Rafael Ramírez: el hampón chiquitico

Es alto. En los bajos fondos venezolanos lo llaman “El Largo”. Sin embargo, no solamente está indiciado de hiper-corrupción sino que es pequeño, mezquino. Y para ilustrar lo que digo, transmito esta historia:
“El Consejo de Seguridad de la ONU utiliza desde 1992 una modalidad de reunión del Consejo denominada “Fórmula Arria”, la que permitió el acceso de personalidades y organizaciones como Nelson Mandela o la Cruz Roja Internacional, a una organización antes hermética. Fue la práctica impuesta por el entonces embajador venezolano Diego Arria y de allí viene su nombre. La semana pasada sirvió para discutir el tema del uso indiscriminado de armas contra civiles en Siria. Pues bien, esa misma semana el embajador venezolano Rafael Ramírez Carreño le pidió al Secretario General de la ONU que le cambiaran el nombre a la Fórmula Arria “porque Arria es un enemigo de su gobierno”. La ignorancia de este “rico diplomático rojo a la carrera” no le permitió saber que fue el propio Consejo, junto a la Asamblea General de la ONU, la que denominó esa modalidad con el apellido de Arria. El Secretario General explicó que ese cambio no era posible”.

Que tipo tan mezquino, tan mediocre. Debería estar preocupado de las investigaciones que se realizan sobre sus depósitos en USA y por su relación con un testaferro ya bien conocido por la policía de Florida. Debería preocuparse por su relación con el difunto Jack Kemp en un gran guiso llamado Free Market Petroleum, junto con Bernardo Álvarez y Aries Barreto ( ver páginas 133-139 del libro “Chavistas en el Imperio”, de Casto Ocando. Debería preocuparse por los contratos con Derwick Associates y por el contrato por la gabarra Aban Pearl.

Pero no. El homúnculo chavista trata de quitarle el nombre a un procedimiento diplomático que ha probado ser útil en la ONU y que la misma organización ha denominado la “Fórmula Arria”. Y tuvo que ser el mismo Secretario General quien lo pusiera en su sitio. Como pusieron en su sitio a Luisa Ortega Díaz en Ginebra. O a Hugo Chávez cuando lo mandaron a callar. O a Isaías Rodríguez en Madrid. O a tanto patán chavista que no se sabe comportar en el mundo civilizado.

Hay que barrer esta basura!!!!
gustavocoronelGustavo Coronel

Comentarios: