René Morao: En la rendición española de Ayacucho, dijo el mariscal Sucre: “¡Honor al vencido!”

Capitulación de Ayacucho, óleo del pintor peruano Daniel Hernández.

Durante la capitulación de la batalla de Ayacucho, el virrey español del Perú José de la Serna, estando preso y herido, le entregó la espada (en señal de rendición) al general Antonio José de Sucre diciéndole “¡Gloria al vencedor!”, Sucre la rechaza y le responde “¡Honor al vencido!¡Que continúe en mano del valiente!”.

Luego de la Capitulación, el ejército vencedor respetó los derechos humanos del ejército vencido. En el ejército vencido estaba el general José de Canterac, que había fusilado en Cariaco (1817) al capitán Francisco de Sucre, hermano de Antonio José.

Sucre le perdonó la vida, sin venganza, dándole un trato digno a su persona, y a los demás soldados vencidos. Cada ejército se encargó de curar y cuidar a sus heridos y de enterrar a sus muertos. El libertador Simón Bolívar expresó: “Este tratado es digno del alma de Sucre, él será eterno, como el más grande monumento de la piedad aplicado a la guerra”

Para que sepan, el general Antonio José de Sucre, Gran Mariscal de Ayacucho, es cumanés, venezolano, prócer del Ejército Libertador del cual las actuales Fuerzas Armadas Nacionalesdicen que son “dignos herederos”. El que tenga ojos que vea, el que tenga cerebro que analice.

René Morao

NDR Algunos puntos del Armisticio, sobre los DDHH de los derrotados:

“Se permitirá a los buques de guerra y mercantes españoles hacer víveres en los puertos del Perú, por el término de seis meses después de la notificación de este convenio, para habilitarse y salir del mar Pacífico.

»13. Concedido; pero los buques de guerra sólo se emplearán en sus aprestos para marcharse, sin cometer ninguna hostilidad, ni tampoco a su salida del Pacífico; siendo obligados a salir de todos los mares de la América, no pudiendo tocar en Chiloé, ni en ningún puerto de América ocupado por los españoles.

»14. Se dará pasaporte a los buques de guerra y mercantes españoles, para que puedan salir del Pacífico hasta los puertos de Europa.

»14. Concedido; según el artículo anterior.

»15. Todos los jefes y oficiales prisioneros en la batalla de este día, quedarán desde luego en libertad, y lo mismo los hechos en anteriores acciones por uno y otro ejército.

»15. Concedido; y los heridos se auxiliarán por cuenta del erario del Perú hasta que, completamente restablecidos, dispongan de su persona.

»16. Los generales, jefes y oficiales conservarán el uso de sus uniformes y espadas; y podrán tener consigo a su servicio los asistentes correspondientes a sus clases, y los criados que tuvieren.

»16. Concedido; pero mientras duren en el territorio estarán sujetos a las leyes del país.

»17. A los individuos del ejército, así que resolvieren sobre su futuro destino en virtud de este convenio, se les permitirá reunir sus familias e intereses y trasladarse al punto que elijan, facilitándoles pasaportes amplios, para que sus personas no sean embarazadas por ningún Estado independiente hasta llegar a su destino.

»17. Concedido.

»18. Toda duda que se ofreciere sobre alguno de los artículos del presente tratado, se interpretará a favor de los individuos del ejército español.

»18. Concedido; esta estipulación reposará sobre la buena fe de los contratantes”.

En la Venezuela actual, sin el estorbo o la memoria del Gran Mariscal de Ayacucho, a los rendidos, o vencidos se les dispara, se les humilla, se les remata con disparos en la cabeza, se les tortura, se les secuestran sus cadáveres, se les presentan a los familiares a punto de pudrirse, se les obliga a no velarlos, a no practicar la despedida según su religión, se les insta a cremarlos y al no lograrlo se les obliga a enterrarlos sin dolientes y en donde los vencedores manden. ¿Así o más patria?

Lic. Berenice Gómez Velásquez

Periodista  www.tururutururu.com
@Berenicegomez52 @tururunes

Instagram:
@berenicegomez.52

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Luis Centeno S. (@jolcesal) Inconsistencias de un devenir penal post fuga

Ver a la abogada Theresly Malavé revelando la cruda realidad del diputado Gilber Caro tras las rejas, grave de salud, sin atención médica, en aislamiento total, víctima de los...