Wilfredo Mora El Diente Roto de Hugo Chávez

SACAN-CUADROS-DE-CHÁVEZ3La  Soledad en Público del estelarizado líder Hugo Chávez, que guarda hoy un silencio sepulcral y  definitivo, es acotada en un hermético texto introductorio escriturado por  Ibsen Martínez de lo que fue su encuentro, cuando iba de  corresponsal, y descubrió, minutos antes apenas, algo tarde quiza,  de su poco talento para hacer preguntas incisivas como Anamapour en CNN, así que  guardó prudencia y discreción ante la figura que lo aguardaba en el jardín interior de la residencia presidencial de La Casona, a quien encontró,  observando absorto la inmensidad del El Avila rebautizado por él mismo como el  Waraira Repano , aunque la entrevista se hizo en castellano y no en Warao. Eran tiempos de fulgurantes utopías que impulsaron al  presidente a  remover de  la residencia presidencial, todo aquello que le resultaba chocante, redundante, alegórico de boato y oropel, botó la Casona por la ventana, subastando carros de lujos, avionetas y hasta camionetas, todo lo cual sorprendió al mundo entero por el espíritu franciscano que implicaba unos votos, nunca antes confesados, de pobreza,  compromisos y  promesas  que se esfumarían justo donde aquella  mirada perdida divagaba diletante ,  y que movió al escritor a encontrar,  el punto de partida de su entrevista  en un críptico párrafo que nos presenta, la Soledad en Público de Hugo Chávez.

II

18 Años más tarde, el Ibsen libretista, admite con nostalgia que,  acostumbrado a primeros actores deambulando en sus obras,  no resistió la asociación de  la proximidad , entre un escritor de dramáticos y  un actor que parecía, estar hundido para la ocasión en una profunda soledad, consciente sin embargo que estaba haciendo un casting ante  el crítico dramaturgo social autor de Por Estas Calles que tanto le ayudó a que llegar al poder, fue un encuentro cómplice e inconsciente  de celebridades, psiquiatra y paciente, como hacen los buenos analistas que solo oyen sin hacer muchas preguntas para  luego llegar a una   Gestalt consensuada o no.

 III

De aquel remoto encuentro , el   internacional cronista de hoy, Ibsen, en un muy sobreactuado esfuerzo interpreta el inconsciente de aquel gran actor que fue Hugo Chávez, admite con tardía, que esta revolución de personajes y gestas heróicas, fue , una obra de teatro, como la del Diente Roto, de un personaje que pensaba y pensaba , y no estaba pensando nada. El Diente Roto de Chávez. La historia fue una tragedia, que en Maduro, se repite como  una farsa porque el Señor Marx no está en Casa, una novela fascinante  de Ibsen Martínez que le mereció el reconocimiento internacional por su agudo análisis sobre la Farsa del mítico personaje, creador del comunismo.

 wilfredo mora  Wilfredo Mora

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

Columna de La Bicha la voz del exilio / 01/diciembre/2017 / Ya hay políticas públicas del gobierno Duque para nosotros, el Conpes

Con los buenos días, como decimos en Venezuela, damos gracias a Dios... aquí estamos desde Bogotá, Colombia para analizar los temas que afectan nuestra calidad...