Ymara Almarza Hambre en Valera…

colas12 de la madrugada. Dos colegas periodistas se pusieron de acuerdo en su día libre para ir juntos a comprar en un establecimiento que en la capital de Trujillo, Valera, “siempre vende alguito” de productos de primera necesidad.

Hombres, se aventaron a las calles y al llegar al establecimiento, tenían 100 personas por delante. En el supermercado “Sucasa”, ubicado en La Plata, los compradores se organizan por listas y por orden de llegada.

A las 3 de la mañana pasaron la lista y el no está lo sacan de la lista y a las 6, se vuelve a pasar la lista. A las 8 am abrió el lugar y de 20 en 20 empezaron a pasar. Este jueves vendieron tres harinas de maíz, un aceite vegetal, un arroz y una harina de trigo.

A las 9 am se acabaron los productos que en combo, se estaban vendiendo. El gerente, con la educación que caracteriza al andino, salió a dar la mala noticia a los más de 200 esperanzados.

“La gente quiso entrar a la fuerza al supermercado y bajaron la santamaría Yrmana. Gritaban pegados a las puertas que los dejaran entrar porque adentro había comida. Un tipo decía que abrieran la puerta y lo dejaran entrar a él solo para verificar que era verdad que se había acabado la comida”.

El gerente del establecimiento y el personal de seguridad hicieron caso omiso. “Se empezaron a escuchar los golpes a las puertas. La gente gritaba “tenemos hambre, abran que tenemos hambre”.

Les digo mis amigos lectores, me puse a llorar de miedo cuando mis colegas me llamaron para contarme lo que vivieron dentro del establecimiento. Ellos entraron de número 87 y 88 y se quedaron adentro, encerrados mientras llegaba la Guardia Nacional, que la llamaron ellos por cierto.

En este supermercado sólo venden productos regulados los días jueves, es el único día. “Le dijimos al gerente que la próxima vez cuente los combos y ponga en la puerta el número de disponibles para que los demás no pierdan el tiempo haciendo la cola y se puedan ir a otro supermercado”.

La escasez en Valera llegó a niveles “peligrosos” me dijo mi colega, que por obvias razones no revelaré su nombre ya que trabaja para un medio pro gobierno. No sé qué se está esperando para sacar la bandera blanca de la paz y buscar comida y traerla a suelo venezolano para ser vendida al precio que sea, pero que se llenen los anaqueles otra vez.

Con el hambre del pueblo no se juega, quien lo haga siempre va a perder y créanme, la gente de a pie sabe que la culpa de lo que estamos viviendo no la tienen los 112 diputados de la oposición, ni la guerra económica.

Días, sólo tenemos días… Veo al colega capitalino Vladimir Villegas en Globovisión. Su programa “Vladimir a la 1”, tuvo este jueves al Gobernador de Lara, Henri Falcón, quien más allá de no terminar de dejar claro si está con el Gobierno o con la oposición, dijo las cosas que nadie ha dicho y dejó a mi colega Villegas sin habla la mayoría del tiempo.

Trataré de resumir un poco lo que pasó, para luego explicarles, por qué sólo tenemos días. Villegas interpela a Falcón por el Decreto de Emergencia y por una frase de él que dijo sobre que “dialogamos o nos morimos, dialogamos o nos hundimos”.

Señaló Falcón que hay que arreglar con urgencia el país y dejar los complejos ideológicos que nada han ayudado. Le dijo a Villegas que un saco de cemento el año pasado estaba en 300 bolívares y este año cuesta 2.000; que la caraota, el alimento privilegiado de los humildes de este país no se encuentra, y si se encuentra cuesta entre un 1.500 y 1.800 bolívares y lo mandó a que saliera a buscar un jabón de baño para bañarse, a ver dónde lo encontraba.

Villegas no hablaba. Trataba de interrumpirlo para hacerle preguntas que lo desviaran de este tema y Falcón le dijo sin pelos en la lengua, que camino a Globovisión en Caracas, vio las colas repletas frente a supermercados y farmacias, y que era imposible no sentir dolor al ver una embarazada haciendo cola con 8 meses de gestación sin pensar en la mortalidad infantil, agregó Falcón.

-“Esa mujer llega a la cola a las tres de la madrugada; sale de su casa a las 2 y pasa más de siete horas en la cola para sacar dos paquetes de pañales”.

Falcón le cosió la boca a Villegas, cuando le dijo que el país está al borde del colapso, que en comparación con lo vivido en 1998 la situación de hoy es mucho peor, que no hay alimentos, que la situación es de tanto peligro, que cuando la gente salga con hambre a los supermercados a buscar comida y no consiga van a terminar la búsqueda de esa comida “en la sala de tu casa”.

Falcón señaló con el dedo a Villegas y el periodista quedó congelado cuando le remató diciendo

-“Vamos a terminar matándonos hermanos contra hermanos”.

Villegas, por su parte, no pudo más que atinar a reírse y mandar a comerciales. Si no me creen, búsquenlo en YouTube para que lo vean. No van a perder el tiempo y se van a dar un vidón. Revocatorio, salida del gobierno, pedir plata prestada en el exterior y solventar con urgencia los problemas internos, fueron varias de las cosas que se tocaron en esta entrevista pero, lo más cumbre es que Falcón dijo la verdad:

-“El estallido social por falta de comida está a la vuelta de la esquina, lo tenemos encima porque nadie se va a dejar morir de hambre en su casa o en su rancho con los brazos cruzados, cual enfermo terminal en espera de la muerte y menos, si tiene hijos chiquitos a los que darle de comer”.

La rueda rodará hasta febrero… según todas las informaciones que manejo, las reservas de alimentos están en el suelo, y los inventarios a punto de vacío. Me dicen que lo que hay en la calle es lo que hay, y que eso sólo alcanzará hasta mitad de febrero.

Ya, en el ambiente hay una sensación de preanarquía. En Caracas el desabastecimiento está alto, en Valera como leyeron, preocupa la falta de alimentos. Estamos en anomia social, porque aquí ya nadie respeta a nadie y ustedes me dirán, si lo que poco que hay sólo llega a mitad de febrero, tal vez finales de febrero, ¿Qué hacemos en marzo? Según las informaciones de mi estimado, respetado y siempre bien informado colega Darwin Chávez, no hay comida y no habrá, porque nadie nos quiere vender, porque no pagamos y de pasapalo, no hay dinero.

Tampoco hay medicamentos, en los hospitales se está muriendo la gente contagiada de Zika que se complica con Guillain Barré ¿Crisis humanitaria? ¿Eso es lo que le toca vivir al país más rico de América Latina?

Todo apunta a que así será. El puerto de La Guaira está vacío y en aguas internacionales, ningún barco viene hacia Venezuela, es decir, no viene nada, nada, ni cosas inservibles.

Me pregunto ¿Cuántos saldrán como ratas por los aeropuertos a pasar el mal rato fuera del país, con todo lo que se han robado a través de las miles de empresas de maletín que no han justificado ni un dólar?

¿Cuántos bandidos de esos megas súper enchufados de los gobiernos regionales se irá a Aruba, a México, a Panamá, Colombia, Ecuador, Estados Unidos mientras la mayoría nos comemos los hígados?

Luego regresarán con su política asquerosa a seguir culpando a la “guerra económica”, al empresariado salvaje, al imperio y a la iguana. Sin medicinas ni alimentos el resultado será sin duda, el pronosticado por Henri Falcón.

Pero lo más triste sabe qué es, que de darse un estallido social y un colapso irreversible, nadie nos está guiando para decirnos qué hacer ¿Qué viene después del colapso o es que vamos a estar matándonos un mes o dos o tres?

No veo al gerente del desastre por ninguna parte. Sólo veo al Gobierno jugando a la candela, para echarle la culpa a la oposición y a la oposición que no termina de “agarrar el toro por los cachos” para que el Gobierno, con el poco poder que le queda, no les termine de echar la vaina.

Señores, aún podemos medio agarrar este desastre, nos quedan días, pero al menos nos quedan días. Si es verdad que la rueda no llega al mes de marzo, por favor señores de la oposición y el gobierno, pónganse de acuerdo porque aquí cuando la gente salga a bajar vidrieras y a reventar santamarías, no van a comer con que yo soy gobierno y yo soy oposición, le van a dar con el tobo al que se les atraviese.

Periodista Ymara Almarza

Comentarios: