde Juan Liscano le habló a los arquitectos, ingenieros, empresarios y constructores con alto nivel y probando que en Margarita también hay propuestas innovadoras en esta materia.

Pero va más lejos Juan Liscano, cuando el 9 de julio se estará realizando en Margarita, Hotel UNIK el I Congreso de Edificios Inteligentes, donde estarán presentes más de 50 arquitectos de toda Venezuela, y que dejará una propuesta urbanística a Richard Fermín el Alcalde Arismendi.

Y aparte, se presentará la maqueta de la Torre Milenium, el primer edificio biosostenible residencial de la isla. Esas son las innovaciones que le duelen, a quienes nada hacen por la innovación en materia de la construcción a nivel nacional.

Ese eslogan del I Congreso de Edificios Inteligentes le trastocó el rumbo a quienes no hacen nada y solo están pendientes de lo que producen los demás, planteamientos fuera de foco y alejados de la grandeza humana.

Es por eso que, después de jugar a que Juan Liscano no tenía título de arquitecto, chocaron contra una pared y ahora… cuando ven la aparición de un emprendedor en esta área de la construcción, salen las aves agoreras a tratar de sabotear una actividad que tiene rango nacional e internacional y aquí cabe la pregunta ¿qué les pasa?

manuel avilaManuel Avila

@encíclica

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

“Tú periódico impreso en las redes” NOTICIAS JR presenta: Titulares más resaltantes de hoy lunes 12 de noviembre de 2018

https://wp.me/p7SPUx-8dS  ➡   FAO: Hambre en Venezuela se triplicó entre los años 2016 y 2018  La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura...