Rafael Ramírez podría cooperar con las autoridades norteamericanas

rafaelramirezMARIO SZICHMAN/ Nueva York/ Especial para TalCual/24-10-2015/The Wall Street Journal dice que el expresidente de Pdvsa aceptaría ofrecer datos sobre el monumental escándalo en el ente petrolero estatal. Funcionarios policiales norteamericanos “tienen la esperanza de conseguir la cooperación del señor Ramírez”, señala el periódico. Al parecer, el actual embajador de Venezuela en la ONU está con la sangre en el ojo porque lo echaron de Pdvsa y del Ministerio de Petróleo

Como el doctor Jekyll y Míster Hyde de la novela escrita por Robert Louis Stevenson, el expresidente de Petróleos de Venezuela y exministro de Hidrocarburos, Rafael Darío Ramírez Carreño, siente su cuerpo escindido. ¿Qué personalidad adoptará, y para qué lado enfilará luego que The Wall Street Journal anunció una serie de investigaciones por parte de autoridades norteamericanas relacionadas con el manejo de fondos en Pdvsa?

¿Se quedará Ramírez en Estados Unidos y aceptará cooperar en la investigación? Eso lo condenaría a un exilio –bastante dorado– y a la vituperación constante de la nomenklatura chavista, que debería recibir el Premio Nobel al insulto. ¿Abandonará Ramírez su puesto de embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas para ponerse en la trinchera de combate de la Revolución Bolivariana?

En una larguísima nota publicada por el periódico el 21 de octubre pasado, existe este párrafo que puso a más de un funcionario chavista a respirar de manera acelerada: “En Nueva York, funcionarios policiales están hablando con alrededor de media docena de ex altos funcionarios” de Pdvsa”.

Esos funcionarios policiales “tienen la esperanza de conseguir la cooperación del señor Ramírez. El señor Ramírez no ha estado en buenos términos con sus antiguos camaradas en Venezuela” tras ser echado de la presidencia de PDVSA y del ministerio de Hidrocarburos el año pasado.

Aparte de estar dividido entre el doctor Jekyll y Míster Hyde, Ramírez tiene un problema anatómico. Su corazón está a la izquierda de su cuerpo, y su billetera a la derecha más extrema. El funcionario –por ahora chavista– es hijo de un guerrillero marxista. Expresó su vocación revolucionaria en un discurso pronunciado en el 2006 ante obreros de Pdvsa. Tras informar que el ente petrolero estatal era “rojo, muy rojito”, Ramíez dijo que si el entonces presidente Hugo Chávez Frías perdía las elecciones programadas para el 3 de diciembre de ese año, empuñaría un rifle, y enfilaría hacia alguna montaña de Venezuela “a fin de liquidar a los enemigos de la revolución”.

Es una pena que el ingeniero Ramírez tenga también su costado burgués. Según The Wall Street Journal, su vino preferido es Chateau Petrus, “que cuesta millares de dólares la botella”. Al parecer, los sueldos percibidos en la administración pública venezolana, le permiten a Ramírez disfrutar de esos vinos. Además, se lo conoce por su espíritu ahorrativo.

De todas maneras, el funcionario venezolano sufre un drama existencial. Tras fungir como el zar del petróleo venezolano durante una década, no es agradable adquirir el status de un paria. Tal vez algunos discrepen con esta aseveración, pero lo cierto es que tras la llegada de Nicolás Maduro al poder, en el 2013, Ramírez ha sido echado progresivamente a patadas, escaleras arriba.

Detentó los dos cargos más importantes en una nación que depende en un 95 por ciento de las exportaciones de crudo. Claro está, encima suyo se hallaba el presidente de la Republica. Pero inclusive Chávez era una figura más decorativa que Ramírez. Y bueno, de Maduro, no se diga. Chávez o Maduro podían hablar hasta por los codos.

Y lo hicieron. Pero era Ramírez quien sujetaba los cordones de la bolsa y convirtió a PDVSA en la proveedora de todo lo que necesitaba el chavismo, no el país. La maquinaria electoral se aceitó con los dineros de PDVSA. Todo lo que era necesario para conseguir amigos en el exterior y votos en el interior, lo financió PDVSA.

Y luego, vino la guadaña. El 2 de septiembre de 2014, Ramírez fue designado ministro de Relaciones Exteriores en un país que carece de relaciones exteriores. (Mantener relaciones exteriores no consiste en insultar cotidianamente al vecino de al lado). Y Ramírez no había terminado de acomodarse en sus oficinas de la cancillería, cuando Maduro lo envió el 26 de diciembre de 2014 como embajador ante las Naciones Unidas. Fue una tragedia propia de Hollywood. Ocurre a cada rato. Un galán descubre de repente que está pasado de años, ya no puede blandir su espada ante el villano, o seducir a la muchacha.

Si quiere seguir trabajando en el cine, deberá aceptar papeles secundarios, mientras observa con envidia cómo Brad Pitt se queda con la dama, y con la mayor parte de los ingresos en boletería. Quizás para otros, ser embajador ante las Naciones Unidas es un galardón. Pero para alguien que controló durante 10 años la riqueza real de Venezuela, eso es peor que ser puesto en la picota.

Ramírez no solía ser subalterno de nadie. Donde iba, creaba su propio reino. Sospechaba de toda persona que no perteneciera a su familia. The Wall Street Journal recordó que su suegra, Hildegard Rondón, fue abogada del ministerio de Hidrocarburos.

Su cuñado, Baldó Sansó, fue un asesor que participó en muchas de las operaciones internacionales de ofertas de contratación en Pdvsa. Y su esposa, Beatrice Sansó, se encargó de manejar los asuntos culturales de PDVSA. En cuanto al pícaro de su primo, Diego Salazar –el diario no especifica su cargo– parece que hizo mucho dinero en el ente petrolero estatal.

Es conocido, según el diario, como “El señor de los relojes”. Está tan obsesionado con relojes caros, dijo el matutino, que “en ocasiones regala nuevos Rolex a personas que asisten a sus fiestas, luego de moler sus relojes antiguos con ayuda de un mortero y un mazo”. También conduce su propia orquesta, y un automóvil Ferrari por las calles de Caracas, “seguido por una camioneta repleta de guardaespaldas”.

Cuando Ramírez llegó a Nueva York para hacerse cargo de su puesto de embajador en las Naciones Unidas, dijo The Wall Street Journal, lo primero que hizo fue echar a todo el personal de la misión diplomática venezolana. Él estaba convencido, le señaló a otro embajador, “que esas personas lo estaban espiando”.

Se ignora si Ramírez reemplazó a esos empleados con miembros de su familia. De todas maneras, Estados Unidos no es Venezuela, y es obvio que Maduro ha dejado a Ramírez expuesto a la furia de los elementos. Aunque su cargo le garantiza la inmunidad diplomática en Estados Unidos, también le asegura una exposición a la prensa, a la televisión, y a los portales de internet, que pueden hacer su vida muy desdichada.

Ramírez, un hombre cordial, que habla con voz apacible, y es respetuoso de los demás –es difícil creer que sea chavista–ha dedicado las últimas semanas a eludir entrevistas. En el argot eso se conoce como escurrir el tafanario a la jeringa. Inclusive ha hecho algo que va contra sus propias normas de cortesía.

A mediados de octubre, según informó The New York Times, el funcionario venezolano aceptó ser entrevistado por el diario, pero canceló la cita “a último momento. Sus asesores dijeron que estaba enfermo”. Quizás padecía la misma otitis que impidió a Nicolás Maduro visitar al papa Francisco en la Santa Sede.

¿QUÉ HAY DETRÁS DE LA INVESTIGACIÓN A PDVSA?
Hay algunas cosas curiosas en el artículo de The Wall Street Journal, y en otro que publicó The New York Times un día más tarde. En el caso del primer periódico, hay demasiado ruido y pocas nueces. He aquí el ruido: A comienzos de octubre, dijo The Wall Street Journal, fiscales federales de Nueva York, Washington, Misurí y Texas se reunieron, en persona, o en teleconferencia en Washington.

El propósito era “coordinar acciones y compartir evidencias y testigos en las diferentes investigaciones vinculadas con PDVSA. En la reunión participaron también agentes del Departamento de Seguridad Interior, la Agencia Antidrogas, el FBI, y otras agencias”. He aquí las pocas nueces: en el mismo párrafo se dice: “No se han divulgado públicamente los cargos en el tema de PDVSA, y es posible que no se presente demanda alguna”.

Y entonces ¿Cuál fue el objetivo de semejante reunión? ¿Y por qué varios párrafos más tarde se menciona las conversaciones entre empleados policiales norteamericanos y media docena de ex altos funcionarios venezolanos? ¿Por qué los empleados policiales norteamericanos “tienen la esperanza de conseguir la cooperación del señor Ramírez?” (Todo está en el mismo párrafo, apenas separado por una coma).

Los redactores del artículo sugieren que el ex presidente de PDVSA podría auxiliar en la pesquisa debido a su disgusto por haber perdido los dos cambures más preciados de Venezuela. Pero The New York Times da una nueva vuelta de tuerca al imbroglio sugiriendo otras razones para las denuncias sobre sobornos en PDVSA. Concretamente, las autoridades norteamericanas intentarían espantar a empresas dispuestas a invertir en el ente estatal venezolano.

Es suficiente blandir la espada de Damocles de investigaciones contra funcionarios de PDVSA, para que muchos directivos de compañías estadounidenses lo piensen dos veces antes de arriesgar su dinero. Luego que el crudo venezolano cayó a la mitad de su precio desde junio de 2014, dijo el periódico, directivos de PDVSA “comenzaron lentamente a alejarse de la postura de pública hostilidad que muestra el gobierno izquierdista hacia las empresas petroleras norteamericanas.

Fueron ofrecidos términos (de contrato) más atractivos”. Pero “ejecutivos petroleros temen que esas propuestas concluyan si se considera que Estados Unidos tiene como objetivo” emprender investigaciones “contra funcionarios de PDVSA por corrupción”.

Francisco Monaldi, un investigador en el Instituto Baker de la universidad Rice, en Houston, Texas, uno de los centros de la industria petrolera norteamericana, dijo al diario que al principio, directivos de empresas se mostraron alentados ante la nueva actitud de PDVSA. “Pero temen que eso colapsará totalmente, a raíz de los rumores que han escuchado”. Al parecer, “gran parte de las investigaciones que están realizándose en torno a Venezuela tienen a PDVSA en su centro”.

The New York Times dijo que, según el departamento del Tesoro de Estados Unidos, “más de 4.000 millones de dólares de Venezuela, por lo menos la mitad provenientes de PDVSA, han pasado a través de (La Banca Privada d´Andorra) mediante variados esquemas fraudulentos. Y al menos 50 millones de dólares (de esa suma) han circulado a través del sistema financiero norteamericano”. Como en el caso del escándalo de la FIFA, el gobierno de Washington podría actuar, usando la evidencia de esos 50 millones de dólares que algún despistado insertó en la banca estadounidense.

Rafael Darío Ramírez Carreño debe sentirse ahora entre la sartén y el fuego. ¿Aceptará cooperar en la investigación que realizan las autoridades norteamericanas, o se pondrá en la trinchera de combate de la Revolución Bolivariana?

Al menos en los mensajes que colgó en Twitter, pareció elegir la trinchera de combate, denunciando “la infamia y la miseria de los enemigos del pueblo, que usan los grandes medios para atacar mi nombre y el del comandante Chávez”. Pero tras hacer una discreta investigación en las licorerías de Caracas, descubrimos que adquirir botellas del vino Chateau Petrus es más difícil que conseguir papel indispensable.

Ramírez sigue con su billetera bien asegurada en la parte derecha más extrema de su cuerpo. Y aunque no lo quiera reconocer, ser nuevo pobre es mucho peor que ser nuevo rico.

@mszichman
http://marioszichman.blogspot.com/

Comentarios:

3 comentarios

No se puede comentar.

Más ariculos
Cerrar

Predicciones de Néstor Sánchez Quintero 10 11 2017 renacimiento de Venezuela, la Nueva Jerusalem

EL RENACIMIENTO DE VENEZUELA, LA NUEVA JERUSALEM - PREDICCIONES, VIERNES 10 DE NOVIEMBRE 2017 - NÉSTOR SÁNCHEZ QUINTERO Saturno Se Dirige Hacia Capricornio. Sol, Júpiter...