Un Disip jubilado con bolas. “¡Ya basta! De este lado somos muchos más y, entiéndanlo, su tiempo ya pasó”.

disipEstoy francamente indignado con el espectáculo de hoy en la AN ¿Unos tipos, varios, golpeando a un hombre, uno solo, ya en el suelo? ¿De verdad? ¿La GNB dejándoles hacer sin mover un dedo?

Es que ya, ni los malandros se disfrazan de varones en sus felonías. Son unos verdaderos cobardes. Quisiera verlos solos, cara a cara, a ver si son tan “guapos y apoyados”. Es más, si quieren les permito lanzar la primera mano, y si vienen con su disfraz de “robocop” mejor. Más divertido será.

Pero después de que lancen su chorrito e pus, no corran, y pónganse las alpargatas que lo que les viene es joropo.

El gobierno está tensando la barra, y ese es un cálculo que está haciendo mal. Muy mal. Desde la payasada de El Aissami entrando como matón de película mala a la AN escoltado por unas mamis vestidas de verde, hasta las agresiones a la AN que, siguen a cargo de no más de 40 o 50 malhechores, que en cualquier otro país ya estarían presos sirviendo de “novias” y cocinándole y planchándole a los pranes de cualquier cárcel venezolana.

Pasando por los crímenes, que no tienen otro nombre, que los cuerpos de (in)seguridad están cometiendo contra los vecinos de El Paraíso, de los Altos Mirandinos y en otras partes del país, y por la barbaridad contra Julio Borges del “coronel” Lugo (el correcto uso del idioma me impide poner más comillas), todo lo que ha ocurrido en las últimas semanas en Venezuela es sencillamente inaceptable.

¡Ya basta.!

El gobierno está olvidando que el problema con eso de “poner la otra mejilla”, es que mejillas solo tenemos dos.

Los chavistas o maduristas (que al final son lo mismo) que entiendan que todo tiene un límite, y unas personas que están de acuerdo con la violencia de tipejos como el “cabeza e´ mango” no merecen respeto.

Sus opiniones quizás, pero sus actos violentos, o su complaciente tolerancia con estos criminales que ni siquiera merecen llamarse “pueblo”, no.

Por mi parte, les hago la advertencia de que históricamente cuando los cartuchos del miedo se acaban las cosas no les salen bien a los abusadores.

De este lado somos muchos más y, entiéndanlo, su tiempo ya pasó. Tuvieron cerca de 20 años para tratar de demostrar que no eran los criminales que son, y fallaron.¡Lloren, griten o pataleen, su caída está a la vuelta de la esquina! Asúmanlo con la poca dignidad que les quede o terminen de irse antes de que el destino los alcance.

Cuando el poder usa la violencia, tarde o temprano el pueblo aprende a responderle con violencia. Y en esa batalla todos llevamos las de perder ¿Es eso lo que quieren? Vale, pero aprieten ese culandro.

Les digo, con toda responsabilidad, que si a alguno de ustedes, locos de carretera enfermos de poder, se le ocurre intentar violar la santidad de mi hogar, o amenazar así sea de lejos la integridad física o mental de mis hijos o de mi esposa, se llevarán algunas sorpresas.

Ese es el límite de mi inveterado pacifismo. No digo que al final no pueda yo resultar derrotado, puede ser, pero tengo muy claro a cuántos de ustedes me puedo llevar conmigo antes de caer.

Y no serán pocos, y para eso no necesito, aunque está mal que lo diga, ninguna pistola ni una bomba de esas que a ustedes les gustan tanto. No es una amenaza, es un hecho.

Créanlo, y si no quieren dar por válida mi palabra, pregúntenle a mis amigos de toda la vida cómo era este pana antes de colgar los guantes y dedicarse a descansar. Si ustedes se creen “malandros”, no han visto nada, cuando estaba activo, desayunaba, almorzaba y cenaba malandros.

Si creen que este que está aquí es solo un viejito que no ha conocido la oscuridad, un “policiita jubilado” están muy equivocados. Pregúntenles a los que me conocen si alguna vez me amilané ante algún “abusadorcito” con ínfulas de matón. Y también pregúntenles cómo les fue a los. “sobrados” conmigo.

Y por mi hogar y por los míos doy hasta la vida. No hay arma más poderosa, ni peligrosa que la voluntad de un padre decidido a proteger su hogar. Les repito, todo tiene su límite. Ténganlo muy claro, por lo menos acá (y estoy seguro de que es igual en millones de hogares venezolanos) no se “juegan carritos”.

Están avisados. Aún están a tiempo de salvar lo poco que les queda y de cerrarle la puerta a la violencia que se les puede venir encima. Es lo que corresponde por el bien de todos. Pero de nuevo, créanme, si persisten en romper ese dique, los que llevan las de perder son ustedes.

Y, chavistas o maduristas, no me vengan con la estupidez de la “oposición violenta y apátrida”. Acá amamos este país como el que más, y yo sí he visto con mis propios ojos las supuestas “evidencias” que ustedes presentan en los tribunales para tratar de convencer al mundo de que Venezuela está llena de “terroristas” y, si no les sirvieran a ustedes para mandar a la cárcel injustamente a tanta gente, darían risa y podrían hasta ser usadas como ejemplo mundial de ridiculez.
Atentamente:

!Un Disip jubilado y con bolas!

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

SOSOrinoco Boletín #5: Minería ilegal dentro del  Parque Nacional Canaima 

El Parque Nacional Canaima fue reconocido por la UNESCO como Sitio de Patrimonio Natural de la Humanidad, pero a pesar de ello se ha desatado una explosión...