Wilfredo Mora El Pan Catalán

 

                          Si algo sorprende de España, para quienes no vivimos allí, es la televisión española. Con una apariencia frívola y díscola, es  ácida y corrosiva con  los políticos en sus palacios, que termina dando un espectáculo que va más allá de lo divertido, para internarse seriamente en asuntos de Estado, como lo es el Pan Catalán.

Siendo no  especialistas en política, tienen una libertad de expresión que se convierte en el único recurso posible para un cambio político.

Al don Mariano Rajoy, se le tilda de “pasota”, expresión peninsular, para señalar a  una persona que “no hace absolutamente nada por resolver los problemas del país, en particular con lo que acaba de ocurrir en Cataluña.

El espectáculo que acaba de dar Puigdemont, quien liderizó el movimiento independentista y separatista catalán, ha hecho salir al tapete de la opinión pública española y mundial, algunos tópicos que bien podrían convertir el Pan Catalán , en  nuestra dieta diaria de la política en Venezuela.

 

El movimiento separatista catalán, aprobó una suerte de constituyente venezolana para llamar a unas votaciones, ilegales e ilegítimas, y declararse República Independiente. Lo mismo que hizo el gobierno de Maduro, al declararse independiente del mundo civilizado. Pan Catalán

El gobierno de Don Mariano Rajoy no ha podido defender la legalidad de la Constitución española frente a un movimiento minoritario de masas, pero de masas al fin, como bien lo explica el profesor Fernando Mires en un enjundioso y exegético artículo, La Rebelión de las Masas.

Pero el  Gobierno de Venezuela, no es una Rebelión de las Masas, es un gobierno de unos pocos, siempre son los mismos, especializados en generalidades, que se presentan para hablar estrictamente de todo.

A la Política solo deberían dedicarse las personas que hayan mostrado brillantez, virtud o inteligencia antes, Y no personas que se dedican a la política, porque no saben hacer otra cosa.  No porque se.

En este gobierno todo es integral, medicina integral, derecho integral, economía integral y es pura ignorancia. No hay nadie que haya estudiado nada que no sea integral. Pan Catalán

Su único ideal es el Ché Guevara, paseado por las calles céntricas de Caracas con música estridente de arriba abajo por avenidas Fuerzas Armadas y Baralt, donde cruza el hormiguero de  gente muriéndose de hambre, mientras el presidente desde su palacio, celebra la puesta en órbita del Tercer Satélite Chino, elaborado por jóvenes venezolanos. Ese debe ser otra solución integral a los problemas económicos. Pan Catalán

En España, se acusa directamente a Don Mariano Rajoy como el principal responsable de su incapacidad para el manejo de la crisis catalana, lo más parecido a Nicolás Maduro, un hombre que ha hecho de la política un loto activo, o acertamos o erramos, donde la gente sueña con que  si sale El Burro a la una, se resolverá el problema de la liquidez.

El nivel de lotería en el cual ha caído la política venezolana ha arrasado con las voces inteligentes de este país, las que se necesitan para sacar este país del mismo nivel, como el de Puerto Rico, que fue arrasado por el Huracán María, donde no hay papel moneda, donde los cajeros no funcionan, donde no hay electricidad, ni servicios.

El problema de Cataluña, se ha convertido en un limpio espejo público de lo que ocurre en Venezuela, por la incompetencia política por la que está pasando España.

“No hay líderes con ideas inteligentes, de personas que se hayan dedicado a la política porque hayan descollado en su vida privada por sus logros, sino de gente que no sabe de nada, y que éste es el punto pivotante sobre el cual gira su gestión.”  Oído en el Hormiguero  programa frívolo que entrevistó a Miguel Angel Revilla

Un ministro de Educación, temerario y juvenil, declara que la educación que da el Estado, no será para producir “escuálidos”, es la perfecta representación de un ignorante que llega al poder, para hacer mofa de quienes han demostrado en su vida triunfos y logros. Una ideología de la envidia, la rivalidad y los celos. Completamente Cainista.

Así como en España de habla de una mayoría silenciosa, así como pareciera que televisión española es frívola, el problema del pan catalán ha hecho salir a gente inteligente de España, como Miguel Ángel Revilla Presidente de Cantabria, una de las zonas menos privilegiadas de España, aunque con solvencia moral y sentido común.

Denuncia el  tópico catalán, que se horneó ante la impávida mirada del pasota de Don Mariano Rajoy y que ha devenido en una enorme incertidumbre, tan parecida a lo que pasa en Venezuela, donde nadie sabe qué va a pasar.

Se me agotó el espacio, pero en una próxima entrega, hablaré de la necesidad que hay en España como en Venezuela, de  quienes se dediquen a la política sean hombres de inteligencia.

                       El Pan Catalán lleva tomate sobre pan, es una comida de tiempos de  guerra,  cuando la gente se estaba muriendo de hambre, como la pizza italiana y que hoy se tiene una fotogénica presentación de tapa y comida de restaurante.

Wilfredo Mora.  Mi muy querido y atesorado ser humano y articulista de lujo, quien acoquinado por su genialidad exuberante nos llena los ojos y el cacúmen, en cada cita del portal oteando, husmeando y reflejando la realidad, la cotidianidad con esta prosa chispeante, esas ocurrentes explicaciones que salpican como el revoloteo de los salmones, que tozudos como él… nadan contra la corriente a desovar en las nacientes de su río… de la pesca de contradicciones, que nos llevan de una a otra, jugando en mesas de billar dando carambolas de tres bandas. ¡Gracias por la barahúnda y Feliz cumpleaños, mi alma! BGV.

 

 

Comentarios:

Más ariculos
Cerrar

José Hernández 11 de noviembre 2017, lunes #PeriscopioVenezuela

1. http://www.abc.es/internacional/abci-entrevista-alcalde-caracas-antonio-ledezma-militares-descontentos-gobierno-venezolano-ayudaron-escapar-201711190244_noticia.html  Antonio Ledezma: «Militares descontentos con el Gobierno venezolano me ayudaron a escapar». Tras liberarse de su arresto domiciliario y huir de la dictadura...